Nadie es más rápido que Marc

Márquez (25) se consagra pentacampeón en solo seis años y amenaza el trono de Rossi y Agostini. Una caída de Dovizioso adelantó el festejo.


A Marc Márquez le bastaba quedar en mejor lugar que Andrea Dovizioso para consolidar su quinto campeonato del mundo en MotoGP, la máxima categoría del motociclismo de velocidad. No era descabellado, considerando los excelentes resultados del español en las fechas previas a la de ayer en Japón. El circuito Twin Ring Motegi se le presentó duro al piloto de Honda, quien recién a tres vueltas del final pudo arrebatarle la punta al italiano, ganador de la pole, que aceleraba para negarle, o extender la espera, de la resolución del título.

La presión que le puso Márquez a Dovizioso fue tal, que tras perseguirlo y sobrepasarlo, llevó al de Ducati a cometer su peor error de la temporada. El peor, al menos, en cuanto al momento. Entrando a la última vuelta, pasando por la décima curva, el escolta en la clasificación mundial se cayó tratando de seguir el ritmo del español. El aviso del accidente en las pantallas gigantes tranquilizó a Marc, quien hizo un gesto de triunfo con la cabeza y completó la ruta para, tras ella, celebrar su séptimo título del mundo (uno en 125cc -actual Moto3-, otro en Moto2 y cinco en MotoGP ). Andrea de igual manera terminó la carrera.

“Cuando luchas por una victoria y te vas a casa con cero puntos no es agradable, pero en realidad era luchar por una victoria y retrasar el título de Marc, pero solo eso, retrasar su celebración”, dijo el de Ducati.

La resolución de la temporada fue similar a la del año pasado, cuando en la última fecha, en Valencia, el hispano terminó tercero y, merced al retiro del italiano, se consagró.

Ahora, el pentacampeonato de Márquez en MotoGP confirma su espectacular nivel. Solo seis temporadas le bastaron para que, con 25 años, sea el más joven en conseguir una marca así. Se mete como el tercer más ganador de la categoría, igualando al expiloto australiano Mick Doohan.

El español montó por primera vez una moto a los cuatro años y sus primeras competencias las corrió en enduro, una disciplina radicalmente distinta a la que ahora lo consagra. A los 15 años, en 2008, se subió a su primer podio en el campeonato del mundo, en 125 cc, y al año siguiente, logró sus dos primeras pole position. En 2013 dio el salto al MotoGP, tras un meteórico progreso. Incluido el de ayer, Márquez ha conseguido 43 triunfos, 67 podios y 48 poles en la máxima categoría del motociclismo de velocidad.

“No imaginas que en seis años puedas ganar cinco títulos de seis posibles. Es un sueño y no me quiero despertar, aunque soy consciente de lo difícil que es, no quiero ser consciente de lo que he conseguido y así el año que viene empezaré como si no hubiera conseguido ningún título”, dijo, hambriento, el flamante campeón. El trono de Rossi (7 mundiales en la categoría reina) y Agostini (8) está cada vez más amenazado.

Seguir leyendo