El viento detuvo al impulso

Los jugadores que evitaron las condiciones de la tarde en el Club Mapocho quedaron como líderes del torneo del PGA Latinoamérica.


Dos canchas distintas se jugaron ayer en la primera ronda del Abierto de Chile, torneo del PGATour Latinoamérica y en el Club Mapocho. Los de la mañana partieron en pleno invierno, con frío y algo de agua. Los de la tarde vieron sol primaveral, calor y mucho más viento.

Por eso son dos historias diferentes.

Los estadounidenses Jared Wolfe y Chris French, fueron los mejores de la jornada matutina (-7). Ellos supieron leer un campo que estuvo en las mejores condiciones, pese a que uno no estaba preparado. “Vengo de jugar en Nebraska la semana pasada y tenía calentadores para las manos en la bolsa. No sabía que estaban ahí”, confesó Wolfe, quien analizó su jornada: “Fue una de mis mejores rondas, con casi todos los tiros. Esta cancha es muy desafiante, si uno pierde el fairway es difícil hacer par”. French, por su parte, dijo: “Tuve un buen inicio, un birdie en mi tercer hoyo me ayudó bastante”.

Todos coinciden en que lo más difícil de la cancha han sido los largos roughs, además del viento.

También recorrieron el campo juntos en la mañana Felipe Aguilar (-4) y Ángel Cabrera (-4). “Pegué muy bien desde el tee y creo que eso me ayudó, dejé muchas pelotas cerca. Muchas veces uno puede hacer buen score sin pegar bien, pero pegué bien”, señaló el argentino.

En tanto, Guillermo Pereira (+8) decidía anoche si seguía en el torneo, pues sufrió dolores en la zona del hombro que se operó hace pocas semanas.

La otra historia se vivió por la tarde. El sol y viento helado configuraban una realidad complicada de leer. Sí la salvaron el colombiano Nicolás Echavarría (campeón de dos de los últimos tres torneos), con -5 , y el estadounidense Tyson Alexander (-4), que celebró un hoyo en uno.

El resto de los nombres adornan la segunda mitad del tablero. Al menos, hoy saldrán por la mañana.

#Tags


Seguir leyendo