Control de daños: La Moneda busca morigerar la molestia de la UDI

GONZALO-BLUMEL_WEB

La colectividad acusó ayer al titular de Interior, Gonzalo Blumel, de haber abandonado la figura de Andrés Chadwick. Mañana se reunirán los parlamentarios gremialistas con el Jefe de gabinete.




Ayer, poco antes del almuerzo, apenas se inició el receso por la acusación constitucional en contra del ex ministro de Interior, Andrés Chadwick, el senador de Evópoli, Felipe Kast, llamó por teléfono al jefe de gabinete y miembro de su partido, Gonzalo Blumel. El llamado tenía como objetivo advertirle la molestia que había en algunos sectores de la UDI por la escasa presencia del gobierno en el hemiciclo apoyando la defensa de una de las figuras emblemáticas del gremialismo.

El diseño del Ejecutivo ese día era que el comité político en pleno estuviera presente. Pero hasta pasado el mediodía sólo el titular de la Segpres, Felipe Ward (UDI), había estado acompañando a Chadwick en el hemiciclo, mientras que Karla Rubilar, que se encontraba en el Congreso, aun no aparecía para estar junto a Chadwick. Una situación que a esas alturas era motivo de indignación en el gremialismo, que ya había resentido que el martes 10 -en la primera jornada de acusación en el Senado- Chadwick estuviera sólo con su abogado, Luis Hermosilla.

Los graves incidentes ocurridos la noche del martes en Plaza Italia, en los que resultaron cuatro personas gravemente heridas por el impacto de bombas lacrimógenas en la cabeza -entre ellas, una joven de 15 años que se debatía entre la vida y a la muerte- llevó al ministro Blumel a postergar su traslado a Valparaíso, para evitar, según señalaron en el oficialismo, una situación incómoda.

Pero, tras el llamado de Kast, Blumel aceleró las cosas. Apenas llegó al Congreso, a las 14.30 horas, el ministro subió directamente al piso 14 y entró al comedor del comité de senadores UDI. La sorpresa de los parlamentarios gremialistas fue evidente, señalan algunos miembros de la bancada. No estaba previsto ese encuentro. Algunos -como el senador Juan Antonio Coloma- ya habían terminado de almorzar y estaba de pie a punto de salir de la sala. El parlamentario se retiró abruptamente del lugar cuando llegó el jefe de gabinete acompañado de la titular de la Segegob.

La conversación fue tensa por momentos, dicen otras fuentes. Blumel intentó hace una especie de control de daños en su relación con la UDI, pero varios senadores gremialistas aseguran que el ministro no logró apaciguar los ánimos.

Sólo instantes después, un segundo episodio, aún más incómodo, daría cuenta de la molestia de la UDI con el jefe de gabinete a raíz del rol del gobierno frente a la acusación constitucional contra Chadwick.

Ocurrió en la sala del comité de la UDI. En el primer piso del Senado, a un costado del hemiciclo, el diputado de la UDI, Jaime Bellolio, fue el encargado de protagonizarlo. Pasadas las 15:00 horas, el parlamentario llegó hasta la oficina donde estaba Blumel, Rubilar; el propio Andrés Chadwick; su hijo Andrés Chadwick Costa; Hermosilla; la timonel del partido Jacqueline van Rysselbergue; el senador UDI, Víctor Pérez, y la exjefa de gabinete de Chadwick, María José Gómez.

Frente a todos, Bellolio le comentó la inquietud de los diputados UDI respecto de lo que calificaron como un "completo abandono" hacia la figura de Chadwick. "Bueno, pero si ayer vino Felipe Ward", le contestó Blumel, a lo que Bellolio le retrucó que eso no guardaba ninguna proporción con la importancia de la figura del acusado. El sucesor Evópoli de Chadwick se defendió otra vez diciendo que se habían hecho todas las gestiones, todo lo que se podía hacer y le pidió que se lo transmitiera a los diputados. "No", le contestó Bellolio. "Es mejor que lo digas tú", le oyeron decir.

