Santiago Morning baja su primera estrella

Las discípulas de Paula Navarro derrotan por 2-3 a Palestino en un grandísimo encuentro y se adjudican su primer Campeonato Nacional.


Un encuentro lleno de alternativas, pero ante todo un magnífico partido de fútbol, fue el que disputaron Palestino y Santiago Morning en el Estadio Nacional ante 3.266 espectadores para dirimir al conjunto campeón del Torneo Nacional de fútbol femenino.

Arrancó mejor el cuadro tricolor sobre el césped nuñoíno y necesitó tan solo un minuto para disfrutar de su primera gran ocasión de peligro. Seis minutos más tarde, llegó el primer aviso serio, tras un gran remate desde la frontal del área de Nicole Gutiérrez que abortó bajo palos con la testa, de manera providencial, Marcela Pérez.

La respuesta en las filas del conjunto microbusero llegó a los 20 minutos, cuando Lindsay Zullo estrelló su remate en la madera luego de una gran asistencia de la haitiana Roselord Borgella y ante un buen achique de la arquera Zúñiga.

La apertura de la cuenta llegó a los 28′ y cayó del lado de las dirigidas por Paula Navarro. Francisca Mardones, con un gran cabezazo a la salida de un tiro libre, fue la artífice del tanto. Un gol que espoleó a Palestino, que en cuanto se supo en desventaja comenzó a asediar de manera incesante la meta defendida por Bórquez. El premio a su insistencia llegó a los 40 minutos, de la mano de la mejor futbolista de la cancha, María José Urrutia. Nicol Sanhueza armó el contragolpe, se deshizo en su carrera de dos adversarias y filtró un gran pase interior para la llegada de Coté, que definió de manera excelsa, enganchando con clase hacia dentro y definiendo a placer con la izquierda. Una maravilla.  Con tablas en el tanteador se alcanzó el entretiempo.

Pero duró muy poco la igualdad en el Estadio Nacional, pues en apenas dos minutos del complemento Santiago Morning volvió a ponerse en ventaja. Cabalgó la infatigable Borgella por el flanco izquierdo, centró raso al corazón del área y Zullo sacó provecho de la condescendencia de Javiera Toro para anotar el 1-2.

El segundo zarpazo de las bohemias volvió a desatar la ira de Palestino, que se volcó en ataque en busca de la igualdad durante buena parte de la segunda fracción, pero fueron nuevamente las discípulas de Navarro las que terminaron por asestar el golpe definitivo a la final. Sucedió a los 86 minutos, cuando Catalina López aprovechó un remate al poste de Borgella para firmar, no sin cierto suspenso, el 1-3. El descuento de María José Urrutia para Palestino, ya en el tiempo añadido, sirvió tan solo para estirar la emoción de un grandísimo partido, pero la copa ya nadie iba a arrebatársela a Santiago Morning. La primera estrella de su historia.

 

 

 

Seguir leyendo