Víctor Pérez Puertas adentro

Mario Tellez / La Tercera

En un diálogo vía Zoom de la Fundación Jaime Guzmán, el ministro del Interior abordó la situación de La Araucanía, el proceso constituyente, la crisis en Carabineros, describió los “errores y omisiones” de su sector y afirmó que le ha dicho directamente a la fiscal Ximena Chong que carece de objetividad.




En una íntima conversación en el marco de los talleres de coyuntura organizados por la Fundación Jaime Guzmán, el ministro del Interior, Víctor Pérez, abordó una serie de polémicos temas y marcó posiciones, algunas de ellas, desconocidas hasta ahora.

Los motivos de la crisis social del 18 de octubre, la crisis en Carabineros, la situación de La Araucanía, la acusación constitucional en su contra, el problema de la migración irregular y hasta su opinión sobre la fiscal Ximena Chong se abordaron en la cita, vía Zoom, que duró cerca de 70 minutos.

La Araucanía: “Tenemos que asumir que es un tema político”

El jefe de gabinete comenzó su intervención hablando sobre el conflicto en La Araucanía, que era el tema principal del conversatorio.

“En La Araucanía existen problemas que no los abordamos, existen dificultades y no las enfrentamos; las analizamos, las diagnosticamos, pero no las resolvemos. Y eso ha ido generando en esa zona un conflicto más latente, porque no resolvimos los temas, no enfrentamos las dificultades y no generamos políticas públicas”, sostuvo. Pérez añadió que la ausencia de decisiones ha hecho que los problemas crezcan y “lo estamos viviendo en La Araucanía, y eso ha sido aprovechado por grupos violentos, extremos, radicales, que quieren resolver los problema a través de la violencia”.

En ese sentido, el secretario de Estado aseguró que “tenemos que asumir que el tema de La Araucanía es un tema político y cómo no lo hemos enfrentado ni resuelto políticamente, estamos en campo abierto para la acción de estos grupos violentos y extremos, que hoy a través del financiamiento de delitos como el robo de la madera, como es el tráfico de la droga, tienen la capacidad de generar muchos daños, para financiar su armamento y logística”.

El 18 de octubre: “También cometimos errores u omisiones”

Inmediatamente después Pérez abordó la crisis social del 18 de octubre en Chile, donde realizó una especie de mea culpa por los errores que como sector cometieron y que motivaron el descontento ciudadano.

“Tuvo un origen político indesmentible y que nosotros no podemos soslayar”, comenzó diciendo el ministro, quien añadió que “la UDI, quienes seguimos a Jaime Guzmán, somos parte de un ciclo virtuoso de la economía chilena. Nunca Chile creció tanto como entre el año 86 y a principios de la década del 2000 y esto producto de nuestras ideas, producto de nuestras políticas, pero también cometimos errores u omisiones o no nos dimos cuenta de cuestiones que eran fundamentales para la vida de las personas”, aseguró.

Para ejemplificar dichos errores y omisiones, el secretario de Estado abordó el tratamiento a dos de las principales demandas ciudadanas: la educación y las pensiones.

Sobre el primer punto indicó que ellos eran partidarios de la libertad de elegir y comentó los problemas que surgieron con la educación particular subvencionada. “Muchas veces nos dimos cuenta ante nuestros propios ojos que los recursos que el Estado entregaba a esa educación particular subvencionada, que somos tan partidarios, no iba a la educación e iba a los bolsillos de los sostenedores o a un aspecto distinto del proceso educativo”, dijo.

“Cuando nos dimos cuenta, era un momento tarde para enfrentar la ola y una mayoría que se instaló y que ha puesto en jaque a la educación particular subvencionada que nosotros quisiéramos expandir. Producto que por omisión no supimos leer adecuadamente que los recursos que el Estado destinaba a la educación debían destinarse a la educación”, agregó.

Sobre el tema previsional y el sistema de las AFP, en tanto, Pérez aseguró que “no nos dimos cuenta o no quisimos darnos cuenta que este era un sistema que a la larga, la gente iba progresando, muchas veces por primera vez sus hijos iban a la universidad, que por primera vez iban a poder ser propietarios de una vivienda o un auto, y cuando llegaba el momento de jubilar se les condenada a la pobreza”.

Pérez resumió así la autocrítica sectorial: “tuvimos mucho éxito (...) pero cuando pasó el tiempo y no hicimos las correcciones adecuadas, esa clase media se sintió, no diría que traicionada, pero se sintió que la estábamos nuevamente impulsando hacia la pobreza”.

