Dudas del Frente Amplio y evitar una señal tardía: Por qué se truncó una declaración unitaria de la oposición tras desmanes del 18-O

Presidentes de partido habían concordado redactar un texto conjunto con el objetivo de condenar la violencia de esa jornada. Sin embargo, las aprensiones del bloque terminaron por frustrar la acción.




“El Frente Amplio nunca se pronunció”. Eso comentan en la centroizquierda en relación a la declaración que el sector comenzó a redactar el lunes con el objetivo de condenar la violencia de forma conjunta ante la quema de dos iglesias que, en la jornada anterior, habían marcado la conmemoración del 18-O.

La propuesta la había hecho el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, en el grupo de WhatsApp “Oposición” que comparten los presidentes de partido del sector -desde la DC al Frente Amplio-, despertando inmediatas dudas de la presidenta de Revolución Democrática, Catalina Pérez, sus pares de Convergencia Social, Alondra Arellano, y Jorge Ramírez de Comunes . Los dirigentes advirtieron que había que “cuidar el tono” y evitar que el sector contribuyera a poner el foco en los actos de violencia y no en las masivas manifestaciones pacíficas que también se registraron el domingo a lo largo de todo Chile.

Pese a eso, finalmente desde el sector -donde no está el PC- accedieron a buscar una redacción que les “diera cancha” para separar ambas cosas y entregar un mensaje de clara condena a la quema de esos templos, pero también, destacando que esos hechos eran aislados, minoritarios y no representaban al movimiento social.

Y con esos lineamientos, el PPD inició la redacción de un borrador que finalmente nunca vio la luz. “Frente a lo ocurrido en las manifestaciones del primer aniversario de las movilizaciones del 18 de octubre (18-O), los partidos de oposición abajo firmante declaramos: Reivindicamos el legítimo derecho de reunión, manifestación pública pacífica y libertad de expresión, derechos humanos de primera generación. Valoramos que las manifestaciones del día de ayer hayan transcurrido mayoritariamente en un clima de alegría y en paz”, abre el documento al que tuvo acceso La Tercera y que fue enviado por Muñoz al resto de sus pares el 19 de octubre.

“Rechazamos categóricamente la violencia, la quema de iglesias y la destrucción de mobiliario público y propiedad privada, ocurridas al final del día. Estos actos son contrarios a la demanda de mayor igualdad y dignidad. Hemos condenado este tipo de actos antes, y esta vez no es la excepción”, agrega el documento, subrayando que quienes firmaran esa declaración están “por la paz social y por un plebiscito seguro y participativo para aprobar una nueva Constitución con convención constitucional”, agrega.

El texto cierra haciendo una reflexión ante el plebiscito del domingo, apuntando a que “el 18-O marcó el inicio de un cambio social y político que reconocemos le pertenece a la ciudadanía, a aquellos millones que durante semanas se manifestaron pacíficamente, sin violencia y sin miedo. Ese espíritu se tradujo en el proceso constituyente que tiene su primer hito el próximo domingo 25 y es el ánimo que esperamos tengan los miles que vayan a votar ese día”.

Y, por último, hace un llamado a “aislar a los grupos violentos, cuyas acciones sólo favorecen a quienes están por el Rechazo y por no avanzar en los cambios que el país necesita. Estamos convencidos que esos grupos minoritarios no van a doblegar al pueblo, que ya tomó la decisión de acudir a las urnas sin miedo y sin violencia, a decidir su futuro”.

Si bien desde la ex Nueva Mayoría ya habían transmitido que estaban de acuerdo con la idea, según las mismas fuentes, luego de que el timonel PPD enviara el texto al grupo de WhatsApp todos le dejaron el “visto”, mientras desde el Frente Amplio -quienes habían manifestado dudas inicialmente- nunca se pronunciaron sobre si estaban o no de acuerdo con el tono y la forma. “A estas alturas ya no tiene sentido insistir”, afirma un dirigente del sector.

Consultados por este medio, los frenteamplistas afirmaron que consideraron que la idea se terminó diluyendo y ya había pasado la oportunidad de hacer ese gesto. Asimismo, advierten que les preocupaba salir a marcar una señal política de esa naturaleza ad portas del plebiscito ya que, dicen, instalar un discurso demasiado centrado en la violencia podría ser un factor que incidiera en los electores.

Además, desde el bloque dicen que al leer la propuesta de borrador no quedaba claro, a su juicio, lo que se quería comunicar.

Con todo, en la ex Nueva Mayoría algunos señalan que el hecho de que la declaración no se concretara, más allá de las dudas del Frente Amplio, también respondió a que no hubo interés de todos los sectores para cerrar a tiempo un acuerdo y evitar que la señal se diera de forma “tardía”.

El esfuerzo de las colectividades se dio después de que el PS y la DC emitieran declaraciones institucionales condenando los hechos, mientras que el PPD y el PR lo hicieron a través de sus timoneles. Desde el Frente Amplio, su vocera Beatriz Sánchez también cuestionó la quema de iglesias al ser consultada por la prensa el mismo lunes.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.