Crisis por el Brexit: Reino Unido se abre a opción de permanecer en la Unión Europea

FOTO: AP

El ministro de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, advirtió que ante un inminente rechazo del acuerdo sobre el Brexit es probable que se produzca una “parálsis”, que conduciría a que no se materialice la salida de Londres de la UE. Para el martes está programada una votación clave.


A cuatro días de que el acuerdo del Brexit sea sometido a una votación en la Cámara de los Comunes en Londres, ha comenzado a instalarse la idea de que Reino Unido pueda permanecer en la Unión Europea. Esto, ante la alta probabilidad de que el martes el Parlamento rechace el acuerdo que la primera ministra Theresa May negoció con el bloque. Incluso, el ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, reconoció que si el acuerdo no se aprueba, aquello llevaría a una “parálisis” del Brexit y que ese escenario podría generar un “no Brexit”.

“Si se rechaza este acuerdo, lo más probable es que corramos el riesgo de sufrir una parálisis por el Brexit y, cuando eso suceda, nadie sabe lo que podría pasar, y el gran riesgo, que es lo que preocupa a la gente, es que no cumplamos con lo que votó el pueblo”, dijo Hunt a Sky News. Según el ministro, tal resultado sería “enormemente perjudicial” para las relaciones de los políticos con los votantes y la reputación mundial del país. De todas formas, otras opciones ante un eventual rechazo del acuerdo están sobre la mesa. Así, se especula sobre la posibilidad de una extensión del plazo establecido por el artículo 50 para que el Brexit se materialice el 29 de marzo, un segundo referéndum, elecciones anticipadas, o la posibilidad de un nuevo plan que satisfaga a los legisladores británicos.

En esa línea, el ministro descartó la posibilidad de una salida de Reino Unido de la UE sin acuerdo, un hecho que genera inmensas preocupaciones entre los ciudadanos, ya que se ha advertido de riesgos como aranceles a las exportaciones, amplias interrupciones en los puertos y escasez de alimentos y medicamentos. Según Hunt, las dos derrotas para el gobierno esta semana en la Cámara de los Comunes estarían demostrando que el Parlamento está “comprometido de alguna forma u otra con intentar detener el no acuerdo”. El ministro se refirió a la aprobación de una enmienda que forzará a May a presentar un nuevo plan, en el caso de que se rechace el acuerdo, en un plazo de tres días; y a la aprobación de otra enmienda el martes a la ley de finanzas, que limita el poder económico del Ejecutivo en la preparación de una salida de la UE sin acuerdo.

“Un Brexit sin acuerdo es ampliamente considerado una mala idea. Ningún Estado grande, industrializado y desarrollado, en paz con sus vecinos, se ha retirado nunca de todos sus acuerdos principales e importantes en materia de comercio, manejo de datos, migración, seguridad, etc. Podría haber una interrupción grave inmediata con problemas que persistirán durante años hasta que las relaciones se restablezcan”, dijo a La Tercera PM el profesor del Instituto de Diplomacia y Gobernanza Internacional de la Universidad Loughborough, Tim Oliver.

Al mismo tiempo, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, urgió hoy a realizar “todos los esfuerzos” posibles, antes de la votación clave del martes sobre el acuerdo de Brexit en el Parlamento británico, para evitar un divorcio abrupto. Un Brexit sin acuerdo “sería una catástrofe para nuestros amigos británicos y para los europeos continentales. Por lo tanto, deben desplegarse todos los esfuerzos antes del martes o martes por la tarde”, agregó. Eso sí, advirtió que la  UE no renegociará el Brexit pese al riesgo de “una catástrofe” si el acuerdo previsto no logra el apoyo del Legislativo y, en consecuencia, Reino Unido abandona el bloque sin pacto.

Por otro lado, la principal organización patronal británica, la Confederación de la Industria Británica (CBI), advirtió que un Brexit sin acuerdo sería “imposible de gestionar” habida cuenta de las consecuencias que tendría en la economía y la actividad empresarial. “No nos engañemos, una ausencia de acuerdo sería imposible de gestionar”, afirmó la directora general de la  Carolyn Fairbairn, en un discurso pronunciado en Bristol, en el suroeste de Inglaterra. “Ciertamente, no es deseable”, concluyó.

 

Seguir leyendo