Debate en la música chilena: Artistas piden subvenciones al gobierno, pero otros dicen que es inviable

Jorge Coulon, Ismael Oddó, Pascuala Ilabaca, Niña Tormenta y Yorka plantean medidas concretas para un sector en crisis, como un bono de emergencia, una redirección de fondos anuales o congelamiento de deudas. Otros, como Eduardo Carrasco de Quilapayún, tienen más dudas: "No veo cómo el gobierno podría hacerse cargo de un problema semejante".




El gremio musical chileno ha sido uno de los más golpeados con la pandemia del coronavirus, así como uno de los primeros en alzar la voz. Tras una compleja temporada que se arrastra desde octubre, con eventos cancelados y baja actividad en verano, agudizada por las consecuencias del avance mundial del Covid-19 y la suspensión total de eventos masivos, grupos y solistas nacionales miran con preocupación el futuro inmediato de un medio que consideran precario y en desamparo.

Ante este panorama, otros países han establecido medidas concretas para salir en apoyo de los artistas. En Alemania, por ejemplo, el gobierno anunció apoyo y liquidez financiera a la industria musical, como parte de un paquete de ayuda en rescate de los trabajadores independientes. En Inglaterra, en tanto, el Arts Council comprometió una compensación económica para los profesionales de la cultura.

El último en sumarse fue el gobierno de Macron: ayer, el ministro de Cultura de Francia, Franck Riester -quien la semana pasada dio positivo por coronavirus- anunció una ayuda de emergencia de 22 millones de euros para el sector de la cultura de ese país. La subvención se dividirá en 10 millones para música, 5 millones para artes escénicas, 5 millones para libros y 2 millones para artes visuales.

En el caso de Chile, los músicos, junto a otras entidades gremiales agrupadas en la Unión Nacional de Artistas (UNA), también han solicitado al gobierno apoyo para mitigar la crisis. Ante esto, el martes pasado el Ministerio de las Culturas anunció diversas acciones concretas dirigidas al mundo del arte, en su mayoría enfocadas en la flexibilización del uso de los fondos recibidos por parte de dicha cartera –además de la creación de mesas de trabajo y consultas online-, las que fueron consideradas insuficientes por los representantes de la organización.

En ese sentido, diversos músicos consultados plantean soluciones como una subvención de emergencia para los artistas en este tipo de casos, un adelanto de impuestos y un seguro de desempleo. Por de pronto, ante una falta de actividad que podría estirarse por otros tres meses, han levantado propuestas hacia el público, como el llamado a no pedir la devolución de entradas de conciertos locales, a reproducir las canciones de sus artistas nacionales favoritos y a adquirir tickets a los shows que realizarán algunos intérpretes vía streaming.

“El gobierno debería ocupar dinero del Consejo de la Cultura y las Artes y redireccionar fondos que se destinan a fin de año, ya que estamos todos en una situación muy complicada. Una buena posibilidad para nosotros es hacer conciertos por vía de streaming y que la gente aproveche de cultivarse escuchando música nacional, ya que nos genera presupuesto”, comenta Jorge Coulón, fundador y multiinstrumentista de Inti-Illimani.

Jorge Coulón, Inti-Illimani.

“Es urgente que se tomen medidas desde el gobierno y desde el Ministerio de Cultura, ya que nosotros somos los más perjudicados con estas medidas de aislamiento. Ojalá que para todos los trabajadores independientes se pueda generar lo que se está movilizando en la cámara de diputados, que tiene relación con el recibo anticipado de la devolución de impuestos”, dice Tiare Galaz, conocida por su proyecto musical, Niña Tormenta.

Ismael Oddó, guitarrista de Quilapayún, conjunto que esta semana que esta semana debió postergar el concierto que realizarían el jueves 16 de abril junto a Pato Pimienta en el teatro Nescafé de las Artes, plantea: “Queda en evidencia la carencia de un estatuto que ubique y proteja a los trabajadores del arte y la cultura. Hay meses del año en los que no se trabaja y en los que podríamos nosotros contar con un seguro de desempleo permitiéndonos cubrir necesidades básicas. Es urgente que el Estado tome medidas que nos permitan vivir con dignidad”.

Quilapayún.

Bono de Emergencia

Otro punto que se ha propuesto es la entrega de recursos o bonos de emergencia y un congelamiento de las deudas, para que así los artistas puedan solventar económicamente la situación que viven hace prácticamente cinco meses.

“Una medida puede ser la entrega de un bono emergencia para quienes no hayan generado ventas desde el 15 de marzo. La SCD también debiera entregar los recursos que tiene para aportes de viajes al extranjero y de emergencia para los más necesitados. Por otro lado, es bueno que la gente apoye descargando discos y comprando tickets para los conciertos vía streaming”, ofrece como solución la cantautora Pascuala Ilabaca.

Pascuala Ilabaca-21
Pascuala Ilabaca.

“Quienes tenemos trabajo independiente y nos dedicamos a la música, al arte, al teatro u a la danza, estamos totalmente desprovistos de sustentar nuestras vidas. Creo que es urgente tener una ley de artistas independientes en casos de emergencia o un congelamiento de deudas hasta que esto se solucione”, plantea la autora e intérprete Yorka Pastenes, del dúo Yorka.

Yorka.

Eduardo Carrasco, fundador de Quilapayún, es menos optimista frente a estas demandas y relativiza la idea del aporte estatal. "Creo que todos estamos viviendo esta situación de una manera bastante dramática y en algún sentido estamos todos perdiendo. No veo cómo el gobierno podría hacerse cargo de un problema semejante, que afecta a toda la población, a los comerciantes, las pymes, los taxistas, en fin, todas las personas que viven de su trabajo de una u otra manera se ven afectadas”, señala.

Y profundiza: “Es tan grande el problema, que no se ve cómo se podría enfrentar con ayuda. Lógicamente se podrían tomar medidas para retardar por ejemplo los pagos, para ayudar de alguna manera a sobrepasar este problema, con menos carga en el sentido económico. Pero veo muy difícil que el gobierno se pueda hacer cargo de lo que están perdiendo los artistas y en general todas las personas ligadas al espectáculo”.

Zaturno y Lenwa Dura, Tiro de Gracia.

En la misma línea, Lenwa Dura, exintegrante de Tiro de Gracia, considera complicado que el gobierno pueda acceder a las peticiones que surgen desde su gremio. “A ellos nunca le ha importado el arte y la cultura, entonces es utópico pedirles alguna solución. Estaría bueno que subvencionaran o tiraran a lo menos un adelanto de plata. A la gente les recomendaría que nos escuchen por Spotify y otras plataformas, ya que eso genera lucas para nosotros”.

Comenta