Todo el peso sobre Robles y la Rojita

El empate frente a Bolivia reflotó las críticas que el DT recibió en 2017, cuando fracasó en Ecuador sin ganar un solo partido.


El técnico Héctor Robles no ha ganado ninguno de sus cinco partidos como técnico de Chile en Sudamericanos Sub 20. Perdió dos y empató dos en Ecuador 2017, mientras que el jueves igualó con Bolivia, en Rancagua, en el inicio del certamen que se disputa en suelo nacional.

Su proceso recibió, inesperadamente para muchos, la ratificación tras el fracaso de hace dos años. No fue una decisión unánime en la ANFP, ya que buena parte del directorio estaba en contra de su continuidad. Si siguió fue, fundamentalmente, por el respaldo que le entregó el presidente Arturo Salah, con quien trabajó en Santiago Wanderers.

Hoy, en Quilín, Robles es considerado como una herencia del período anterior. Después del empate frente a los altiplánicos, la expresión facial de Sebastián Moreno, nuevo timonel, denotaba inquietud, más allá del optimismo que hizo público.

La falta de currículo es uno de los aspectos que más se le cuestionaron. Antes de su asunción en el equipo juvenil, el exdefensor lucía pasos por las divisiones inferiores de la U y Wanderers. Muy poco para dirigir a la Rojita, decían en la corporación, tras la debacle en Ecuador.

Al entrenador también se le fustigaba su falta de ascendencia sobre los jugadores e incluso la masiva presencia de representantes de futbolistas merodeando la concentración. Aún así, la palabra de Salah se impuso.

Robles tomó nota de esos problemas y, en el nuevo ciclo, incluyó disposiciones disciplinarias como la prohibición de mantener contacto con la prensa, salvo en instancias supervisadas por la ANFP, o la regulación en el uso de los celulares, que deben entregarle cada noche al PF para evitar distracciones.

Hubo, también, acusaciones de algunos cuerpo técnicos, como el de Colo Colo, que denunciaron que los jugadores habían vuelto con sobrepeso, en referencia a Iván Morales, quien tuvo que bajar ocho kilos para jugar este certamen.

La Rojita tiene un panorama complejo. Por el fútbol mostrado ante Bolivia y por los rivales que vienen (hoy es Venezuela, último subcampeón mundial y también enfrentará a Brasil) el escenario es adverso para Robles: un nuevo traspié lo sacará de su puesto.

Seguir leyendo