Parraguez eleva a Colo Colo

Colo Colo se impone por la cuenta mínima ante la UdeC, gracias al tanto de su nuevo ariete, a cinco minutos del final.



COLO COLO 1 – UNIVERSIDAD DE CONCEPCIÓN 0

Colo Colo: B. Cortés 5; O. Opazo 4, J. Barroso 4, J.M. Insaurralde 5, R. De la Fuente 3; W. Alarcón 4, E. Pavez 4, G. Suazo 5; G. Costa 2, A. Vilches 2, P. Mouche 5. DT: M. Salas 4.

U. Concepción: C. Muñoz 5; G. Pacheco 3, G. Rolín 5, G. Mencia 5, G. Voboril 5; G. Camargo 5, G. Ballón 5; G. Vadalá 3, H. Droguett 5, F. Cordero 4; P. Rubio 4. DT: F. Bozán 4.

Goles: 1-0, 85’, Parraguez cabecea un tiro de esquina servido por Mouche.

Árbitro: R. Tobar (4). Amonestó a Opazo (CC); Rolín (UdeC).

Estadio Monumental. Asistieron 35 mil personas, aprox.

En cursivas, jugadores juveniles.


Dos partidos, dos triunfos. El mejor inicio para el Colo Colo de Mario Salas. El sufrimiento, las dificultades generadas por Universidad de Concepción, la falta de ideas quedaron simplemente para el análisis. Al final solo quedó el 1-0 del Cacique y el festejo de un Monumental que se repletó para eso, para ver ganar al dueño de casa.

Mucha amenaza, mucho apretar, mucho correr, mucho ¡dale-dale! y muy poco cerebro. Eso fue el primer tiempo para el cuadro popular. Quince primeros minutos de mucho despliegue y asedio en el área rival, lo que, obviamente, hizo ver complicado al conjunto penquista. Mismo dibujo, pero dos estilos muy distintos sobre la cancha de Macul.

Hasta que la UdeC salió del atasco. A su manera, controlando la pelota, haciéndola circular con el bueno de su zona de volantes. Vértigo contra pausa. Y aunque la imagen del partido mostraba a un Colo Colo más insistente, lo cierto es que Cristian Muñoz casi no tuvo intervenciones antes del descanso. Ninguna de peligro inminente, al menos.

Llevando el juego a las individualidades, en los albos destacaron Pablo Mouche y, especialmente, Gabriel Suazo. Uno cargado hacia la izquierda, sacando centros. El otro, comiéndose la cancha, gravitando en todos los sectores. La cara opuesta la ofrecieron Gabriel Costa (de mucho amague y poca efectividad) y un aislado e intrascendente Andrés Vilches, que sumó minutos demás en el terreno, porque debió quedarse en el camarín tras el descanso.

Un duelo muy ajustado. Controlado, sin embargo, por la idea futbolística de los sureños. Entre Ballón, Camargo y Droguett, el equipo de Bozán generaba la desesperación del público local. También de Mario Salas, quien tardo demasiado en mover sus piezas. Cometió ese error con Vilches (Javier Parraguez entró mucho más conectado) y con el propio Costa, recién se fue a la banca a los 76.

Colo Colo nunca pudo imponer sus términos por las bandas, pero siempre buscó. Eso hay que reconocerlo. Y cuando un partido está tan igualado, la pelota detenida puede marcar la diferencia. Así ocurrió. Porque Parraguez saltó más que Camargo y en un tiro de esquina marcó el 1-0 a cinco minutos del final. El primer tanto del delantero en su nueva aventura con la camiseta alba. Un gol que se gritó delirio y cómo no, si gracias a ese tanto el cuadro de Salas rompe una racha triste en el Monumental y se queda al tope de la tabla con seis puntos, a la espera de lo que haga la UC.

Seguir leyendo