Gabriel Ruiz Tagle debería estar agradecido del estallido social en lo macro y de la suspensión del fútbol en lo micro. Su sanción por parte de la Comisión del Mercado Financiero (CMF) pasó colada entre tanto saqueo, marcha, balines de acero y lacrimógenas. Lo que en otro momento hubiera sido noticia de primera página, se cayó a posiciones marginales en los medios. Total, como están las cosas, lo que pase con Ruiz Tagle ya casi no le importa a nadie.

En lo medular el CMF descubrió que Gabriel Ruiz Tagle infringió el artículo 165 de la ley 18.045 del mercado de valores el 29 de mayo de 2018 al transar acciones conociendo el estado financiero de Blanco & Negro S.A. sin que éste fuera público. Lo que hizo el entonces presidente de Colo Colo, para que se entienda, fue vender acciones del club el día anterior a que se publicaran los balances, sabiendo que los números eran rojos y los papeles se iban a pegar un costalazo. Es decir, la vieja y tan codiciada "información privilegiada" que los niñatos del mundo de las finanzas usan a diestra y siniestra sin importarles mucho lo que dice la ley, y peor, la ética.

Por lo anterior, el CMF multó con 15.000 UF al ex presidente de Blanco & Negro y lo inhabilitó para ejercer cargos en directorios de sociedades anónimas por cinco años. La multa, luego de que Ruiz Tagle colaborara en la investigación fue bajada a la mitad, pero no podrá acercarse a Colo Colo al menos un lustro. Los hinchas pueden descansar por ahora.

Lo anterior se suma a la multa de 500 UF que recibió la corredora LarrainVial el 26 de septiembre pasado cuando el CMF comprobó que en abril del 2018 Gabriel Ruiz Tagle llegó a la presidencia de Blanco & Negro gracias a que LarrainVial, transgrediendo el artículo 179, ejerció el derecho a voto de 26.050 acciones de 21 accionistas minoritarios sin contar con las autorizaciones o instrucciones específicas para ello.

Una belleza. Llegó a la presidencia con votos que no eran suyos y se demoró menos de un mes en hacer una "pasada", el orgasmo del mercado financiero, aprovechando los balances que nadie conocía. El 29 de mayo vendió 1.367.970 acciones, entre las 14:29 horas y las 15.17 horas a 300 pesos cada una. En esa ocasión ganó 410 millones de pesos. Los balances se publicaron al día siguiente.

¿Y la colusión del confort? ¿y las barras bravas transformadas en empresa y policía privada en su primera presidencia de Colo Colo? ¿Y la remodelación maquillaje del Monumental que costó una fortuna? ¿Y los 40.000.000 de dólares por las ventas de Fernández, Vidal, Bravo, Valdivia, Suazo o Fierro que se hicieron humo en tres años? ¿Y los sobreprecios de los Odesur 2014? ¿Y la inversión de dinero fiscal en instrumentos financieros?

Al menos acá, por fin, tenemos el punto final de Gabriel Ruiz Tagle en Colo Colo. Una historia que, mirada en perspectiva, explica muy bien por qué en determinado momento el país simplemente explotó. Hacer lo que se le da la gana, cuando se les da la gana, con las leyes utilizadas como el felpudo de la puerta de entrada

PD: Aníbal Mosa también fue sancionado por la CMF en 10.000 UF por las mismas razones, aunque con detalles distintos. Ya habrá espacio para atenderlo.

Comenta

Imperdibles