Paulo Garcés: "En Antofagasta varios consumían el quemador; ya no"

Paulo Garcés

El Halcón enfrenta la prueba más dura de su carrera. Ni los errores o las duras críticas por sus actuaciones se comparan con el castigo que arriesga por dar positivo en un control antidopaje.




El café de Las Condes apenas recibe la tenue luz de otoño, pero Paulo Garcés (33) usa lentes de sol. Oscuros y redondos, no se ven sus ojos. Prefiere esconder sus ojeras, los rastros más evidentes del agotamiento que desde la semana pasada lo martirizan. El viernes pasado se le comunicó la que, dice, es la peor noticia que ha recibido en su carrera: una muestra analítica adversa arrojó la presencia de dimetilbutilamina, una sustancia prohibida por la Asociación Mundial Antidopaje. Según él, lo consumió a través de un quemador de grasas, el mismo que aún complica a Arturo Sanhueza. Pero el volante dio aviso de su uso a las autoridades, el Halcón no.

¿Por qué no avisó que consumía este quemador?

Me confié del protocolo de los médicos, porque estaba autorizado. En el rotulado del frasco no aparecía ninguna sustancia prohibida. También me confié porque dos semanas antes me hicieron un control y no apareció nada. Confié en los profesionales, esa es la verdad. Si estás enfermo, vas al médico, y si te da remedios es porque ellos saben de eso y tú no. Es así.

¿Se ha comunicado el médico del club con usted?

Sí, hemos hablado. Uno puede decir que está enojado o peleado con él, pero la verdad es que no. Él está dispuesto a colaborar en todo el proceso que ahora vendrá, al igual que el club.

¿Entonces, el suplemento que consumió estaba correctamente certificado?

Sí. Todos los medicamentos que tomamos están autorizados por los médicos del club, porque uno tiene que preguntar por lo que va a tomar o lo que se va a inyectar. Yo, en ese aspecto, siempre lo he hecho, en todos los clubes en los que he estado. No siempre he tomado este suplemento, pero cada cosa que tomo, desde un antiinflamatorio a un multivitamínico, lo consulto antes de consumirlo, porque sino pasan estas cosas.

¿Hay desinformación respecto al dopaje en el fútbol?

Creo que sí. Hay un desconocimiento tanto personal como grupal, pero también siento que cada uno se debe hacer responsable. El Sifup hace dos meses hizo llegar unos folletos a cada club por este tema... Pero yo tuve la culpa, porque lo ingerí.

¿Cuándo fue la última vez que consumió el quemador?

Si no me equivoco, la última vez fue ese día, cuando me tomaron la muestra de doping. Pero bueno, las cosas pasan cuando tienen que pasar, lamentablemente.

A estas alturas, su historia profesional parece un mal chiste...

Ya es mucho. No sé ni qué pensar, ni qué decir. Hay veces en que pienso qué es lo que he hecho. Trato de actuar bien en la vida, lo mejor posible, tanto familiarmente como con mis amigos o la gente que me rodea. Me pongo a pensar en las cosas malas que he hecho en la vida, si se trata del karma, y no encuentro respuestas de por qué me pasan tantas cosas.

¿Cómo fue el momento en que recibe su notificación?

No te voy a mentir. Como estaba desinformado del problema, vi el mail pero no lo abrí. Llegué el lunes al club y ahí me informó el gerente. Quedé hacia adentro, no le creía. Disculpa la expresión, pero le dije: '¿Me estás hueveando, es una broma?'. Pero era cierto. No sabía qué pensar, qué hacer, a quién llamar, nada. Me terminé de duchar y lo único que hice fue llamar a mi mujer para decirle todo.

¿Qué fue lo primero que pensó para enfrentar el positivo?

Llamar a Arturo (Sanhueza). Recordé que él sufrió lo mismo, así que lo llamé de inmediato. No me respondió al tiro porque estaba entrenando, pero apenas leyó mis mensajes me llamó.