"Lo que yo hice fue transmitir una molestia generalizada de los diputados por la percepción de que el gobierno estuvo más bien una actitud pasiva y que por tanto podría haber hecho más en la acusación contra el ex ministro Chadwick. Al conversar con el ministro Blumel, él manifestó que no querían interferir de ninguna manera en la estrategia de la defensa del ministro y que hicieron lo que estaba a su alcance. Y le dije que era él quien tenía que entregar esta información a los diputados para cambiar esta percepción", contó hoy Bellolio a La Tercera PM.

Quienes presenciaron la escena, señalan que Blumel también se defendió asegurando que en ningún caso se quiso abandonar su figura. Blumel, hablando a la senadora Van Rysselberghe y a Bellolio, les aseguró que "estamos acá en el Congreso para apoyarlo (a Chadwick)" y les aclaró que no pudo llegar antes porque se había reunido con el mando de Carabineros para analizar la situación de Fuerzas Especiales a raíz de lo que había ocurrido en las últimas horas en Plaza Italia.

Tras el incidente con Bellolio y los senadores UDI, Blumel comenzó a comunicarse con distintos parlamentarios de la UDI, a quienes les aseguró personalmente que el gobierno hizo todo lo posible para que la acusación no prosperara y defendió en múltiples ocasiones a Chadwick. Como señal de respaldo, además, Blumel transmitió a la UDI, y en especial a la timonel- con quien habló en el mismo hemiciclo- que estaba en el Congreso para acompañar a Chadwick al momento de la votación y varios secretarios de Estado harían lo mismo. Un hecho que comenzó a verse desde pasadas las 16:00 horas de ayer con el arribo al Congreso de distintos ministros como Isabel Pla, Hernán Larraín, Julio Isamit, entre otros.

Las gestiones del gobierno fueron abordadas por 24 diputados UDI que se reunieron de emergencia en el comedor de la colectividad. En ese lugar, fue el extimonel Patricio Melero quien tomó la palabra y aseguró que se comenzaba a escuchar la voz de la UDI, porque ahora Chadwick ya no se veía solo, sino que eran varios ministros quienes estaban con él.

Por su parte, el senador Juan Antonio Coloma –uno de los más molestos con la ausencia del Gobierno- decidió no realizar un punto de prensa que tenía pensado hacer al término de la jornada en la que enrostraría también la sensación que cundía en la UDI, un reclamo que él mismo le había hecho a Blumel. El ministro se habría defendido, en esa ocasión, diciendo que estaba sobrepasado por la tragedia del avión Hércules.

Hoy explicaron desde el gobierno que no hubo una actitud pasiva en la defensa de Chadwick. Sí reconocieron un problema de comunicación al no haber explicado bien la estrategia diseñada por el Ejecutivo tanto en la votación del libelo acusatorio en la Cámara como en el Senado. Las mismas fuentes agregan que el diseño original contemplaba que el martes estuviera solo el ministro Segpres, Felipe Ward, acompañando a Chadwick en el Senado.

Cita con Blumel

Entre los dirigentes UDI la molestia persiste. Algunos creen que el sucesor de Chadwick y discípulo de Cristián Larroulet está preocupado por eventuales riesgos para su futuro político y judicial y es más, en privado, algunos sospechan que Blumel aplicó una distancia calculada para no ver afectada su propia figura como jefe de gabinete.

Y aunque ayer el gobierno –en concreto el ministro Blumel- logró desactivar las múltiples declaraciones de molestia, mañana el ministro del Interior se reunirá en privado con los parlamentarios del partido.

Consultada respecto de la inquietud de la colectividad, la jefa de bancada de la UDI, María José Hoffmann, reconoció hoy que efectivamente "ha habido una molestia generalizada, pero no es a mí a quien le corresponde explicar qué tan importante fue ese apoyo (a Chadwick). Pero sí puedo decir que mañana nos vamos a reunir para poder conversar con el ministro Blumel".

"La UDI ha pagado un costo bastante alto a partir de la lealtad y de cómo entendemos que a este gobierno hay que apoyarlo, y es por eso que, efectivamente, y me quiero quedar con las palabras del exministro Chadwick, hoy día más que nunca necesitamos unidad en Chile Vamos, necesitamos fortalecer esas confianzas y creo que quien dirige hoy día el país, que es el ministro Blumel después del Presidente, tenemos que mejorar la fluidez en nuestras relaciones. Hay un molestia que vamos a tratar internamente", comentó.

Comenta