Miguel Ángel Santoro: “Bravo tocó techo; Arias va para arriba”

El histórico guardameta de Independiente y formador de arqueros recuerda el día que echaron a la hoy figura de la Roja. Lo ve en el Mundial de Qatar 2022.


Miguel Ángel Santoro (76 años) es una leyenda del arco de Independiente. Su figura es idolatrada. Cada paso que da por el complejo deportivo del cuadro de Avellaneda es alabado. Nadie olvida los 14 años que defendió al club, antes de partir al Hércules de España. En aquellos años setenta sumó cuatro Copa Libertadores, una Interamericana y una Copa Intercontinental. Hoy, Pepe, como le llaman en Argentina, se encarga de formar guardametas. Sergio Vargas, histórico arquero de la U, es uno de su cosecha, por ejemplo.

Sin embargo, uno que brilla en la portería de Chile trabajó bajo sus órdenes. Gabriel Arias, hoy portero de Racing, clásico rival de Independiente, estuvo bajo sus órdenes cuando tenía apenas 17 años. En conversación con La Tercera, mientras maneja en las congestionadas calles de Buenos Aires, el mundialista con Argentina 1974 recuerda al gran ganador de la última gira de la Roja.

¿Qué recuerda de Arias?

Tengo excelentes recuerdos. Era un chico con muy buen biotipo, con muy buena actitud. Tenía algunos defectos que fuimos corrigiendo en el tiempo.

¿Qué errores corrigió?

Trabajé un poco la seguridad, en eso fallaba. Tenía buen vuelo, era rápido pero le falta la seguridad y eso fue lo que trabajamos mucho. Arias venía progresando. A mí me interesaba como proyección, pero fue increíble cuando supe que lo echaron de Independiente.

¿Lo echaron?

Sí. Yo me fui a Primera. En el transcurso de un campeonato me piden que ayude al primer equipo, que había sacado al técnico. La gente que quedó a cargo de los chicos dio de baja a Arias y al otro arquero. Cambiaron la forma de elegir, y yo no pude hacer nada. Arias tenía presencia, buenas condiciones. Me sacaron un jugador con mucho futuro como Arias.

¿Qué justificación le dieron a Arias?

Lo echan de Independiente porque cada cual tiene su estilo. Yo hablé con los coordinadores, y me dieron una explicación que para ellos era válida.

¿Se opuso?

Yo me di cuenta que perdíamos a un gran elemento, que tenía un gran futuro. Gracias a Dios ese futuro lo tiene hoy. En este momento uno podría decir: “el tiempo me dio la razón”, pero en ese momento no podía meterme en decisiones que estaban tomando otras personas. Hoy el tiempo me dio la razón. Gabriel hace un tiempo que viene demostrando un gran nivel. Desde Olimpo, en la temporada 2007, que está exhibiendo una regularidad importante.

¿Arias quedó destruido?

No, no lo vi. Desgraciadamente supe al poco tiempo que no seguía.

¿Cómo ve hoy a Arias?

Lo veo muy bien, con mucha confianza. Sé que hará una muy buena campaña en Racing. Es un futbolista que viene con experiencia, que tiene un temperamento que lo hace ser diferente.

¿Por qué le costó explotar?

No, no le costó. Arias tendrá muy buenas actuaciones y estas actuaciones lo pondrán en otros mercados. Tiene altura y juego para estar en Europa.

¿Qué cualidades le ve para llegar a Europa?

Es un arquero muy completo, que juega muy bien con los pies, igual que Claudio Bravo. Son dos arqueros de gran nivel que hoy Chile puede disfrutar.

¿Arias le puede pelear el puesto a Bravo?

Todo depende de las actuaciones que tenga Arias, pero el material para dar la pelea lo tiene. Está en dos situaciones diferentes: Bravo ya tocó techo, mientras que Arias va para arriba.

¿Le llamó la atención que lo llamaran para la Selección de Chile?

No me llamó la atención, pero sí me puso muy contento que el chico tenga un camino exitoso. Se lo merece porque viene luchando hace mucho tiempo.

¿Lo ve en Qatar 2022?

Condiciones tiene para atajar en el Mundial. Tiene que seguir con la misma tranquilidad y demostrando todo lo que ha aprendido.

¿La selección argentina lamenta la pérdida de un arquero como Arias?

Pero es que así también lo hizo Sergio Vargas. Buscan soluciones en otro lugar. Lógicamente nos gustaría tenerlo para que peleara un puesto. Es un gran arquero, pero ya no se puede hacer nada. Sólo hay que desearle mucho éxito.

Seguir leyendo