Quinteros tenía un plan perfecto

El técnico alineó una mediocampo inédito y le ganó ahí el partido a la U. Le dio minutos a Riascos y este anotó.


Normalmente, la lesión de uno de los mejores jugadores de un equipo resiente el funcionamiento. Al menos, suele ocurrir. Sin embargo, la ausencia de César Pinares por lesión pasó colada en la UC. No se notó y, a decir verdad, pocos lo extrañaron.

Sin uno de sus predilectos, Gustavo Quinteros diseñó un mediocampo inédito, con Aued, Saavedra y Lobos, dejando fuera sorpresivamente a Diego Buonanotte. Fue justamente en esa zona de la cancha donde le ganó desde el primer minuto el clásico a la U: la Católica controló la pelota y no se la prestó a los azules. El partido se manejó al ritmo que los cruzados quisieron.

“Hemos cambiado en el arco, en la defensa, en el mediocampo, arriba y el funcionamiento es el mismo. Hoy fue muy lindo, se jugó bien y el equipo iba para adelante”, señaló tras el duelo un feliz entrenador.

Pasa que la UC controló todo de principio a fin: tuvo un 63,3% de la posesión, ganó el 53,7% de los duelos, tuvo 15 tiros de esquina, remató 20 veces (contra seis de la U), dio 480 pases y ganó el 78,6% de las entradas. Abrumador por donde se le mire.

Si hasta los cambios le dieron resultado al ex seleccionador de Bolivia: Sáez salió contracturado en el entretiempo, en su lugar entró Riascos y el colombiano marcó un golazo para establecer el 3-0 parcial.

Seguir leyendo