Sin aspiraciones, Niemann se saca de encima el Tour Championship con la ronda más rápida en la historia del torneo

Joaquin Niemann y su caddie Gary Mathews corriendo al hoyo 18. Cliff Hawkins/Getty Images/AFP

Tras llegar a la jornada dominical sin opción de nada, el chileno disfrutó y corrió por el campo del East Lake Golf Club. Clavó un +2 en 1 hora y 53 minutos, dejando el torneo en la posición 29.


La última ronda del último torneo del año fue una carrera para Joaco. O así lo parece tras ver el tiempo que se tomó el chileno en completar los 18 hoyos finales en el East Lake Golf Club. ¡1 hora y 53 minutos! Récord absoluto si de velocidad se trata. Lo negativo es que esto se produce porque ya no había nada que hacer. Clavó un +2 y se despidió del TOUR Championship con cuatro golpes sobre el par, corriendo y en la T29.

La jornada sabatina ya dejó en claro que este no era el torneo de Joaquín. No pudo mostrar el nivel glorioso que alcanzó en momentos de la temporada, ni el toque que encandila a los expertos y fanáticos del PGA. Durante estos cuatro días estuvo incomodo e impreciso. Por eso, Niemann ya quería dejar atrás a Atlanta.

Y lo hizo lo más rápido que pudo. Aprovechando el tener el campo libre para él, el talagantino golpeó y corrió. Al principio sin dañar la tarjeta, pero luego cayendo en un doble bogey en el hoyo ocho, donde casi terminó en el agua, tras tropezarse. Para sorpresa de todos, solo había espacio para sonrisas. A veces, no queda más que hacer eso. El enojo y las malas caras no sirven de nada.

Joaco tras el hoyo ocho. (Hagy-USA TODAY Sports)

Tuvo una tarjeta con pocos movimientos, donde luego de ese doble castigo, recuperó sensaciones con el birdie del 15. Ese par tres desató sus celebraciones, pero no muchas porque había que seguir corriendo. Las postal de él, a paso firme junto a su caddie, camino al 18 dio la vuelta al mundo.

Lo cierto es que esa obsesión por terminar lo más rápido posible el campo, le da a Niemann un récord más que curioso. La hora y 53 minutos con que se despidió del TOUR Championship le vale la ronda más rápida del torneo. Atrás quedó la hora y 59 minutos que firmó Kevin Na en este misma instancia hace cinco años.

“En los primeros hoyos no quisimos apurarnos tanto, pero en los segundos, después de que nos dijeron el tiempo que llevábamos, nos apuramos y corrimos. La gente venía celebrando con nosotros en la grada. Pegué algunos buenos tiros a green, fue entretenido y sirve para tener algún recuerdo, alguna historia”, declaró tras terminar la ronda.

Un detalle, que ayuda a pasar el mal trago de un fin de semana donde no pudo brillar. Sin aspiraciones, se dedicó a disfrutar, más que eso, poco. Queda cuatro golpes sobre el par y en la T29. Penúltimo, solo porque Koepka se retiró la jornada sabatina.

Sigue en El Deportivo:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.