El síndrome Rusia llega a Chile

¿Tendencia o coincidencia? Desde que se reanudó el torneo chileno, los equipos que menos tienen la pelota son los que más ganan. De los cuatro primeros, sólo la UC, con la obligación de un grande, se adueña del balón.


En el pasado Mundial de Rusia, los equipos renunciaron a tener el balón. De hecho, los que en promedio más tuvieron la pelota se fueron prontamente eliminados, como España (74,5%), Alemania (72,3%) o Brasil (59,2%). Por el contrario, los que menos la tuvieron mejor les fue. Tras años de idolatría al fútbol de posesión, la cita rusa dijo lo contrario.

Coincidencia o no, el síndrome que nació en Rusia también se está viendo en Chile. En el reinicio del torneo nacional, la posesión ya no interesa. Los equipos que ganan son los que renuncian a tener la pelota. Con promedios y datos abrumadores.

“Sucede en muchos partidos: el equipo el que tiene más no termina siendo el ganador. Porque la posesión es en campo propio o no se es lo suficientemente profundo. En cambio, hay equipos muy prácticos que entregan la posesión y cuando recuperan la pelota son muy rápidos en la ofensiva y anotan”, señala Jorge Aravena, exseleccionado chileno y hoy entrenador de Deportes Valdivia.

El Mortero tiene razón. Porque las estadísticas señalan que de 72 puntos disputados hasta ahora (24 partidos en las tres fechas desde la reanudación del campeonato), 41 han sido ganados por los elencos que tienen menos la pelota y 21 por los que más la tienen. En otras palabras, los dueños del balón, esos que superan el 50% de tenencia, apenas han ganado cinco de los 24 partidos.

“La tendencia se está yendo para el otro lado, ganan los que la tienen menos. Pasa porque esos equipos pueden meter contras y se reagrupan defensivamente en su propio sector y así pueden cuidar el resultado y terminan ganando”, asevera Hugo González, hoy entrenador de las inferiores de Colo Colo.

Hay comparaciones extremas. Como por ejemplo Audax Italiano con Palestino. Los verdes han ganado los tres duelos que han jugado de la segunda rueda y en todos tuvieron menos la pelota (48,6% ante Unión, 42,7% frente a la U de Conce y 34,5 con la U). Los árabes, en cambio, siempre fueron los dominadores de la posesión ante la U de Conce (57,9%), U. Católica (54,2%) y La Calera (62,7%), pero no ganaron ninguno de esos partidos. Perdieron uno y empataron los otros dos. Algo similar vive Huachipato. Los acereros le ganaron la posesión a la U (53,1%), a la Unión (67,5%) y a la U de Conce (56,7%), y sus mejores resultados fueron igualdades ante azules y rojos. Con el Campanil perdieron.

“Si un equipo tiene la posesión, primero perdió porque no fue efectivo teniendo la pelota y segundo, el equipo es desequilibrado porque cuando la pierde no tiene una buena defensa para soportar un contraataque”, aporta César Vaccia, DT bicampeón con la U en 1999 y 2000.

Hay otro dato decidor. Ese que dice que de los cuatro elencos que comandan la tabla de posiciones, tan sólo uno promedia en estos tres partidos más posesión de pelota que sus rivales. La UC de Beñat San José, puntera junto a la U. de Concepción, tiene una media de 56,3% en estos tres partidos. Precisamente, el Campanil llega a un 47,5%, La Calera, tercero con 35 unidades, un impresionante 36,3% y Antofagasta, el cuarto, promedia 43,3%.

“Lo importante es que el porcentaje que tú tengas, lo tengas bien. Lo capitalices de buena manera. Un 30-40% de posesión del balón en un partido, si es efectivo, ese equipo va a hacer mucho más daño que aquél que la tiene un 50 o 60%”, reseña Jorge Garcés, técnico campeón con Santiago Wanderers en 2001.

Durante el Mundial Rusia se instaló el debate sobre si esta era una nueva dinámica en el fútbol moderno, o mera coincidencia de un torneo. En Chile también comienza la discusión. “No creo que vaya a ser una tónica esto. Va a depender siempre de los exponentes de este tipo de juego y cómo les vaya. Ahora toca que ganan más los que tienen menos posesión, pero todo varía según los exponentes”, asegura Luis Musrri, hasta hace poco DT de San Marcos.
“No creo que los equipos vayan a planificar no tener la pelota. Sigo pensando que la mejor manera de defenderse es con el balón”, cierra el Peineta Garcés.

Seguir leyendo