Una victoria en color de rosa

Autor: Carlos Tapia

Photosport

Con gol de Andrés Vilches, Católica venció por 1-0 a la U. de Concepción y estira su ventaja en el liderato. Más allá de las bajas, los cruzados le sacan cinco puntos a su escolta y llegan envalentonados al clásico con la U.



U. Católica: M. Dituro 6; J. P. Fuenzalida 5, B. Kuscevic 6, G. Voboril 5, S. Magnasco 5; I. Saavedra 5, L. Aued 5; M. Bolados 5 (90’+1’, C. Lobos -), D. Buonanotte 4, A. Vilches 5 (72’, J. Carreño 5); S. Sáez 4 (90’+4’, D. Llanos -). DT: B. San José 5.

U. de Concepción: C. Muñoz 4; G. Pacheco 5, S. Vittor 4, G. Mencia 4, R. De la Fuente 5; F. Portillo 4 (67’, S. Pino 4), A. Camargo 4, F. Manríquez 5; J. Huentelaf 5 (90’+4’, H. Martínez -), L. Riveros 4, J. Benítez 4 (54’, L. P. Figueroa 4). DT: F. Bozán 4.

Gol: 1-0, 64’, Vilches, remata dentro del área tras rebote de Muñoz ante un tiro de Buonanotte.

Árbitro: E. Gamboa 4. Amonestó a Magnasco (UC); Huentelaf, Vittor, Camargo (UdC).

Estadio San Carlos de Apoquindo. Asistieron 12.249 personas.
En cursivas, jugadores juveniles.


La final de San Carlos fue para Universidad Católica. Un partido extremadamente clave fue para los pupilos de Beñat San José, que mostraron mayor jerarquía y paciencia, y superaron a la Universidad de Concepción por la cuenta mínima. Medio a cero alcanzaba para el líder, que consigue estirar su distancia y alimentar el sueño del título.

La expectativa era alta para el partido, porque enfrentaba al primero con el segundo cuando queda poco para el final, cuando está prohibido caerse. El dilema que tuvieron ambas escuadras en la previa fue lidiar con las bajas. Era cosa de revisar la improvisada defensa que dispuso la UC, con Fuenzalida de lateral derecho, Magnasco por el otro lado y Voboril, como central, obligando a descartar a Munder por los cupos de extranjeros. En los penquistas también faltaban importantes, como Hugo Droguett y Walter Ponce.

Quizás por esa razón, tener que enfrentar un encuentro tan vital con ausencias, el inicio fue trabado, cortado, con muchas pausas y poco riesgo.

El partido era especial para dos jugadores: Andrés Vilches y Marcos Bolados. Ellos, los cortados, tuvieron su reaparición estelar y no desentonaron. Ambos fueron los punteros, con una labor más compleja para el 9 porque debía desempeñarse con el perfil cambiado, como en la mayoría de los partidos que ha tenido en el equipo.

En el primer tiempo, la Católica usó preferentemente la banda izquierda para atacar, aunque no lo hizo con mucha pulcritud al no tener zurdos por ese carril.

Considerando que tanto los cruzados como los amarillos se replegaban cuando el contrario tenía el balón y atacaba, las ocasiones de peligro fueron pocas en la primera parte. La UC tenía mayor intención, pero los de Concepción tuvieron la mejor del lapso, que falló Luis Riveros.

Esta denominada final también se jugaba con tensión, como que los elencos eran cautelosos, tratar de no cometer errores para que el otro sacara provecho. En el complemento entró mejor la U penquista, pero el golpe lo dio el anfitrión, cuyo héroe fue el más inesperado, uno de los más vilipendiados por los hinchas cruzados.

Minuto 64. Jugada de Buonanotte, quien se saca a sus marcadores y remata de zurda; da rebote el Tigre Muñoz y el balón lo captura Vilches, quien en posición de nueve (algo más natural por sus características) dispara y convierte el nerviosismo en algarabía.

La UC superó una valla importante, sostenida en elementos relevantes en su estructura defensiva como Dituro, Kuscevic y Saavedra. Quedan cuatro partidos, tres de ellos de visita, pero los franjeados dieron un paso más hacia el sueño de una nueva estrella. Sin sufrir no vale para la UC.

Seguir leyendo