África: Entre el temor y la acción para detener el avance del Covid-19

Un hombre cubre su cara con una bolsa de basura en el primer día de cuarentena obligatoria en Johannesburgo, Sudáfrica.

El continente registra más de 3.300 casos positivos en 46 países, lo que representa el 0,5% mundial. Algunos países han decretado cuarentena obligatoria ante el aumento de casos, pero los expertos advierten que los africanos no tienen las mismas medidas sanitarias que Europa, ya que enfrentan problemáticas distintas como "conflictos armados, falta de agua y hospitales".




A pesar de la menor distancia con Asia y Europa, el continente africano fue donde el coronavirus se instaló al final. El primer contagio surgió el 14 de febrero, cuando un ciudadano proveniente de China viajó a Egipto para embarcarse en un crucero por el río Nilo. El brote dejó a gran parte de los pasajeros y de los tripulantes de la embarcación como positivos al Covid-19.

Días después, Nigeria declaró “la irrupción de la enfermedad” en África subsahariana. La mayoría de los primeros casos fueron importados, es decir, una persona procedente de Europa, especialmente de Francia, Italia y España fueron vectores del virus. La “bola de nieve” ha ido creciendo y los registros indican que hay más de 3.300 casos activos en 46 países -con alrededor de 500 nuevos casos por día- lo que representa el 0,5% del total mundial.

Un militar resguarda la fila de compradores en las afueras de un negocio antes del inicio de la cuarentena en Sudáfrica.

La pandemia tiene como principal foco brotes en Sudáfrica, con 927 casos positivos; Egipto, con 495 contagios; Argelia, con 367; Marruecos, con 275; Túnez, con 227; Burkina Faso, con 152; Ghana, con 136 y Senegal con 119. En el continente se han registrado 94 fallecidos en 16 países. Las mayores tasas de mortalidad están en Argelia, con 25 víctimas fatales; Egipto con 24, Marruecos con 10 y Burkina Faso con siete.

Los últimos países en confirmar casos positivos a Covid-19 en los últimos días fueron Libia y Mali. Esta última nación es una de las zonas que más preocupa, ya que el domingo se realizarán las elecciones parlamentarias que no fueron canceladas por las autoridades dado que se habían aplazado anteriormente por ataques yihadistas en el país.

Hasta la última actualización publicada en la mañana de hoy, las naciones que aún no registran casos de coronavirus o que no han brindado información son: Sierra Leona, Sudán del Sur, Burundi, Malawi, Bostwana y Lesoto.

Las razones tras las bajas cifras de contagio del coronavirus en África
OMS advierte que África está mal preparada para el coronavirus
África podría tener el 90% de los pobres del mundo para 2030

Medidas sanitarias en el continente

La región alberga a 1.300 millones de habitantes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) defiende que todavía es posible controlar el Covid-19 en África ya que todavía no ha llegado a todos los países de la región y en muchos casos solo se trata de casos importados. Sin embargo, apuntan a que la oportunidad es “limitada” y contrarreloj para “frenar la propagación del coronavirus” en uno de los continentes más pobres y con menor estructura médica del mundo.

Ante el avance del virus, Senegal, Costa de Marfil, Sierra Leona y la República Democrática del Congo decretaron el martes estado de emergencia para adquirir mayores presupuestos y facultades en el control de la población. Otros países instauraron toque de queda, como ocurrió en Nigeria, Burkina de Faso, Mauritania y Argelia.

Un hombre con los brazos arriba ante militares sudafricanos.

Esta semana, Ruanda fue el primer país en adoptar medidas drásticas, como el confinamiento de la población para evitar mayores contagios. A los días se sumaron Marruecos y Túnez. En Sudáfrica, donde el Presidente Cyril Ramaphosa dio negativo a coronavirus, se decretó una cuarentena total que se inició ayer y durará 21 días. Esto, después que el país superara los 900 casos. En una rueda de prensa virtual, el mandatario solicitó apoyo a los líderes del G20 para paliar la crisis sanitaria. Las autoridades sudafricanas siguieron los pasos de Italia y España, ya que solo permiten el funcionamiento de bencineras, tiendas de comestible, farmacias y centros de salud.

