Tercera PM

Presenta:

Caso Salosny: ¿Afectan los errores de la vida privada a los rostros de TV?

Autor: P. R.

Katherine Salosny. Foto: Archivo.

Casos como el de Martín Cárcamo o recientemente, lo ocurrido con Katherine Salosny, parecieran no impactar en gran medida sus carreras, humanizándolos y retribuyendo rating a sus canales.


La polémica que ha envuelto a la animadora de TVN Katherine Salosny esta semana, trae a la memoria numerosos episodios en que importantes “rostros” de TV incurrieron en faltas o delitos, y cómo estos episodios de su vida privada fueron abordados por sus propios canales y, finalmente, por la audiencia.

Uno de los más recordados es el de Martín Cárcamo, animador de Canal 13 y quien en 2013 fue detenido y formalizado por conducir en estado de ebriedad. Al finalizar la temporada de su programa Vértigo, y previo al inicio de sus vacaciones, Cárcamo participó de una fiesta que celebraba el fin del ciclo del espacio televisivo. Tras esos festejos, fue abordado por Carabineros, y tras un examen, se estableció que conducía con 1,62 gramos de alcohol en su sangre, es decir, manejaba en estado de ebriedad. Su falta se veía más cuestionada aún, considerando su participación en una campaña del Ministerio de Transportes de 2011, que promovía la prudencia al conducir para Fiestas Patrias.

Tras el escándalo, en materia legal, el animador aceptó una salida alternativa ofrecida por el Ministerio Público frente a su delito: se suspendió su licencia de conducir por dos años, pagó una multa de 2 UTM, y firmó bimensualmente en Carabineros por un año.

En pantalla, Cárcamo siguió como conductor del matinal Bienvenidos, y siguió siendo el animador de Vértigo en las siguientes temporadas, hasta este año. Hoy, además, es el animador del prestigioso Festival de Viña del Mar 2019.

Posteriormente, en el mismo programa Vértigo, se enraizó la broma sobre el consumo de alcohol del animador, sobre todo en las rutinas del cómico Yerko Puchento. “Cuando ocurrió lo de Martin, inmediatamente se empezó a bromear sobre el tema”, recuerda el periodista y crítico de Espectáculos, Rodrigo Munizaga. Algo similar recuerda con el caso del futbolista Arturo Vidal, quien chocó su Ferrari en 2015 manejando en estado de ebriedad.

“La tv chilena ha abordado estos temas de manera bastante hábil, bastante blanda, y poco castigadora porque finalmente los favorece”, analiza el publicista Cristian Leporati. “También es la figura del ‘ángel caído’ que después se recupera: lo perdona la sociedad, el canal, y vuelve en gloria y majestad, con más rating”, agrega.

Cárcamo, de hecho, apareció por primera vez tras el escándalo en una extensa entrevista con su compañera de labores, Tonka Tomicic, donde hizo su mea culpa. “Tengo que asumir este error grave, es una irresponsabilidad”, declaró en la conversación, que fue emitida en el matinal Bienvenidos.

Una estrategia similar se vio esta mañana en el matinal Muy buenos días, de TVN. Salosny declinó hablar con la prensa –como comentó a La Tercera cuando se tomó contacto con ella-, luego de ser detenida este miércoles por manejar en estado de ebriedad. Sin embargo, accedió a una entrevista íntima con la conductora de Muy buenos días, María Luisa Godoy. En la conversación, emitida esta mañana en el matinal, tuvo la oportunidad de relatar  los hechos previos a su detención. “Fui al estreno de una obra de teatro. Había un cóctel donde había champaña. Saludé a mis colegas después de la función y salí, me subí a mi auto y estaba Carabineros haciendo un control de rigor”.

Y aprovechó la instancia para sincerarse con el público: “Hago un mea culpa, tengo plena conciencia del error que cometí. Es un delito. Estas son las consecuencias de haber transgredido esa  ley”, declaró la comunicadora. Y continuó: “No hay nada que justificar. Hay que asumir el error, y las consecuencias que esto también implica. Me tiene que citar a la Fiscalía y luego ver las sanciones que hay que cumplir”.

El caso de Salosny también podría quedar en el pasado prontamente: pocas horas después de que la polémica salió a la luz, el canal lanzó un comunicado. “TVN comprende que la situación reviste gravedad y, aunque apoya humanamente a Kathy Salosny, espera que enfrente lo que corresponde mientras se desarrollan los pasos procesales pertinentes”, decía el texto.

“Cuando ocurre eso, cuando es tan rápido, acortas el periodo en que la gente está hablando sobre el tema. Pasó ayer, y TVN ya puso paños fríos. Además viene un fin de semana largo, entonces este tema ya pasó”, comenta Munizaga.

Pues aunque Salosny fue alejada de pantalla ayer y esta noche en su late, No culpes a la noche -siendo reemplazada por Ignacio Gutierrez-, volverá la próxima semana. Su programa, además, ya estaría confirmado para regresar en 2019 luego de un receso veraniego.

Otro factor que influye, y no menos importante, es el cariño que el público tiene hacia el personaje en cuestión. “Arturo Vidal, por ejemplo, es un tipo muy querido, y se le perdonó muy rápido”, recordó el crítico. No ocurrió así con el conductor de TV, Pablo Mackenna, panelista del desaparecido programa Caiga quien caiga y quien fue detenido por conducir ebrio en más de una oportunidad.

En el análisis, Munizaga considera relevante otra arista: cómo es el tratamiento que se da cuando el problema afecta a un hombre o a una mujer famosa. Algunos de los casos que vienen a su memoria son los de las actrices Daniela Ramírez (Amanda) –detenida en 2012 por coducir e estado de ebriedad-, o Sigrid Alegría (Mamá mechona), que en 2007 impactó su vehículo contra una vivienda al ir manejando bajo la influencia de drogas.

“A ellas les dieron durísimo y el tema estuvo durante un montón de semana en la agenda. Me da la sensación que socialmente se enjuicia mucho más que una mujer tome y la detengan, a que un hombre como Arturo Vidal o Martin Cárcamo, y se transforma en una broma”, considera el periodista.

Para Leporati es necesario que los rostros de TV estén preparados. “Una persona que entra a trabajar en un canal de tv, que está súper expuesto, y que está generando un discurso hacia la opinión pública, es una persona que debería tener una especie de entrenamiento”, considera. “Deberían ser capacitados, como están capacitados los periodistas en vocerías y cosas así, porque no puede ser que se te pasen estas cosas. Como lo que pasó con lo de Nabila Rifo, pasa porque finalmente no tienen consciencia de lo que están haciendo”, comentó el experto recordando cuando en el matinal Bienvenidos, se reveló parte del informe ginecológico en el caso de agresión contra esta mujer.

A juicio del publicista, además, “la tv trabaja con personas, es imposible controlar también la vida de la persona, del periodista, del animador, del comentarista, del panelista, no puedes controlar todo. Es parte de las caídas normales que puede tener una persona. Y tampoco podrías en términos más morales y éticos no puedes estar cerrando las puertas permanentemente a personas por equivocarse, más allá del rating”.

Seguir leyendo