Tercera PM
Presenta:

A un año de la desaparición del submarino argentino, los familiares aún esperan

AFP / Mara SOSTI

Las familias permanecen desde hace 12 meses en un hotel en Mar del Plata a la espera de información. Ellos rechazan la visita de Macri a los actos de hoy, la “falta de acompañamiento” del gobierno y a la Armada por suspender la búsqueda.


“Somos familias destruidas. No podemos irnos a nuestras casas. Vamos todos los días a la base mañana y tarde. Nuestra lucha es justa. Necesitamos ver el cuerpo de nuestros hijos, tenerlos como sea. Pedimos que se los rescate”, señaló a la agencia France Presse, Yolanda Medina, madre de uno de los 44 tripulantes desaparecidos en el submarino argentino San Juan.

A un año de la desaparición del ARA San Juan, hoy se llevarán a cabo conmemoraciones en la base ubicada en Mar del Plata, donde estaba anclado el sumergible y en otros puntos del país. En los actos oficiales –una misa, toques de sirena y lanzamientos de cañón- estará presente el Presidente de Argentina, Mauricio Macri y los familiares de los marinos.

El 15 de noviembre de 2017, pasadas las 07:00, el submarino estableció la que sería la última comunicación con la base. Mientras transmitía ese mensaje, el ARA San Juan navegaba por el Golfo de San Jorge después de zarpar de Ushuaia de regreso a Mar del Plata. Según el informe de la Comisión Bicameral Especial Investigadora sobre la desaparición, búsqueda y operaciones del rescate de la nave, el Ministerio de Defensa argentino sostuvo que los problemas en el submarino iniciaron antes de esa jornada.

En la madrugada había un fuerte temporal, por lo que la nave estaba haciendo “snorkel” debido a que había ingresado agua al sistema de ventilación de las tuberías, algo que había ocurrido cuatro meses antes. El agua filtró a la zona de baterías y generó un cortocircuito con un principio de incendio en el tanque de baterías 3, lo que obligó a la nave a salir a la superficie para que los tripulantes controlaran el humo.

AFP / Mara SOSTI

Según las comunicaciones que tuvieron la noche del 14 de noviembre, la tripulación sostuvo que estaba controlado y que el equipo estaba bien. A las 00:58, el capitán de fragata Pedro Martín Fernández  informó que están navegando en la superficie debido al cortocircuito, por lo que le habrían pedido cancelar la patrulla y retornar a Mar del Plata. Fernández señaló a la base que regresarían apenas puedieran volver a inmersión. Sin embargo, desde Mar del Plata, le reiteraron que eligiera “la velocidad y forma de retorno ‘inmersión o en la superficie’”.

A las 8:45 del 15 de noviembre, se perdió todo tipo de comunicación con el submarino y casi dos horas después se registró un evento anómalo. Según el informe del Ministerio de Defensa, después que la nave se sumergió, el hidrógeno acumulado en la zona de baterías generó una explosión que reactivó el incendio, al quedarse sin baterías perdieron el control y comenzaron a hundirse. Desde ese momento ya no se supo más del submarino. La búsqueda partió 48 horas después. En un inicio el gobierno argentino se hizo cargo de estas labores y después colaboraron 13 países –entre ellos EE.UU., Chile, Perú, Rusia y Reino Unido que ayudaron con aeronaves, buques y personal-, que en su mayoría cesaron los trabajos antes de diciembre de 2017, sin tener ningún resultado.

Según AFP, los familiares permanecen hace 12 meses en un hotel en Mar del Plata a la espera de información sobre sus familiares. Ellos rechazan la visita de Macri a los actos y la “falta de acompañamiento” del gobierno. Además, critican a la Armada que dejó de buscar sobrevivientes 15 días después de la desaparición. Esta inquietante espera generó que las familias acamparan 52 días en la Plaza de Mayo frente a la Casa Rosa. La empresa estadounidense Ocean Infinity – la misma que buscó al avión MH370 de Malaysia Airlines perdido- ganó la licitación para la búsqueda del ARA San Juan. El rastreo incluyó la participación de familiares, pero que no tuvo éxito, por lo que esta semana anunciaron la suspensión del operativo de rastreo hasta febrero.

El martes, Graciela Villata, del ministerio de Defensa, informó que las tareas de búsqueda han tenido un costo de US$ 25,5 millones La jueza de la causa, Martha Yáñez, señaló que el mantenimiento de la nave “por razones presupuestarias no estaba a norma”, pero que aún “no tiene un panorama cerrado” de lo que ocurrió.

Seguir leyendo