Tercera PM

Presenta:

Autoridad ambiental arremete contra viña de Raimundo Valenzuela: Arriesga multa de hasta US$8,6 millones por erosión de suelos

Autoridad ambiental acusa a viña controlada por Raimundo Valenzuela de verter riles de la producción de vino en suelos el sector de Pulmodón, comuna de Sagrada Familia, Región del Maule. La compañía se defiende y asegura que el sistema de evaluación ambiental es engorroso y no se pone al día con el desarrollo de la industria viñatera.


No sólo en Quintero y Puchuncaví están puestos los ojos de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA). El pasado lunes, la autoridad formuló cargos en contra de R y R Wine, grupo viñatero controlado por el empresario y activo inversionista de la bolsa, Raimundo Valenzuela, más conocido en Sanhattan, como ‘Paila’.

Se trata de una resolución muy compleja dada la gravedad de las infracciones que describe. Ejemplo de ello es que la compañía arriesga no sólo una multa máxima de hasta 10.000 Unidades Tributarias Anuales (unos US$8,6 millones), sino que hasta perder el permiso ambiental de su proyecto denominado  “Sistema de tratamiento y disposición de Riles Bodega de Vinos Alejandra Valenzuela Reymond”, ubicada en el sector de Pulmodón, comuna de Sagrada Familia, Región del Maule.

En el escrito, que consta de 53 páginas, la SMA acusa a R y R Wine de modificar la plata de tratamiento de residuos industriales líquidos de la bodega de vinos, sin contar con resolución de calificación ambiental que lo autorice. Más aún, para la autoridad la compañía “aumentó el caudal de disposición de riles autorizado, en período de vendimia”.

A las infracciones consideradas por la autoridad ambiental como gravísimas, se suma la “generación y disposición de lodos en forma diferente a lo autorizado y la construcción y operación de una planta de tratamiento de aguas servidas de tipo lodos activos, cuyas descargas se realizan a través de drenes de infiltración”. También acusa un  “aumento del área de disposición de riles mediante riego” y sostiene que “conforme a lo indicado por el titular, se han procesado 62,5 millones de kilógramos de uvas, produciendo un total de 41.056.797 litros de vino, y 65.691 m3 de riles, generando más de 60 millones de litros adicionales respecto a lo evaluado ambientalmente”, advirtió la autoridad ambiental.

En total seis son las infracciones que habría cometido la compañía según la resolución de la SMA. Tres de las cuales serían leves, pero una de ellas gravísima y dos graves.

Entre la serie de documentación gráfica que adjuntó en su formulación de cargos, la autoridad adjuntó fotografías que dan cuenta del aumento de la producción de residuos líquidos en forma considerable, lo que ha provocado que sectores cuenten con vegatación muerta, sectores sin vegetación, suelos saturados y con signos de erosión.

Por lo pronto, R y R Wine cuenta con un plazo de 10 días hábiles para presentar un programa de cumplimiento, y de 15 días hábiles para formular sus descargos, ambos plazos contados desde la notificación de la resolución.

El origen

R y R Wine fue fundada en 1993 por Raimundo Valenzuela, ex general general de Viña Santa Rita. Al interior del grupo viñatero de la familia Claro Vial, “Paila” aprendió y fomentó sus bases para el negocio vitivinícola.

“R y R se ha comprometido exclusivamente a la producción y exportación de vinos varietales chilenos a granel, lo que nos permite ofrecer a nuestros clientes solo la mejor selección de nuestros vinos, y no los vinos restantes que no han sido embotellados”, sostuvo la compañía a través de su página web corporativa.

Pero Valenzuela también ha sabido de victorias y celebraciones. En 2016, La Moneda Revera Malbec (2015), vino que produce la bodega, fue escogido por en la de Decanter World Awards, como el mejor tinto del mundo en la categoría de menos de 15 libras.

“El sistema presenta unas burocracias enormes”

En conversación con La Tercera PM, Matías Lecaros, socio de R y R Wine, defendió su operación ante la arremetida de la SMA.

“El sistema (SEIA) presenta unas burocracias enormes y en el fondo la falta gravísima que tengo, en el fondo es una falta documental dado que nuestra planta ha crecido, que debiera ser una buena noticia para Chile, y para todos. Compramos más uva, y la planta crece y en la medida en que aumento mi capacidad para no contaminar, pero en condiciones reales no contaminamos y no tiramos derrames sobre los cauces superficiales. Entonces, al final mi falta es una falta administrativa, por un sistema que es engorroso, lento y que no se pone al día con respecto de la velocidad de las empresas”, sostuvo el directivo.

¿Cómo responde a las acusaciones de verter riles sobre el suelo? La SMA incluso adjuntó fotografías de aquello.

“Eso es porque dispusimos sobre una superficie regada por aspersión hace tres años atrás, y ese sistema de riego lo cambiamos, producto que el riego era por aspersor se compactaba el suelo y no infiltraba. Lo que hicimos fue instalar riego por goteo y un bosque de eucaliptus que succiona el agua, pero en el fondo me adapto a condiciones de crecimiento en función de mi crecimiento. Por su puesto que no vierto sobre derrames superficiales”

Pero dice la SMA, que ustedes lo han hecho.

Pero no derramo sobre eso.

Seguir leyendo