La batalla de San Ramón: las apuestas de la oposición y Chile Vamos para desbancar a Aguilera

MIGUEL ANGEL AGUILERA (46005506) (1)

Actual edil -que tiene un requerimiento de destitución abierto en el Tribunal Electoral por faltas a la probidad- buscará la reelección como independiente tras haber sido expulsado del PS hace dos años por motivos de corrupción. En la oposición y el oficialismo reconocen que si bien se trata de una contienda cuesta arriba por el apoyo que Miguel Ángel Aguilera sigue teniendo en el territorio, tanto Unidad Constituyente, el Frente Amplio y Chile Vamos buscarán desplazarlo en los comicios de abril.




Un objetivo tienen en común cinco de los candidatos que competirán por el sillón municipal de San Ramón en los comicios del 11 de abril: derrotar a quien ha ejercido el cargo desde 2013 y buscará una nueva reelección, el actual alcalde Miguel Ángel Aguilera.

El exsocialista, quien fue expulsado del PS en octubre de 2017 tras conocerse denuncias en su contra por la contratación de funcionarios ligados al narcotráfico, se impuso en los comicios de 2016 con el 70,3% de los votos y esta vez competirá como independiente para liderar la comuna de la zona sur de Santiago por un nuevo periodo.

Su aspiración se da pese a que el jefe comunal mantiene pendiente un requerimiento de destitución en el Tribunal Electoral, que fue presentado por tres concejales en septiembre del año pasado por eventual “notable abandono de deberes y faltas a la probidad”, tras conocerse un preinforme de Contraloría -publicado por CiperChile- que detectó que el municipio contrató entre 2014 y 2019 a cerca de 60 personas con antecedentes penales. Y, además, luego de que el Consejo de Defensa del Estado ampliara en enero de este año una querella en su contra por presunto fraude al fisco en el marco del programa Chile Crece Contigo.

Pese a eso, el edil logró inscribir su candidatura con más de 1.500 firmas ante el Servicio Electoral y, de acuerdo a distintas fuentes de la comuna, seguiría liderando las encuestas de cara a los comicios de este año. Y aunque en la oposición y el oficialismo reconocen que no es una tarea fácil derrotar al exsocialista, todos los sectores de la centroizquierda pusieron sus cartas a competir y Chile Vamos también hizo su apuesta.

Se trata de los actuales concejales Genaro Balladares (independiente), Gustavo Toro (DC) y David Cabedo (RN), el militante de Convergencia Social, Miguel Ángel Bustamante y el independiente Miguel Pino Leyton.

En el caso de Unidad Constituyente, el Partido Socialista optó por no presentar competencia a su exmilitante. Desde ese pacto reconocen que durante las negociaciones para determinar las candidaturas a alcaldes, en la mayoría de las colectividades no había ánimo para inscribir una candidatura contra Aguilera. Sin embargo, fue la DC el partido que finalmente solicitó quedarse con ese cupo para competir en esa compleja carrera.

Pese a las complicaciones que ha significado la vinculación de Aguilera con el PS, entre los socialistas aseguran que la decisión de la colectividad no radicó en evitarle competencia al alcalde, sino en el hecho de que no tenían un candidato natural en la zona que tuviese la capacidad de vencer al actual jefe comunal. Además, las mismas fuentes agregan que desde el inicio de las tratativas con sus socios el PS confirmó que no tenía interés en disputar ese sillón municipal.

La carta democratacristiana -quien fue nombrado en su cargo luego de que destituyeran al exconcejal PS José Miguel Zapata por faltas graves a la probidad- es, según indican en el bloque, la figura “más fuerte” para competir contra el actual jefe comunal. Pese a esto, el edil tendría la complicación de no haberse enfrentado nunca antes a una elección.

“En la contienda de San Ramón se pone en juego la democracia, atendiendo los hechos de corrupción y vínculos de narcotráfico en la municipalidad, donde los candidatos que somos opositores a la actual alcaldía, debemos tener la capacidad de enfrentar el cáncer que aqueja a la comuna”, sostiene Toro.

En el Frente Amplio alcanzaron un acuerdo para que el tecnólogo médico y militante de Convergencia Social, Miguel Ángel Bustamante, represente al bloque en esa elección. En esa coalición destacan la labor “ciudadana” y el activismo por la salud del candidato y sostienen que la carta frenteamplista representaría “la novedad” para alcanzar el municipio.

“Es una elección súper abierta, porque Aguilera está demasiado cuestionado. Hay una voluntad de cambio tremenda en los vecinos que se palpa en los puerta a puerta, la gente no quiere más. Pero también sabemos que él tiene su base clientelar bien firme, nosotros calculamos que debe tener un piso de unos 5.000 votos”, asegura Bustamante.

A diferencia de la centroizquierda, en Chile Vamos lograron tener una carta única de todo el sector. El actual concejal RN e hijo de quien dirigió el municipio entre 1984 y 1992, será quien representará a la derecha en una zona que históricamente se ha inclinado por la centroizquierda.

Cabedo reconoce que “es efectivo que el alcalde Aguilera en la última elección sacó cerca del 70%, pero si miras las estadísticas, también ha sido la elección municipal donde menos gente votó. Si uno analiza los números, es como una locura querer competirle a un alcalde con ese respaldo, pero el triste espectáculo que ha dado durante su gestión, teniendo un jefe de gabinete con tobillera electrónica, con un jefe de seguridad que compraba balas al narcotráfico, más de 60 personas con antecedentes penales, ha hecho que la gente de la comuna esté aburrida de que esos personajes estigmaticen nuestra comuna”.

El concejal asegura que sus posibilidades radicarían en la división opositora en la zona. “Yo estoy convencido de que voy a ganar. Al desprestigio de la gestión de Aguilera, se suma el hecho de que la izquierda lleva cinco candidatos por lo que debería haber una dispersión de votos importante del electorado”, afirma.

Por su parte, el actual alcalde -si bien no cuenta con el apoyo explícito de la tienda socialista- sí mantiene importantes redes con ella. Su hermana Mónica Aguilera es consejera regional por el PS y miembro del comité central, mientras el miembro del tribunal supremo del partido Iván Aravena es también funcionario de San Ramón.

“(...) Mi deseo para repostularme, va en la dirección de continuar avanzando en mejorar la calidad de vida de las personas que me han entregado su cariño y confianza, a la cual me debo como vecino y alcalde, por ello tengo grandes proyectos por los cuales seguir trabajando, que van enfocados en seguir cuidando y mejorando la calidad de vida de las personas de San Ramón”, afirma el alcalde Aguilera.

Y agrega que sus críticos “han formado parte o se han convertido en cómplices de brutales y aberrantes montajes políticos similares a los mejores tiempos vividos por la dictadura para desinformar y acometer mediante el engaño en contra de nuestros sectores progresistas. Cada uno de los reportajes cayeron frente a la objetividad de las investigaciones realizadas por los fiscales, prueba de ello son las sentencias condenatorias, de hace más de dos años, respecto de todos los que se vieron involucrados en hechos ilícitos derivados del narcotráfico y en la que nunca fui siquiera citado a prestar alguna declaración ante el ministerio público, lo que demuestra claramente el montaje del que fui víctima”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.