Tercera PM
Presenta:

Comienza el fin de la PSU: La disputa de los rectores por influir en el futuro sistema de admisión superior

Autor: Carlos Said

Este martes y miércoles, las instituciones votarán para designar a quienes construirán el nuevo modelo de acceso a la educación superior. Federico Valdés, Rubén Covarrubias y Ennio Vivaldi son algunos de los candidatos.


La Ley de Educación Superior, promulgada en 2018, ordena la creación de un nuevo sistema de admisión para los estudiantes, que reemplace al actual modelo de la PSU que administra el Consejo de Rectores (Cruch), y que tendrá su última versión este año 2019. El proceso de cambio parte esta semana: serán elegidos los integrantes de las comisiones que decidirán cómo será el futuro modelo.

El nuevo sistema de acceso estará instalado en la Subsecretaría de Educación Superior, también próxima a ser creada, y contendrá dos subcomités: uno para el mecanismo de admisión de alumnos en las universidades estatales y privadas, que estará compuesto por cinco rectores del Cruch, dos rectores de universidades privadas y el subsecretario del ramo; y otro para la admisión en los centros de formación técnica e institutos profesionales, conformado por tres rectores de CFT estatales, tres rectores de CFT e IP privados y el subsecretario.

Este martes y miércoles, los mismos rectores votarán para designar entre ellos a los integrantes, para lo cual tuvieron que inscribir candidaturas en un escrutinio que genera dudas y críticas entre estas mismas autoridades, porque no saben, por ejemplo, qué instituciones están habilitadas para votar.

Por ejemplo, las universidades privadas deben votar este martes a las 9:00 horas, y La Tercera PM logró confirmar la candidatura de dos rectores: Federico Valdés, de la U. del Desarrollo, y Rubén Covarrubias, de la U. Mayor. Pero de las 27 universidades privadas que podrían votar, no se sabe cuáles lo harán, porque para participar, deberán “remitir la manifestación de voluntad de adscribir al Sistema de Acceso”, el que todavía no ha sido creado y del cual no se sabe cuántas instituciones se quieren sumar.

En ese sector, la conformación de esos subcomités es vista como de gran relevancia. El rector Valdés dice que “desde hace un año participo en el Directorio del Sistema Único de Admisión (SUA, que administra actualmente la PSU), donde me he formado una impresión de las fortalezas y debilidades del sistema actual. Me interesa seguir aportando en el desarrollo del nuevo sistema”. Y Covarrubias plantea que su institución “tiene los conocimientos y experiencia en todos los modelos de admisión, porque tenemos alumnos diurnos, vespertinos, de modalidad online, por lo que podemos aportar al nuevo modelo”.

Entre las 29 universidades del Cruch, que votarán el miércoles, el panorama es menos claro. Tendrán cinco cupos, por lo que su peso será casi absoluto frente a los dos planteles privados, pero deben conjugar requisitos extra, como que haya tres puestos para planteles de regiones y tres para planteles estatales, por lo que no hay acuerdo entre ellos sobre quiénes deben estar.

Las universidades estatales definirán horas antes de la votación a quienes postularán, pero ya acordaron que deben estar Ennio Vivaldi, de la U. de Chile, y una universidad del norte y otra del sur. Entre los planteles públicos no estatales, agrupados en el G9, es todavía más complejo porque asumen que podrán integrar a dos rectores, pero también deben dialogar con los dos rectores de planteles no estatales que se integraron recién al Cruch: Carlos Peña, de la U. Diego Portales, y Eduardo Silva, de la U. Alberto Hurtado.

“Buscaremos un equilibrio y una representación territorial adecuada, pero tienen que ser instituciones con experiencia en materia de admisión”, dice Óscar Galindo, rector de la U. Austral y vocero del G9. Este grupo se reunirá esta tarde para llegar a una propuesta.

Seguir leyendo