Tercera PM
Presenta:

Damares Alves, la polémica ministra de Bolsonaro ahora dispara contra los homosexuales

Jair Bolsonaro junto a Damares Alves

En videos revelados por la prensa brasileña, la ahora ministra de la Mujer, la Familia y los DD.HH. afirma que el sexo homosexual es una "aberración" y clasifica a gays y travestis como "enfermos". Antes había dicho que “los niños visten de azul y las niñas de rosa”.


Pastora evangélica y abogada, la ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil, Damares Alves, ha hecho noticia desde el primer día que debutó en el gabinete del Presidente Jair Bolsonaro. La polémica se desató por un video casero realizado durante su toma de posesión, el 2 de enero, donde ella afirma sonriente: “Es una nueva era en Brasil: los niños visten de azul y las niñas de rosa”, mientras es aplaudida por sus adherentes. El video se viralizó rápidamente, generando una ola de cuestionamientos contra la ministra, quien es conocida en el medio evangélico por ser crítica de la llamada “ideología de género” y el feminismo.

Pero ahora nuevos videos revelados por el sitio web de la revista Fórum dejan ver también las posturas homofóbicas de Alves.  En las grabaciones se observa una charla de la ahora ministra en una clínica de “restauración sexual” ligada a iglesias evangélicas, donde afirma que el sexo homosexual es una “aberración” y clasifica a gays y travestis como “enfermos”. Los videos fueron grabados entre 2013 y 2014 en el Seminario Intensivo de Sexualidad (SEIS), que contó con charlas de la pastora, asegura el medio brasileño.

En otro registro, Alves predica contra la identidad de género utilizando animales como ejemplo. “El macho es macho. El perro macho nace macho. Usted no puede criarlo como hembra. La niña nace niña “, dispara.

Antes de ingresar al gabinete de Bolsonaro, Alves, de 54 años, trabajaba como asesora en el Senado. Prestaba servicios a un frente parlamentario evangelista y al senador Magno Malta, uno de los impulsores de la candidatura presidencial de Bolsonaro y, como ella, pastor de una iglesia de esa religión.

“Queremos un Brasil sin aborto”, ha dicho la ministra, cuya cartera, asegura, se centrará en la protección de la vida. “Creo que ninguna mujer quiere abortar. Ellas llegan hasta esa instancia porque no tienen otra opción. Si el embarazo es un problema que dura sólo nueve meses, les digo que el aborto es un problema que camina toda la vida con la mujer”, ha declarado Alves.

Ello, pese a que la propia ministra fue víctimas de abusos cuando pequeña. Según El Periódico de España, Alves fue violada en dos oportunidades por dos pastores diferentes que frecuentaban a su familia en Aracaju, el nordestino estado de Sergipe. Ella vivió más de una década sin revelar a sus padres ese episodio. A los 24 años leyó en un diario que un pastor había sido arrestado por abusar de un niño. Era uno de sus victimarios. Pero sus padres lo supieron siempre, pero en la iglesia les recomendaron no hablar con su hija, tan solo orar. “Una niña abusada es una mujer destruida”, asegura la ministra.

Según relata El Periódico, cuando Alves tenía 10 años “era tanto el sufrimiento” que resolvió suicidarse. Llegó hasta un árbol de guayaba con veneno de ratón. Desistió de matarse porque dijo haber visto al mismo Jesús. “Era tan hermoso. Tenía un traje largo, una barba larga. Es la visión que un niño tiene de él”, comentó.

Quizá marcada por su experiencia, una de las propuestas de Alves es crear la “bolsa estupro”, un subsidio estatal para que las mujeres violadas acepten tener al hijo resultante del vejamen. La ministra, que tiene una hija indígena adoptada, es una de las fundadoras de Atini-Voz por la Vida, un grupo que combate el infanticidio de niños discapacitados y no deseados, una práctica en algunas comunidades indígenas remotas. La página de Facebook del grupo también muestra a sus miembros predicando en pueblos indígenas.

En marzo pasado, Alves también atacó el feminismo en una entrevista. “Las feministas promueven una guerra entre hombres y mujeres. Me preocupa la ausencia de la mujer en casa. Hoy, la mujer ha estado muy fuera de casa. (Me preocupan) las funciones que la mujer tenía en el pasado, principalmente en relación a los niño”, dijo al canal de YouTube de Expresso Nacional. “Las mujeres nacen para ser madres”, comentó al diario O Globo.

Alves declaró durante su discurso de asunción que “el Estado es laico, pero esta ministra es terriblemente cristiana”, siendo interrumpida por aplausos de los asistentes al acto. Quizá la materialización de lo que ya había afirmado en 2016 a una congregación evangélica: “Es hora de que la iglesia le diga a la nación que hemos venido… Es hora de que la iglesia gobierne”.

Seguir leyendo