España y Francia endurecen medidas por coronavirus

Estados Unidos amplió las restricciones de vuelo desde Europa e incluyó a Reino Unido e Irlanda.




"Las medidas que vamos a adoptar son drásticas y van a tener consecuencias”. Tras una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros que se extendió por siete horas, el jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, explicó así los alcances del decreto ley aprobado ayer que pondrá al país en un “estado de alarma” durante 15 días con tal de frenar el contagio del coronavirus, que ya ha causado casi 200 muertos en España.

Tras decretar el viernes el estado de alarma por la pandemia, el gobierno de Sánchez busca ahora restringir la libertad de movimientos para mantener a los ciudadanos en casa. Por ello, solo se permitirá ir a trabajar, a comprar comida o remedios, así como retornar al lugar de residencia y los viajes para atender a mayores, menores y dependientes.

Estas restricciones serán efectivas desde este lunes a las 08.00 horas. El resto de medidas que contempla el texto, como la posibilidad de requisar temporalmente bienes e imponer prestaciones personales obligatorias, entrará en vigor cuando se publique en el Boletín Oficial del Estado. Como recurso adicional, “para el eficaz cumplimiento de las medidas, las autoridades competentes podrán requerir la actuación de las FF.AA.”, detalla el documento.

Las medidas llegan en momentos en que el brote crece exponencialmente en España. Madrid, por ejemplo, duplicó el número de fallecidos por coronavirus en las últimas 24 horas. La región suma 2.940 casos positivos y 133 muertes. Asimismo, en la capital casi el 30% de camas de la UCI ya se destinan a pacientes con el virus, y la región registra el 69,2% de los casos críticos de todo el país. Ante el avance del brote, el Ayuntamiento de Madrid ordenó cerrar todos los parques debido a la aglomeración de personas. Cataluña hará lo mismo con los centros de día para personas mayores.

En la vecina Francia, por su parte, ayer se anunció el cierre a partir de la medianoche de “todos los locales públicos no esenciales”, como bares, restaurantes y cines, y el paso a la fase 3 de la epidemia, que implica que el coronavirus está presente en todo el territorio. Solamente podrán abrir los comercios relacionados con la alimentación, las farmacias, los bancos o las bencineras , precisó el primer ministro, Edouard Philippe. En cambio, sí que se celebrará la primera vuelta de las elecciones municipales hoy, como estaba previsto, siempre que “se respeten estrictamente las consignas dadas de distancia y de dar prioridad a las personas ancianas y vulnerables”, agregó.

El primer ministro pidió que se reduzcan “las reuniones de amigos y familia” y el uso del transporte público, salvo para ir al trabajo, “si la presencia física en el puesto de trabajo es indispensable”. Hasta ayer el balance de la pandemia mundial en Francia era de 4.500 contagiados y 91 muertos, 12 más que el día anterior.

Golpe de Trump a Johnson

En Reino Unido, en tanto, las muertes por coronavirus se doblaron en las últimas 24 horas hasta un total de 21, informó ayer el principal asesor médico del gobierno, Chris Whitty. Según la prensa local, el primer ministro, Boris Johnson -cuya estrategia ha sido cuestionada por la OMS-, prepara legislación de emergencia para que el Parlamento la apruebe la semana que viene, incluida la prohibición de grandes concentraciones de público.

Pero Johnson recibió un balde de agua fría ayer luego de que el Presidente Donald Trump anunciara que su gobierno ampliará las restricciones de viajes desde Europa a EE.UU. debido al coronavirus, agregando a Reino Unido e Irlanda a la lista. Dijo que sopesa también imponer restricciones a los viajes dentro de territorio estadounidense a aquellas zonas más afectadas por la propagación del virus.

Comenta