¿Cambio de gabinete?

28 DE JUNIO DE 2022 / ARICA El Presidente Gabriel Boric Font, encabeza el Consejo de Gabinete Regional. FOTO: SALVADOR PEDRINI/ AGENCIAUNO

Artificiales o no, cada uno de los gaffes y complicaciones que ha enfrentado al gobierno no solo han disminuido su valoración, sino que, además, han contribuido al desplome en las posibilidades del Apruebo. Si bien la Convención y los convencionales han hecho mérito para perder el favor popular, cualquier análisis estadístico muestra que la relación entre ambas evaluaciones, gobierno y proceso constituyente, están intrínsecamente entrelazadas.




“No puede dejar que la ansiedad por la encuesta semanal guíe el actuar del gobierno”, afirmó el Presidente Boric desde Arica, notificando su decisión de no cambiar el gabinete antes del plebiscito. Valiente, dirán sus más fervientes partidarios; intransigente, sus más recios contradictores. Lo cierto es que, más allá de la distancia o cercanía que uno tenga, el Presidente despliega una profunda convicción en defender una decisión que tendrá importantes consecuencias en las definiciones electorales de los próximos meses.

En 100 días, el Presidente Boric rompió todos los récords: pasó de ser el Mandatario más votado de nuestra historia, a convertirse en el más detestado en sus primeros meses de gobierno. La última encuesta Pulso Ciudadano indica que sólo uno de cada cuatro chilenos valora su gestión, mientras que la Cadem afirma que dos de cada tres chilenos la reprueban. Lo propio ocurre con Izkia Siches que, luego de auto percibirse como una “madre que cuida a su país”, se está pareciendo cada día más a la suegra que ahuyenta a los chilenos. Misma suerte corre el ministro Jackson que, pese a ir poco al Congreso, no es recibido muy amistosamente por los parlamentarios oficialistas. Son ellos, entre otros, los emblemas de un gobierno fracasado, cuyas medidas y propuestas apenas se despliegan, mientras sus gruesos errores y confusas anécdotas ocupan horas de televisión y ríos de tinta en la prensa.

Artificiales o no, cada uno de los gaffes y complicaciones que ha enfrentado al gobierno no solo han disminuido su valoración, sino que, además, han contribuido al desplome en las posibilidades del Apruebo. Si bien la Convención y los convencionales han hecho mérito para perder el favor popular, cualquier análisis estadístico muestra que la relación entre ambas evaluaciones, gobierno y proceso constituyente, están intrínsecamente entrelazadas. Además, es evidente que quienes han liderado el trabajo de la Convención y que incidieron en el resultado final que será sometido a referéndum, están íntimamente relacionados con el gobierno y son portadores de su mandato y orientaciones.

¿Se explica el hundimiento del Apruebo por el fracaso coyuntural del gobierno? ¿Sería un triunfo del Rechazo atribuible a la mala evaluación que puede sostener el gobierno en los próximos meses? Las respuestas no son concluyentes, pero nadie podría negar que un gobierno mejor posicionado contribuiría mucho a mejorar la percepción del Apruebo.

Lo que es indudable, desde la perspectiva del Presidente, es que el próximo 4 de septiembre su sector se juega una de las elecciones más consecuenciales de la política reciente y que él, en su condición de Presidente, pasará a la historia como aquel que posibilitó la reforma más radical a nuestra institucionalidad vigente o, a contrario sensu, lideró la farra política más monumental de la que tengamos memoria.

“En política, la duda debe seguir a la convicción como una sombra”, afirmaba Albert Camus, máxima que el propio Presidente usa como frase de cabecera. ¿Y si un cambio de gabinete permitiera dar un reimpulso al Ministerio del Interior en su desigual batalla contra la inseguridad o un cambio en Segpres mejorar sustantivamente las relaciones con el Congreso a la hora de discutir las reformas claves que se presentarán al Congreso antes de Septiembre? ¿Y si el sacrificio temporal de sus colaboradores más leales terminara inclinando la balanza hacia el Apruebo? Al menos, da para pensar en un cambio de gabinete.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.