Colombia se blinda de cara al paro nacional de mañana

COLOMBIA-NATIONAL-STRIKE-PREPARATIONS

FOTO: AFP

La manifestación convocada por movimientos sindicales y de estudiantes tiene como objetivo rechazar el "paquetazo económico" del Presidente Duque. El gobierno ha ordenado el cierre de fronteras y facultará a las autoridades locales a recurrir a toques de queda, restricción a porte de armas y ley seca.




La convocatoria realizada por varias organizaciones sociales en Colombia para un gran paro nacional mañana, tiene a las autoridades colombianas tomando una serie de medidas que permitan garantizar la seguridad.

La manifestación fue organizada por el Comando Nacional Unitario, que incluye a las principales centrales obreras, como la CUT y la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), y se sumaron también el sector estudiantil, pensionados, diferentes movimientos sociales, la Conferencia Episcopal y hasta figuras como el cantante Carlos Vives. El objetivo es protestar contra el "paquetazo económico" de Duque que contempla reformas como la laboral y la de pensiones que incluirían, según sostienen los organizadores del paro, una flexibilización laboral y un debilitamiento del organismo estatal Colpensiones, en favor de los fondos privados de pensiones. También protestan contra la falta de seguridad en ciertos territorios en los que el número de asesinatos a líderes sociales e indígenas ha ido en aumento.

"Tenemos no solamente los sistemas de monitoreo, sino un conjunto de operaciones con la Fuerza Pública que no permitirán actos de vandalismo, ni crímenes que atenten contra los derechos colectivos. Estamos coordinados con alcaldes y gobernadores que nos permitirán garantizar un derecho, pero aplicando la constitución y la Ley", señaló ayer el Presidente Iván Duque.

[caption id="attachment_908428" align="alignnone" width="600"]

FOTO: AFP[/caption]

Así, una de las medidas anunciadas en estos días es el cierre de fronteras con Ecuador, Perú, Brasil y Venezuela a partir de la madrugada de este miércoles hasta las 5:00 am del viernes. Según el director de Migración Colombia, Christian Kruger, la decisión se tomó con el ánimo de "garantizar la seguridad a todas las personas que van salir a marchar para que puedan hacer estos procesos de manera pacífica y tranquila".

También, el gobierno contempla facultar a los alcaldes y gobernadores de las diferentes ciudades del país para tomar decisiones como el toque de queda, la restricción al porte de armas y ley seca.

De todas formas, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, anunció hoy durante la mañana que no habrá toque de queda, ni tampoco una militarización en la ciudad. "Nosotros no hemos solicitado militarizar ni cosa parecida, nuestro Ejercito está en la ciudad, tiene instalaciones en la ciudad, a apocas cuadras hay guardia presidencial, la Brigada XIII del Ejercito estará vigilando algunas instalaciones estratégicas y garantizando que haya una protección adecuada a los diversos edificios públicos", indicó el alcalde.

"No estamos en Suiza"

Otra medida que adoptó el gobierno que generó polémica fue el allanamiento ayer a viviendas de líderes estudiantiles y promotores del paro, además de medios de comunicación independientes como la revista Cartel Urbano. La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, explicó esta mañana que los allanamientos se basaron en informes de inteligencia con el fin de evitar que se registren hechos de violencia durante las manifestaciones. En tanto, el alcalde de Bogotá indicó que la finalidad de estas acciones "no (son) para buscar propaganda, o elementos impresos o cosas así, sino materiales para causar violencia y para generar riesgo a la marcha". "No estamos en Suiza, estamos claramente en un entorno en donde hay una inmensa mayoría de ciudadanos que quiere marchar en paz, pero hay elementos extremistas que han cometido violaciones a la ley y actos terroristas", agregó Peñalosa.

[caption id="attachment_908433" align="alignnone" width="600"]

FOTO: AFP[/caption]

Pese a que este paro fue convocado a inicios de octubre, el gobierno colombiano teme que se repliquen hechos de violencia como los ocurridos tras las manifestaciones de Chile, Bolivia y Ecuador. Para algunos expertos, estas medidas y los allanamientos respondan a una paranoia generalizada. "Son medidas que propagan aún más el miedo y un estado de mayor polarización alrededor de la manifestación. Ver militares en la calle a la gente le preocupa. Esas acciones más que calmar y más que apuntar a la seguridad, lo que han provocado es un estado de paranoia en la población", indica a La Tercera PM, el analista colombiano Mauricio Jaramillo.

El expresidente Álvaro Uribe, actual jefe del partido de gobierno Centro Demócratico, señaló que este paro "hace parte de la estrategia del Foro de Sao Paulo que intenta desestabilizar a las democracias de América Latina". "Esto ya es una estrategia conocida de varios gobiernos de endilgarle a actores externos las movilizaciones, lo hizo Lenín Moreno en Ecuador, lo hace Maduro todo el tiempo con la oposición venezolana. Muchos consideran que sí hay una violencia generalizada, y eso le daría la razón al gobierno en cuanto a que los manifestantes son violentos, que está el interés de boicotear el gobierno. Al gobierno le preocupa que si la manifestación es muy masiva haya un antes y un después", dice Jaramillo.

En las últimas horas Migración Colombia informó la expulsión de 24 ciudadanos extranjeros, en su mayoría venezolanos, bajo el argumento de posibles sabotajes a las marchas. De todas formas, el subdirector de la Policía de Colombia, el general Mauricio Moreno, dijo que no tiene identificado un plan o una estrategia organizada por ciudadanos extranjeros para sabotear las manifestaciones de mañana.

Comenta