De puño y letra de Maduro a Bachelet: "Se ha puesto del lado de los verdaderos violadores de los derechos humanos del pueblo venezolano"

Bachelet

Bachelet y Maduro en el Palacio de Miraflores, el 21 de junio. Foto: AP

Hoy se dio a conocer una carta del régimen chavista en el que se critica el informe de la Alta Comisionado para los DD.HH. de la ONU, afirmándose que "alienta la comisión de golpes de Estado, intentos de magnicidio, violencia y desestabilizaciones". 




El 4 de julio pasado la Alta Comisionado para los DD.HH. de la ONU, Michelle Bachelet emitió un duro informe sobre la situación que afecta a Venezuela. En sus conclusiones, la exmandataria chilena acusó al régimen de Nicolás Maduro de graves violaciones de los derechos civiles, políticos, sociales y económicos de los venezolanos, además de violencia y abusos de las fuerzas de seguridad. El gobierno de Maduro reaccionó con furia y presentó nada menos que 70 observaciones al documento.

Hoy, en tanto, se conoció una carta enviada por el mismo Nicolás Maduro a Bachelet donde cuestiona varios aspectos de su informe, cuyo contenido califica de "profundamente lesivo a la dignidad del pueblo venezolano y a la verdad de la situación de los derechos humanos en Venezuela. Lamentablemente salta a la vista que NO ESCUCHÓ A VENEZUELA (sic)".

En el documento, de cinco páginas, que contiene la firma de puño y letra de Maduro, se cuestiona que las conclusiones de Bachelet serían un "calco" de documentos elaborados anteriormente y que habría una "manipulación" de información.

"Ha presentado usted un informe plagado de falsas afirmaciones, tergiversaciones y manipulaciones en el uso de datos y fuentes; un reporte carente de equilibrio y rigor, abiertamente parcializado que - a la vez que presenta un panorama distorsionado de la situación de derechos humanos en nuestro país- no recoge las informaciones y datos aportados por el Estado sino por manidas matrices mediáticas impuestas por la hegemonía comunicacional imperial", señala Maduro en su carta.

Acusándose, además, que el reporte de Bachelet "se alinea de manera lamentable con el relato mediático y político impuesto desde Washington, que agrede simbólicamente a Venezuela al repetir el guión acerca de la existencia de un supuesto gobierno dictatorial y de una supuesta crisis humanitaria, justificatoria de una intervención para quienes anhelan desaparecer el Proyecto de Simón Bolívar".

Maduro en su texto plantea también una serie de interrogantes a la Alta Comisionado para los DD.HH. de la ONU: "¿Puede llamarse dictadura a un proyecto político legitimado 23 veces en las urnas electorales los últimos 20 años? (...) ¿Se puede hablar de "crisis humanitaria" cuando Estados Unidos ha despojado a Venezuela de más de 30 mil millones de dólares de sus activos petroleros en el extranjero?".

Para indicar posteriormente que el informe "desconoce la verdad histórica de América Latina, e ignora el titánico esfuerzo del Estado venezolano por proteger a su población de los incuatificables daños materiales y humanos producidos por el criminal bloque de Estados Unidos y sus aliados". Asegurando que Bachelet "tristemente se ha puesto del lado de los verdaderos violadores de los derechos humanos del pueblo venezolano (...) Al herir la verdad de lo que ocurre en Venezuela, su Oficina se ha puesto del lado de lo que hacen daño a nuestro pueblo".

Por todos estos argumentos, Maduro emplazó a Bachelet a que se realice una "inmediata rectificación y corrección a los graves errores, falsas acusaciones y omisiones que contiene y que lo convierten en un peligroso eslabón para la intervención de Venezuela, promueve la impunidad de una oposición que banaliza su desprecio por la vida y que alienta la comisión de golpes de Estado, intentos de magnicidio, violencia y desestabilizaciones".

Concluye con la frase: "¡Por Venezuela, venceremos!".

Comenta