Tras ello, apuntó a sus adversarios políticos con dureza: “Nosotros queríamos que la gente deje de ser pobre, la izquierda quiere que la gente se mantenga pobre para poder dirigirla, manipularla, usarla. Nosotros queremos que la gente deje la pobreza, que sean cada día más libres”, señaló.

El secretario de Estado también abordó el debate por una nueva Constitución y la eventual convención constitucional, en caso de que gane el Apruebo en el plebiscito. “Tenemos un desafío inmenso. Si al final va a haber una convención constituyente, nosotros nos tenemos que jugar entero que nuestros mejores hombres, mujeres, jóvenes y profesionales, se la jueguen ahí. No solamente como candidatos, sino que también activamente para lograr un mejor resultado. Y creo que eso es absolutamente factible si asumimos la responsabilidad que significa salvar a Chile. Porque ese es el llamado, salvar a Chile”, sostuvo en el conversatorio.

Acusación: “Un arma solo política”

A su vez, sobre la acusación constitucional presentada en su contra por la oposición sostuvo que es “un arma política que nuestros adversarios utilizan para tratar de inutilizar el accionar del gobierno. No tienen ningún fundamento, es un arma solo política para unir a un sector político”.

Pérez acusó que las imputaciones “son absolutamente injustificadas. Se me acusa que en el paro de camioneros que duró seis días, yo no utilicé la ley de seguridad del Estado. Si todos nos acordamos lo que fue la vida del país en esos seis días, a nadie se le afectó significativamente la vida cotidiana”.

La acusación reflotó días después del episodio del puente Pio Nono, que terminó con un joven de 16 años en la ribera del Mapocho. La oposición, acusó, utiliza “un desgraciado hecho en el puente Pío Nono, que jamás debió haber ocurrido, los une políticamente y por tanto, lo utilizan políticamente, no les interesa el hecho en sí, les interesa poder esconder sus diferencias”. Lo mismo dice sobre Carabineros: “tratar de inutilizar al gobierno, tratar de descabezar a Carabineros de Chile a 15 días de un plebiscito, a 10 u 8 días de una situación dura como la crisis social que vivió el país el año pasado, demuestran que no están por una vía de acuerdos, de diálogos y de consensos”.

Ximena Chong: “Carece de objetividad muchas veces”

El jefe de gabinete también tuvo palabras para las amenazas sufridas por la fiscal Ximena Chong, a cargo de la indagatoria por el caso del puente Pío Nono.

“Sucedió el episodio que ha dado a conocer el fiscal nacional (Jorge Abbott) de que una fiscal ha sido amenazada. Nosotros lo rechazamos, cualquier sea la opinión que podamos tener de esa fiscal, cualquiera sea la discrepancia que tengamos contra esa fiscal. Decimos y se lo hemos dicho, yo personalmente se lo he dicho que carece de objetividad muchas veces. Pero ella es una persona, una fiscal, que hay que respetarla y nadie puede amenazar a otro en Chile”, dijo enfático Pérez.

El titular de Interior, agregó, sin embargo, que “cuestión muy distinta es vincular a un carabinero que va por la calle con su moto como parte de esa amenaza sin ningún prueba”.

Añadió también que “hoy la gran disyuntiva es si vamos a caminar pacíficamente en democracia o si vamos a caminar violentamente. Es una disyuntiva muy dramática que está enfrentando nuestro país, donde hay un sector político que actúa con violencia y hay otro sector político que no cree en la violencia, pero se queda la mayoría de las veces callado y eso es muy grave”.

Mientras que sobre la situación que enfrenta a Carabineros, Pérez endosó responsabilidad a gobiernos anteriores. “Nadie estaba preparado para enfrentar la pandemia, como tampoco estábamos preparados para enfrentar la violencia por la cual partió el 18 de octubre (...) ¿Y por qué no estaba preparada nuestra policía? Porque quienes hoy más nos acusan, gobernaron 24 años y en ese periodo lo único que hicieron fue aumentar la capacidad de Carabineros de 20 mil a casi 60 mil. O sea el discurso de Aylwin, Frei, de Ricardo Lagos, de Michelle Bachelet, era 10 mil carabineros más, pero cero preparación, cero formación, cero especialización, cero ayudarlos a hacer una tarea de orden público que es extraordinariamente difícil y compleja”, sostuvo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.