Moreno asume bajo agitación

MORENO

Agencia Uno

El nuevo presidente de la ANFP recibe el cargo en medio de un conflicto entre los clubes. La situación de Barnechea, el VAR y los torneos de la Selección son los retos inmediatos en 2019.




Hasta que llegó el día, pero bajo un contexto que dista bastante del escenario idóneo. A las 15 horas, Sebastián Moreno relevará a Arturo Salah en la presidencia de la ANFP. La desafiliación de Barnechea, las denuncias de que la elección estuvo viciada y el silencio del mandamás saliente, marcan un ambiente de tensión en la administración del fútbol chileno.

El viernes pasado vino la confirmación de que se viven tiempos de división entre. Al menos cuatro clubes que votaron por Jorge Uauy en la pasada elección, ingresaron una solicitud en la comisión jurídica de la ANFP para que se pronuncie sobre la validez del reciente sufragio. Todo esto a raíz de la denuncia que interpuso Barnechea a Carlos Ferry, presidente de San Marcos de Arica, por administración desleal. Al ser un organismo consultivo, no es vinculante su decisión, pero sí puede impulsar el proceso de impugnación ante el Tribunal de Honor.

Justamente este será uno de los problemas inmediatos que deberá enfrentar Moreno. De hecho se hará latente en la ceremonia, ya que los presidentes de las instituciones que sospechan de que el proceso está viciado evaluarán hasta último momento si ir o no al cambio de mando.

El discurso del presidente entrante estará lejos de agradecimientos, buenas intenciones y calma. Es que Moreno planifica abordar la tensión existente entre los equipos, la querella ante la justicia de Barnechea y también dejará en claro que el proceso bajo el cual fue electo contó con legitimidad.

A pesar de que el mayor problema está en la disputa interclubes, hay otro factor que incomoda en el nuevo directorio y este tiene que ver con el silencio de Arturo Salah. Es que, pese a que los factores de agitación nacieron bajo el mando del presidente saliente, este no se ha pronunciado al respecto, dejando al mandamás entrante como la cara más visible ante el conflicto.

El cambio llegará con desafíos demandantes en el corto plazo. Lo primero hace referencia a qué pasará con Barnechea. Los huaicocheros fueron desafiliados por la ANFP el pasado jueves, debido a que recurrieron a la justicia ordinaria. Bajo la presidencia de Moreno se deberá dilucidar esta asunto y, de no revertirse la situación, el timonel máximo deberá decidir si la Primera B quedará con 15 equipos o sumará otro, en desmedro de Barnechea.

Otra materia por resolver será la implementación del VAR en el torneo chileno. Moreno confirmó a La Tercera de esta medida, pero ahora deberá desarrollarla.

Por otro lado, la Selección disputará la Copa América en junio y esto también representa una evaluación de la gestión realizada por Reinaldo Rueda.

Comenta