Crece tensión China-EE.UU. por Taiwán: Xi recomienda a Biden “no enviar señales erróneas” tras sugerir que defendería a la isla

El Presidente Joe Biden en el salón de la cadena CNN, en Baltimore. Foto: AP

Beijing señaló que “EE.UU. debería ser cauteloso con sus palabras y acciones sobre el tema de Taiwán", llamando a Washington a “no pararse en contra de 1.400 millones de chinos”.




Este jueves, en un foro organizado por CNN en Baltimore, un periodista le preguntó a Joe Biden si Estados Unidos iría en defensa de Taiwán en caso de una invasión. “Sí, tenemos un compromiso de hacer eso”, respondió, provocando la reacción inmediata de China. Y no podía ser de otra manera, luego que, en el mismo evento, el presidente norteamericano asegurara que “tanto China como Rusia saben que Estados Unidos tiene las Fuerzas Armadas más poderosas del mundo”.

Desde Beijing, el portavoz de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, señaló este viernes que “EE.UU. debería ser cauteloso con sus palabras y acciones sobre el tema de Taiwán, y no enviar señales erróneas a las fuerzas separatistas de la independencia de Taiwán para no dañar seriamente sus relaciones con China, así como la paz y estabilidad en el estrecho de Taiwán”.

El diplomático chino reiteró que “no hay espacio para concesiones” cuando se trata de los intereses centrales de China, estando Taiwán entre ellos. “Nadie debería subestimar la fuerte, resuelta determinación y capacidad del pueblo chino para proteger su soberanía e integridad nacional”, agregó, llamando a Estados Unidos a “no pararse en contra de 1.400 millones de chinos”.

“Taiwán es una parte inalienable del territorio chino. La cuestión de Taiwán es un asunto puramente interno de China, y no se tolera ninguna interferencia extranjera o exterior”, reiteró Wang.

Horas más tarde, un portavoz de la Casa Blanca subrayó que las declaraciones de Biden no representan ningún cambio en la política de “ambigüedad estratégica” de Washington hacia Taipei, que implica el reconocimiento de Beijing como único gobierno legítimo de China, por un lado, y el derecho a mantener relaciones especiales con la autogobernada isla china, por el otro.

“La relación de defensa con Taiwán está guiada por el Tratado de Relaciones con Taiwán. Nosotros mantenemos nuestro compromiso con ese tratado, seguiremos apoyando la autodefensa de Taiwán y nos opondremos a cualquier cambio unilateral del statu quo”, agregó el vocero, citado por Reuters.

Aviones militares chinos en la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán. Foto: AFP

A su vez, Xavier Chang, portavoz de la líder de la Taiwán, hizo hincapié en que Taipei no cederá ante la presión de Beijing ni “avanzará precipitadamente” cuando reciba apoyo de Washington. Asimismo, elogió las continuas acciones de la administración de Biden que muestran que respalda a Taiwán de forma “tan sólida como una roca”.

En paralelo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán agradeció este viernes las afirmaciones de Biden respecto del compromiso de Estados Unidos de proteger la isla autónoma de un eventual ataque de China. “Nuestro gobierno continuará fortaleciendo nuestras capacidades de autodefensa para defender plenamente la democracia de Taiwán (...) la seguridad nacional y el bienestar del pueblo”, dijo un comunicado de la cartera.

Los comentarios de Biden llegan en un momento sensible: el ministro de Defensa de Taiwán, Chiu Kuo-cheng, alertó a comienzos de mes respecto a las crecientes tensiones militares entre Taipei y Beijing, siendo, según él, las peores en 40 años. “China podría estar lista para montar una invasión de larga escala para 2025″, mencionó Chiu.

Según CNN, Biden hizo declaraciones similares en el pasado, solo para que la Casa Blanca dijera que la política estadounidense de larga data no había cambiado hacia la isla. Washington proporciona a Taipei armas defensivas, pero ha permanecido intencionadamente ambiguo sobre si intervendría militarmente en caso de un ataque chino, destaca la cadena de televisión.

En agosto, un poco después de la fallida retirada en Afganistán, Biden declaró: “Tenemos un compromiso sagrado con el Artículo Cinco, de que si alguien invade o toma acción contra nuestros aliados de la OTAN, nosotros responderemos. Lo mismo con Japón, lo mismo con Corea del Sur, y lo mismo con Taiwán”. En esa misma conferencia, otro funcionario de la Casa Blanca tuvo que salir a aclarar que las políticas para con la isla asiática no habían cambiado.

En virtud de la política de “una sola China”, Estados Unidos reconoce la reivindicación china de soberanía sobre Taiwán, señala CNN. En las últimas semanas, Beijing envió decenas de aviones de guerra cerca de la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) de Taiwán, y el Presidente de China, Xi Jinping, dijo que la “reunificación” entre China y Taiwán era inevitable.

El embajador de China ante la ONU, Zhang Jun, reiteró que su país estaba buscando una “reunificación pacífica” con Taiwán. “No queremos crear problemas. Por lo contrario, algunos países y particularmente Estados Unidos están llevando a cabo acciones peligrosas, llevando la situación en el estrecho de Taiwán en una dirección peligrosa”. “Llegar a una guerra definitivamente no es el interés de nadie”, aseguró.

Soldados taiwaneses desfilan en Taipei en las celebraciones del Día Nacional de la isla. Foto: AP

En los últimos meses, las incursiones de aviones militares chinos en la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán ha despertado las alarmas del país. Según France Presse, los vuelos van en aumento tanto en frecuencia como en cantidad, y llegaron a un punto álgido durante el Día Nacional de China a principios de octubre, cuando en cuatro días 149 aviones caza ingresaron a la ADIZ.

Ahora bien, France Presse aclara que la ADIZ no forma parte del territorio aéreo de Taiwán, sino que es más extenso y en algunas partes se sobrepone con la China continental. Sin embargo, hasta 2020, China raramente enviaba sus aviones al sector suroccidental.

Este sector es conocido como “zona gris”, debido a que no constituye una invasión ni violación al territorio que Taiwán reconoce para sí, pero según expertos, mantiene una presión psicológica. Este tipo de presiones ha ido en aumento desde la elección en 2016 de la Presidenta Tsai Ing-wen, que ha dejado clara su posición respecto a la soberanía de la isla: “El camino que ha trazado China no ofrece ni una forma de vida libre y democrática para Taiwán, ni soberanía para nuestros 23 millones de habitantes”, aseguró la mandataria durante las celebraciones del Día Nacional de la isla.

Los vuelos chinos también han sido vistos como respuestas a los distintos ejercicios navales que se están llevando acabo en el Pacífico, y en los que participan Estados Unidos, Reino Unido y Japón.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.