A pesar del aumento gradual no todos los países han tomado “medidas fuertes” pars enfrentar al virus surgido en Wuhan, China. Uganda registró el primer caso de coronavirus el sábado y el miércoles el gobierno ordenó la suspensión del transporte público por 14 días, mientras suman 18 contagios. En el caso de Gambia, que tiene tres casos positivos, congeló los precios de los insumos de primera necesidad desde el 18 de marzo pasado.

La mayoría de las naciones comenzó a cerrar sus fronteras y prohibió el ingreso de vuelos internacionales, como es el caso de Eritrea, que impuso un veto a los viajeros después que en las últimas horas confirmaron cinco casos nuevos en su mayoría eran ciudadanos que provenían de Dubai, y el país alcanza los seis casos. En Ghana, el mandatario Nana Afufo-Addo decretó el cierre total de fronteras, de los colegios y el cese de reuniones en lugares públicos.

Mascarillas con diseños africanos.

Aunque los países africanos están siguiendo los protocolos establecidos a nivel mundial, la preocupación se centra en que ante el cierre de comercio y posibles confinamientos, muchas personas con temor a enfermarse han decidido trasladarse a sus ciudades de origen o zonas rurales, generando un movimiento que podría causar el efecto contrario y potenciar los contagios, como ocurrió con el ébolas entre 2014 y 2016.

Además, en Zimbabwe y Kenia funcionarios de la salud han iniciado huelgas y rechazan tratar a pacientes sospechosos, ya que denuncian que el gobierno no les ha entregado los insumos básicos para protegerse de contagios. Las cifras del continente preocupan a los expertos, ya que la región alberga al 16% de la población, pero solo destina el 1% del PIB en gastos sanitarios, lo que implicaría una posible escasez de guantes, mascarillas, respiradores mecánicos y camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) si los contagios siguen en aumento.

Según Bloomberg, África tiene dos médicos por cada 10 mil personas. En Italia, em cambio, hay 41 especialistas para la misma cantidad de personas.

¿Qué viene para África?

Expertos africanos en conversación con el diario El País alertan que África no puede tomar los mismos resguardos sanitarios que en Europa, Asia o América Latina, ya que la diversidad de culturas y problemáticas sociales podrían generar un efecto adverso en la lucha contra el Covid-19.

“Cuando en una misma casa o lugar viven decenas de personas, no es lógico que se confinen todas si hay un infectado, sino que parece más sensato dejarlas salir que encerrarlas”, revelan los especialistas. “Hay países con conflictos armados, poblaciones sin acceso al agua u hospitales, sino también un gran número de desplazados”, agregan.

Residentes del barrio Hillbrow en el centro de Johannesburg se vuelcan a los balcones ante el inicio de la cuarentena obligatoria.

Justamente Uganda anunció que no aceptará solicitudes de asilo ni refugiados durante 30 días para evitar contagios en el país, mientras en Libia, que vive una violenta guerra civil, se pactó un alto el fuego para permitir el ingreso de ayuda ante “el avance del coronavirus”.

Una esperanza y un temor para los africanos es que la región tiene una larga experiencia en la lucha contra enfermedades infecciosas, como el ébola y la malaria, lo que les otorgaría una mayor experiencia para enfrentar el coronavirus, pero también recuerda las dificultades de los gobiernos en crisis sanitarias anteriores.

La epidemia del ébola azotó a Liberia entre 2014 y 2016, donde se registraron 4.800 fallecidos. Por esto el gobierno limitó los viajes provenientes de países con contagios de Covid-19. Según El País, el coronavirus podría golpear al “precario sistema sanitario” de Liberia, como el de otras naciones de África del Oeste y que el país sea “incapaz de responder a la pandemia”.

Comenta