Antes del fail: Cuando Macri fue modelo para la derecha chilena

Hoy encara las presidenciales de dos meses más con un innegable sabor a derrota. Pero después de conquistar la Casa Rosada el 2015, el hoy arrinconado mandatario argentino "inspiró" tips de campaña a Sebastián Piñera para la contienda electoral de 2017, y también a sus contendores en aquellas primarias, los senadores Manuel José Ossandón (RN) y Felipe Kast (Evópoli).




La fascinación que los políticos de derecha y centroderecha sintieron en su día por David Cameron y otros referentes internacionales (sin ir tan atrás como a las biografías y discursos de Winston Churchill) viró, hacia fines de 2015, a la campaña presidencial que instaló a Mauricio Macri en la Casa Rosada. Fuera de la amistad con él que el Presidente Sebastián Piñera ha exhibido muchas veces, y de rasgos afines, la victoria del millonario ingeniero sobre Daniel Scioli atrajo la atención en Santiago. Fue comidillo en la clase política que venía de salir de La Moneda por la puerta chica luego del segundo triunfo de Michelle Bachelet, y un par de años después ese mismo sector lo miró como modelo cuando se preparaba para tratar de volver a Palacio.

Para las primarias de Chile Vamos de 2017, la factoría detrás de aquella victoria del ex presidente de Boca Juniors "inspiró" de una u otra forma a los equipos de Piñera y de sus contendores, los senadores Manuel José Ossandón (RN) y Felipe Kast (Evópoli). Estilos, mensajes, trucos, uso de redes sociales y de big data, viajes, reuniones, consejos atendidos y desatendidos. Hoy, el olor a derrota que tienen para Macri las presidenciales de octubre -luego de su serio revés en las primarias del fin de semana- no solo ha activado la advertencia en La Moneda de que el buen o mal manejo de la economía pueden arriesgar la sucesión. También ha activado la memoria, o al menos parte de ella, de quienes vieron en el argentino un ejemplo de cómo ganar una elección... aunque mirándolo ahora no parezca haber servido de tanto.

Fuera de los contactos personales de Piñera, en su equipo de campaña uno de los nexos fue su asesor de marketing Andrés Chadwick Costa (hijo del ministro del Interior). Él había viajado a ver in situ cómo lo hacía la gente de Macri el 2015, y uno de sus vínculos los hizo a través de Marcos Peña, después jefe de gabinete de Macri. También se prestó mucha atención al uso y manejo de redes sociales que hizo el staff del argentino.

En su día se destacaron los paralelos entre los "puerta a puerta" chilenos y los "timbrazos" argentinos, esas visitas en terreno en que el candidato busca la cercanía, esa empatía personal a veces esquiva. En ciertos aspectos hubo tal sintonía, que los equipos de campaña piñeristas, partiendo por el entonces candidato, querían "importar" desde Buenos Aires para reforzar la contienda al ecuatoriano Jaime Durán Barba, uno de los principales y entonces más celebrados asesores de Macri. Sin embargo, la visita no se concretó para la campaña de segunda vueta del 2017.

Después, ya en La Moneda, el gobierno de Piñera contrató por menos de un año (2018) los servicios del entonces Sub30 Facundo Corsi -ex consejero digital de Macri- como coordinador de redes sociales. Con todo, algunos de quienes participaron en la campaña piñerista creen que "se exagera un poco la influencia de la campaña de Macri; se miró, se consultó, se tomaron algunas cosas, pero el Presidente tenía una visión propia bastante clara".

En el mismo equipo recuerdan que Durán Barba sí se reunió con el Evópoli Felipe Kast, quien el 2016 declaraba entusiasta que "en el estilo de campaña que ocupó Macri para poder vencer a los Kirchner, tarea que parecía imposible, hay mucho que aprender". Ese año, el hoy senador y su círculo describían redes con Macri y los suyos.

"Estamos en conversaciones con ellos para tratar de llegar a un acuerdo y que se puedan sumar a nuestro equipo de campaña", decía entonces Kast, quien había viajado a Buenos Aires en octubre de 2016. Fue invitado a reunirse con cercanos a Macri. Hoy, el senador Evópoli dice a La Tercera PM que "tuve contacto con el presidente del partido PRO, Humberto Schiavoni, con quien generamos lazos con Evopoli, pero no tuve contacto con el equipo de Macri", ni tampoco con Peña.

"El gran error que cometió Macri es no haber estado dispuesto a tomar decisiones económicas difíciles", agrega, en alusión a las críticas sobre su opción gradualista, y recalca que Argentina "sigue siendo una economía absolutamente proteccionista". Kast expresa que "su campaña fue muy buena, en ese entonces logró conectarse con el mundo despolitizado, frente a una campaña kirchnerista que usaba mucho la política antigua, de guerrilla, agresiva. Su gobierno ha sido infinitamente superior. Pero Macri ha tomado decisiones tardías".

Ossandón y el modelo del "aval social"

Ossandón también fue a tomar cursos intensivos a Buenos Aires, pero no tanto para la primaria, sino para la primera vuelta. El senador RN era entonces un archirrival de Piñera, y tras su derrota en las internas hubo que hacer las paces, pero no gratis: condicionó su apoyo a cambio de concesiones programáticas.

Para eso miró el modelo de Elisa Carrió, quien había perdido el 2015 las primarias contra Macri. Ossandón -cuenta- tenía entonces contacto y amistad con el entonces presidente del Senado argentino, Federico Pinedo, y otros dirigentes. "Estaba esta fiebre porque Macri había ganado", recuerda y "les dije: más que ver la forma en que ganaron ustedes, vengan ustedes a ver, porque les va a pasar lo mismo que Piñera I, van a perder el gobierno".

En una segunda visita, esta vez junto al también senador Andrés Allamand -y sus esposas-, Ossandón volvió a reunirse con Pinedo y otros, y se impuso de las particularidades del tándem entre Macri y Carrió, que pese a ser adversarios, unieron fuerzas. Al ex alcalde de Puente Alto le gustó eso de que ella se presentara como el "aval social" de un millonario como Macri, alguien "que lo iba a apoyar mientras hiciera las transformaciones importantes".

De vuelta en Santiago, el senador cuenta que fue invitado a almorzar "en Apoquindo 3000 por el Presidente Piñera, estaban Samuel Valenzuela, Patricio Navia, Gonzalo Blumel y Andrés Chadwick. Les dije que mi apoyo tenía que ser conceptual, como aval social, quitarle las banderas a la izquierda. Él me contestó que no necesitaba ningún aval, pero sin usar esa palabra, y luego aceptó mis condiciones e hicimos un acuerdo muy parecido al de Carrió con Macri. Fue un muy buen modelo".

Eso sí, dice que el modelo de Macri en sí mismo "no le sirvió mucho acá, porque el Presidente Piñera tenía fortalezas y una realidad distinta, porque la Presidenta Bachelet tenía la grande en la parte económica. Por eso, si el Presidente tiene ahora problemas en esa área, al igual que Macri también le puede pasar la cuenta". Y sobre la debacle de Macri allá, observa que "una cosa es una campaña y otra gobernar".

Comenta