Tapia tiene todo en contra

Héctor Tapia

Marcelo Espina debe entregar un informe sobre la faena del entrenador, quien aspira a renovar su contrato. En el club ni siquiera garantizan que pase del domingo. Dentro del directorio, hay voces críticas que piden la salida de Tito. Ayer circuló un correo electrónico reclamando por la forma de juego y las decisiones del DT.




En la víspera del partido ante Palmeiras en Brasil, Gabriel Ruiz Tagle recordó el informe que prepara el gerente deportivo Marcelo Espina sobre el rendimiento de Colo Colo y en donde en gran medida está en juego la continuidad del DT Héctor Tapia, quien termina contrato en diciembre.

El análisis contendrá diversos criterios. Uno de ellos, y hasta ahora el más favorable para el técnico, es el rendimiento en la Copa Libertadores. Tito tomó a los albos con solo un punto en la fase de grupos. El equipo logró la clasificación a octavos de final después de 11 años y luego eliminó a Corinthians para instalarse entre los ocho mejores de América por primera vez desde 1997.

Otro punto que será evaluado es el desempeño local. El Cacique se ubica sexto y suma 10 derrotas. Siete de ellas con el actual técnico. El promedio de caídas en relación a partidos disputados es de 2,4, el peor desde 1945. En este caso, la razón más recurrente para ceder puntos es la dosificación que debió enfrentar el plantel en medio de su participación internacional. Esto provocó, por ejemplo, que Tapia utilizara un equipo casi juvenil en la derrota 0-2 ante Ñublense, que a la larga le costó la eliminación de la Copa Chile. Desde el cuerpo técnico, el argumento es que recibieron un plantel con mala base física. Sin embargo, es un tema que en el directorio hace mucho ruido.

Luego de la derrota con Antofagasta, Paul Fontaine criticó en un correo a el entrenador por estas decisiones, algo que se repitió tras la derrota del jueves en Brasil, agregando críticas al modo de juego.

Colo Colo hoy está lejos de los puestos de Copa Libertadores. Está a 10 puntos. Por ahora, sólo le alcanza para la Copa Sudamericana del próximo año. Ruiz Tagle, en ese sentido, ya manifestó públicamente que la exigencia era llegar a la Libertadores, porque no hacerlo sería un perjuicio económico y deportivo "muy grande".

Por otra parte, también será tenida en cuenta la promoción de jugadores de la casa que puedan ser una real alternativa para el primer equipo. Ninguno se ha consolidado. De hecho, los albos todavía no completan el mínimo de 1.350 minutos que exige el reglamento para los jugadores Sub 20 (suma 1.067). José Aguilera e Iván Morales han sido los más utilizados por Tapia. Mientras que otros como Benjamín Berríos y Carlos Villanueva, habituales en la era de Pablo Guede, prácticamente fueron borrados por un DT que para los clásicos prefirió utilizar sólo jugadores experimentados. En esa misma línea, Tapia también borró de la rotación de futbolistas a figuras de proyección, como Gabriel Suazo, Felipe Campos, Brayan Véjar (estos últimos, fichados como "exportables").

El estilo de juego también es un punto que será tocado a la hora de sacar conclusiones. En el directorio preocupa la falta de respuestas que ha tenido Tapia en momentos adversos. Una prueba de ello fue el partido ante Palmeiras en Sao Paulo, donde los albos jugaron con un sistema defensivo, que solo les permitió tener apenas un tiro al arco, a pesar de que la necesidad indicaba que tenían que vencer por al menos dos goles de diferencia para avanzar. Asimismo, sus decisiones también causaron molestia en los jugadores más experimentados, entre ellos Gonzalo Fierro y Jaime Valdés, quienes fueron marginados de la citación ante la UC.

El aspecto económico también es una variable. Tapia y su cuerpo técnico están considerados como un equipo "barato" para la institución, que no atraviesa su mejor momento económico, producto de las altas pérdidas de 2017. Según el balance publicado en marzo de este año por la CMF (casi US$ 5 millones). El contrato de Tapia hasta diciembre de este año fue por US$ 450 mil.

Colo Colo no gana desde el 25 de agosto y acumula su segunda peor racha histórica (seis derrotas, a dos de las ocho de 1974). Mientras tanto, Espina prepara el análisis, inicialmente programado para el final del torneo, cuya última fecha es el 1 y 2 de diciembre. Las conclusiones poco a poco comienzan a desprenderse y la permanencia de Tapia cada vez está más complicada. De hecho, en el directorio ya hay voces que se inclinan por no prolongar el vínculo.

Comenta