Tercera PM

Presenta:

Cuando a la UDI se le aparece el NO: Si las elecciones fueran el próximo domingo…

¿Quiénes son mayoría en la UDI o en la derecha? ¿Los que votaron "Sí" y se arrepienten? ¿Los que no se arrepienten? ¿Las pocas o pocos que votaron que "No"? ¿Los que no tenían edad y hoy dicen que votarían que "No"?


“No se trata de celebrar el triunfo del ‘No’, porque “muchos de nosotros en ese tiempo votamos por el ‘Sí’. Se trata de que debiéramos estar orgullosos no del resultado de la elección, sino de cómo se realizó eso, que fue ejemplar: un gobierno militar que entregó el poder en un acto democrático, que se hizo según las reglas del juego, y eso fue un logro de toda la sociedad. Hubo apoderados de los dos lados, se permitieron veedores internacionales. Es extremadamente valioso”. Así explica la presidenta de la UDI, Jacqueline van Ryselberghe, el alcance o “pero” que puso ayer cuando el gobierno les anunció a sus partidos su intención de hacer un acto por el aniversario del plebiscito que en 1988 perdió Augusto Pinochet.

El asunto de si al final será una “conmemoración” (no tan cauta como la del “11” último) o una “celebración” es lo que -esta vez- ha revuelto el gallinero en la coalición gobernante, casi tanto o más que para el aniversario del Golpe. Pero si para la jefa gremialista el reparo era ese, para otras fuerzas, como Evópoli -explica a La Tercera PM el diputado Luciano Cruz-Coke– lo imperativo sería un “acto sobrio de conmemoración, no celebración. Sería un poco irreal”, porque “buena parte de la coalición votó que Sí y me parecía apropiado y razonable hacer un acto sobrio y de reflexión respecto de los valores democráticos”.

Lavín, el primer gran “arrepentido”

En la UDI dicen que La Moneda no ha zanjado aún el tono del acto, sino que estaba midiendo la temperatura ayer en el Comité Político. Pero en el partido que preside la senadora por el Biobío hay por lo menos tres corrientes ante semejante fecha.

Están los “arrepentidos”, como el ex candidato presidencial y hoy alcalde Joaquín Lavín. “No volvería a votar por el Sí”, dijo hace unos meses en TVN, abjurando como poc0s en su sector del pinochetismo al decir que “éramos fanáticos, no veíamos lo que pasó”. En una intervención que de sólo verla debe indignar a hombres como Ignacio Urrutia o José Antonio Kast, Lavín llegó a decir que “habiendo sido pinochetistas, porque efectivamente yo lo fui, fuimos partidarios del Sí, es la verdad; después nos dimos cuenta que ese gobierno violó los derechos humanos de una forma que no hay ningún contexto ni nada. Cuando uno tiene esa seguridad, las cosa cambia. No me habría comportado de la misma forma si hubiese sabido esto de la forma como hoy lo sé”.

Insistió de nuevo en el punto al prestar su testimonio para el sitio conmemorativo www.lafuerzadellapiz.cl donde dijo que “fue un día triste, difícil, porque no había ganado la opción por la cual yo voté”, pero que “nos fuimos dando cuenta de que había habido sabiduría detrás de esa decisión porque posibilitó una etapa nueva para Chile, mucho, mucho mejor que la anterior”.

Bellolio: “No creo ser una minoría extrema”

Hay otros que no se han arrepentido de haber votado que ‘Sí’ ni menos han llegado al punto de alcalde. Y están los parlamentarios más jóvenes que no tenían edad para votar el 88, que dicen que habrían votado que “No”, pero que evalúan distinto a los dos grupos anteriores. “Interesante la reflexión que hizo Lavín, aunque para algunos eso significa una traición”, dice el diputado Jaime Bellolio. “Uno puede cambiar de opinión, es legítimo. Yo tenía 7 años para el plebiscito, pero si hoy tuviese que votar por supuesto votaría por que tuviéramos una democracia; no me imagino un país sin libertad de expresión, sin poder elegir a nuestras autoridades”, agrega.

Según él, “no creo ser una minoría extrema. Para la mayor parte de los jóvenes de la UDI es evidente que la democracia es el mejor camino para el respeto de las libertades, dignidad y respeto; no habría otro camino. Y obvio que hay una cuestión generacional”.

Su par Joaquín Lavín León, hijo del alcalde, también dice que “si tuviera que decidir hoy votaría que No, aunque después del partido todos son DT”. Pero asegura que “no juzgaría a los que votaron que Sí y que hasta hoy lo mantienen. Cada uno votó según su vivencia de entonces, y la información que se sabía entonces era muy distinta; hoy es fácil votar que No”.

Eso sí, cree que ante las dudas del gobierno, “es importante celebrarlo. El día del plebiscito se recuperó la democracia y se debería celebrar”.

“También habría votado que No. Claro, no tenía la edad para votar, pero viví en un lugar donde pude ver el contexto político: Chile necesitaba democracia, sí o sí”, recalca el diputado Álvaro Carter. Ante arrepentidos y no arrepentidos, cree que “cada uno es dueño de sus opiniones y no voy a juzgar a quien voto que Sí o si alguien dice que es pinochetista o no. Llegó el momento del perdón y del olvido”. Para él, la fecha es para “conmemorar, fue el día que recuperamos la democracia, y quienes están en el Congreso lo están gracias a ese día. Lo que pasa es que si celebra, esto termina de nuevo volviéndose algo de barras bravas”.

Otro matiz es el de Renzo Trisotti, otro UDI que también dice que habría votado que “No”, pero que recalca que “es sano y sincero cambiar de opinión. El pasar del tiempo, tener una visión con más antecedentes, puede hacer que muchos puedan tener una segunda lectura, y eso es una evolución. Eso demuestra que en nuestro sector hay una diversidad sana”. Y añade que “el tiempo permite que uno analice desde otra perspectiva. Uno no puede renegar del pasado político de nuestro sector, y hoy uno tiene una visión donde la alternativa correcta era volvera a una plena democracia”.

JVR: “Probablemente todos dirán que habrían votado que No”

¿Quiénes son mayoría en la UDI o en la derecha, entonces? ¿Los que votaron “Sí” y se arrepienten? ¿Los que no se arrepienten? ¿Las pocas o pocos que votaron que “No”? ¿Los que no tenían edad y hoy dicen que votarían que “No”?

“No, creo que estas alturas la mayoría no votó, eso pasó hace mucho tiempo. Hay algunos que votaron que No, como el Presidente, y otro que Sí”, contesta Van Rysselberghe. “Quienes no tenían edad para votar, si les preguntas a mis hijos quizás también dirián que No. Probablemente todos dirán que habrían votado que No, pero es legítimo que convivan con otras posturas”, insiste.

Seguir leyendo