Polémica en la Champions: Simeone no quiso darle la mano a Klopp y desató la furia del alemán

Diego Simeone se fue rápido y no quiso saludar a Jürgen Klopp.

Diego Simeone se fue rápido y no quiso saludar a Jürgen Klopp. Foto: JAVIER SORIANO / AFP

Apenas terminó el partido entre el Atlético y el Liverpool, el Cholo corrió hacia los camarines sin siquiera mirar al teutón, que le reclamó duramente a la banca colchonero el desprecio del argentino.


Con mucha polémica terminó el partido entre el Atlético de Madrid y el Liverpool, en la Champions League, luego de que Diego Simeone, técnico de los colchoneros, no saludara a Jürgen Klopp, entrenador de los Reds. Apenas se escuchó el pitazo final, que consumó la victoria inglesa por 2-3, el argentino se fue corriendo a los camarines, ante la incredulidad del alemán, que se quedó con el brazo estirado mirando cómo su colega se adentraba por el túnel.

El Cholo no estaba de ánimo. Su equipo perdió por 2-3 en el Wanda Metropolitano y se sintió perjudicado por la expulsión del francés Antoine Griezmann, a los 52′, cuando el marcador estaba 2-2. Además, según la prensa española, tampoco estaba contento con las declaraciones que había hecho el teutón previo al encuentro, donde una vez más fue crítico del estilo defensivo del Atlético.

Ocurre que el duelo entre Simeone y Klopp viene caliente desde el año pasado, cuando el Atlético eliminó al Liverpool en los octavos de final de la edición 2020 de la Liga de Campeones. Aquello pasó justo antes de la pandemia, en Anfield. Los del Cholo, fiel a su libreto defensivo, jugaron al contragolpe y dejaron fuera al Liverpool, campeón vigente, lo que no cayó nada de bien en el germano.

“Es muy difícil jugar contra un equipo así. No entiendo que con la calidad que tienen, jueguen el fútbol que juegan. Podrían jugar buen fútbol, pero prefieren quedarse atrás y contraatacar”, disparó el alemán, en marzo de 2020. Simeone contestó con un dardo: “Jugamos a ganar, con nuestras armas y a ganar, explotando los defectos de los rivales”. Desde ese momento, pasaron de los elogios mutuos a la tensión.

Además, previo al partido de este martes, Klopp volvió a atizar el estilo conservador del Cholo, al afirmar que no le gusta mucho. “Creo que lo dije después de la vuelta, estaba enfadado, decepcionado sobre muchas cosas y nos teníamos que centrar en el fútbol en extrañas circunstancias. Son muy buenos y se defendieron con todo. No podría respetar más lo que hacen. ¿Me gusta? No mucho, pero es cosa mía. Me gusta un estilo de juego diferente, pero ellos han tenido mucho éxito así”, expresó.

Simeone fue consultado respecto a las críticas del alemán. “¿Qué piensa usted cuando escucha a Klopp criticar el estilo del Atlético?”, le preguntaron al transandino. Su respuesta fue muy breve, pero evidenció su molestia. “Nada”, contestó.

Evidentemente, al Cholo no le cayeron bien ni los dardos de Klopp ni la derrota de su equipo ni la expulsión de Antoine Griezmann, cuando el partido estaba para cualquiera. Al técnico del Liverpool tampoco le gustó que lo dejaran pagando en la banca, frente a todo el mundo, por lo que se mostró muy molesto con los colaboradores de Simeone.

Sin embargo, el alemán se calmó y luego entró a la cancha del Wanda Metropolitano a saludar a todo el mundo, como suele hacerlo también después de cada partido en la Premier League, con una gran sonrisa después de una importante victoria.

En conferencia de prensa, Simeone explicó su comportamiento y le bajó el perfil a la situación. “Normalmente no saludo al entrenador después del partido porque no me gusta. Siempre hay un entrenador que está disconforme con lo que está pasando. Cuando le vea (a Klopp), le saludo. Sin problema”, se excusó.

Por su parte, Klopp, también con menos pulsaciones, sostuvo que la próxima vez que lo vea saludará al argentino. “Quería estrechar su mano, pero él se estaba yendo y no quería. Su reacción no fue demasiado buena, pero tampoco la mía. La próxima vez que lo vea le estrecharé la mano. Claramente no estaba contento, no conmigo, sino con el juego”, aseguró.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.