¿Qué le dijo?

Me tranquilizó y me dio todos los tips para el camino a seguir y enfrentarlo. Me dijo que este era un proceso difícil, pero que al menos yo ya sabía cuáles eran los pasos a seguir, porque cuando le ocurrió a él no tenía idea de qué hacer. Ahora sé un poco qué hacer, con qué doctor hablar, qué examen realizarme, qué abogado tomar. Le agradezco mucho a Arturo, porque ha hecho todo desinteresadamente.

¿Lo primero que pensó fue en el retiro?

Fue lo primero. Uno piensa eso porque ya no quieres más guerra. Pero ahora, con la cabeza más fría, pienso en que yo no he hecho nada malo, ni tengo por qué esconderme de nadie, no le he robado a nadie, no ingerí nada pensando en que era indebido. La voy a pelear, a lo mejor después veremos si sigo (jugando) o no, pero esto lo voy a solucionar, porque hay mucha gente implicada. No soy yo solo, también está mi familia, mis hijos, mi mujer, mis papás.

¿Cómo ha sido el apoyo de ellos?

Fundamental. El apoyo de mi señora es implacable. Ella es más fuerte que yo, no sé cómo lo hace. De hecho, esa misma semana del doping perdimos a nuestro bebé, entonces nos pasas tantas cosas y ella está ahí, de pie. Te juro que me dijo que no sabía si reír o llorar por todo esto. El apoyo de ella es fundamental. Eso, y ver a mis hijos y decirles que no renunciaré, que no tengo nada que esconder y que ahí voy a estar, dispuesto a hacerme todos los exámenes que correspondan para esclarecer todo.

¿De todos, este es su peor episodio en el fútbol?

Lejos el peor. Es que ni siquiera lo veo como un tema futbolístico, sino como un tema personal, por lo que es demasiado importante para mí. Me pueden criticar porque atajo o no, pero no se me puede criticar por tramposo o por hacer cosas ilegales. Soy intachable y eso lo pueden verificar todos los doctores, compañeros y dirigentes que han pasado por mi carrera. Por eso es que necesito limpiar mi nombre.

¿Si llegase a recibir dos años de castigo, se retira?

No lo sé. Es algo que ni he querido pensar. Confío en que no será así.

Curiosamente, el quemador que tomó ahora está a mitad de precio en todos lados.

Es algo obvio, nadie más lo va a vender. Pasó con Arturo y lo siguieron vendiendo. No puede ser que el mismo quemador se siga vendiendo sin todos sus componentes en el rotulado.

¿El rotulado de su medicamento venía en español o lo consiguió en el mercado informal?

No, no. Lo compré en una tienda especializada en suplementos deportivos. Ahora estoy buscando el voucher, porque la boleta la perdí.

¿Y nunca se enteró que estaba tomando el mismo quemador de grasas que a su colega le arrojó un positivo?

Fui un pelotudo. Nunca pregunté qué quemador era el que le arrojó positivo a Arturo.

Cobreloa tuvo temor de que hubiera más casos de muestras adversas, porque varios de sus jugadores consumían ese producto. ¿Es igual en Antofagasta?

Igual. En Antofagasta varios consumían el quemador, pero ya nadie lo toma. El club tomó como medida suspender todos los suplementos, aminoácidos, proteínas... todo por mi caso. El que siga tomándolos es un estúpido, porque están avisados.

¿Qué espera que ocurra en el Tribunal Antidopaje?

Que haga su trabajo. Sé que harán lo mejor posible. Yo no tengo nada que esconder y confío plenamente en ellos, en que tomarán la mejor decisión. Todo lo que me pidan lo haré, incluso si tengo que gastar dinero, lo voy a hacer, lo tenga o no. Mi nombre no puede ser manchado por esto. No hice nada indebido, todo fue autorizado, pero lo único malo es que no avisé que consumía ese quemador.

Comenta