Tercera PM

Presenta:

Contraloría habría detectado hace 8 años irregularidades en viajes del Ejército

Autor: Javiera Matus

Se investiga el uso de dineros en viajes personales del alto mando del Ejército. Foto: Aton

Fiscal Eugenio Campos asistió ayer al despacho de la jueza Romy Rutherford para entregar información encontrada durante la revisión judicial de correos de la institución fiscalizadora. En un ellos, la exsubcontralora Dorothy Pérez informó al entonces contralor, Ramiro Mendoza, de un eventual mal uso de recursos en la institución castrense.


Hasta el despacho de la ministra Romy Rutherford, quien investiga un presunto fraude al Fisco en viajes irregulares de personal del Ejército, llegó hoy el fiscal regional de Magallanes, Eugenio Campos. La razón: el persecutor quería compartir con Rutherford una serie de antecedentes que encontró en el marco de su propia investigación sobre la suspensión en Contraloría durante 2010 de un sumario al Departamento de Tesorería y Remuneraciones de Carabineros.

La información que Campos le entregó a Rutherford consiste en una serie de correos electrónicos de funcionarios de la Contraloría que fueron incautados, tras una orden judicial, por el fiscal Campos en conjunto con OS-7 de Carabineros, el 30 de octubre pasado. Según trascendió por fuentes del ente fiscalizador, en estos e-mails de 2010 se da cuenta de que la exsucontralora Dorothy Pérez (que en esa época era subjefa de la División de Auditorias Administrativas de la Contraloría) le comenta al entonces contralor Ramiro Mendoza sobre presuntas irregularidades de parte de oficiales del Ejército que realizaban comisiones de servicio al extranjero y en los cuales también estarían implicadas agencias de viajes. En estos mails también estaría involucrada Patricia Arriagada, quien era la jefa de la división de auditorías y el entonces jefe de gabiente de Mendoza. Sin embargo, según las mismas fuentes, pese a los antecedentes obtenidos, no se habría iniciado ningún proceso en la Contraloría para indagar estos hechos.

Según los antecedentes de la causa por presunto fraude al Fisco, que lleva adelante la ministra Rutherford, los uniformados compraban pasajes con cargo al Ejército. Luego, y usando a empresas, cambiaban los destinos originales para acudir a otros, con fines de vacaciones. Incluso, ocuparían esta maniobra para incluir a familiares en estos viajes.

Seguir leyendo