Eduardo Engel y regulación de la campaña del plebiscito: “Los incentivos para cumplir esta ley son bajos”

Jueves 20 de Abril del 2017 Entrevista a Eduardo Engel, Presidente de Espacio Publico, imagenes tomadas en las oficinas de Santa Lucia 188, Santiago Centro. Foto: Reinaldo Ubilla

El economista advierte que las sanciones que estableció el Congreso no son las más adecuadas. Sin embargo, llama a mirar el vaso medio lleno. “Lo que tenemos es muchísimo mejor a no haber tenido nada”, dice. A pesar de eso, advierte que quedaron abiertos temas "preocupantes": los altos límites de gasto, la falta de una cuenta bancaria única para las candidaturas y el hecho de que haya comenzado la campaña sin haberse promulgado la regulación.




El director de Espacio Público y quien dirigió el Consejo Asesor Presidencial creado en el segundo gobierno de Michelle Bachelet tras los casos de financiamiento irregular de la política, Eduardo Engel, aborda la normativa aprobada ayer por el Congreso.

Pese a que valora que se haya logrado una regulación en materia de límite de gasto y aportes para el plebiscito, es crítico de que se haya legislado a última hora. De hecho, advierte que “mientras la ley no esté publicada en el Diario Oficial, en este momento podríamos tener a algunas de las opciones obteniendo dinero que no tendrán que declarar”.

Obviamente es mejor que haya regulación a que no exista. Sin embargo, algunos han criticado los “elevados montos” en materia de aportes y gasto, ¿comparte esas aprensiones?

El haber tenido esta ley, a pesar de que se aprueba en la hora 25, es muchísimo mejor que no haber tenido nada. Entonces, acá hay un vaso que está lleno mucho más de la mitad. Producto de que se legisló muy tarde y a última hora, hay una serie de observaciones que uno debiera hacer, y queda la sensación de que si se hubiera hecho con más tiempo, hubiese resultado una mejor legislación.

¿Y cómo cree que debió quedar esta ley?

Entre los temas que a mi me preocupan está el de los límites al gasto. Se dejó el mismo límite que hay para elecciones presidenciales. Pero hay otros temas que me preocupan más. El primero de ellos es que las sanciones quedaron mucho menos drásticas que para los mismos delitos, las mismas infracciones y conductas que en otras elecciones. Que se exceda, por ejemplo, el máximo que se impuso para los aportes que puedan hacer las personas en una elección presidencial, puede terminar con sanciones penales. Las sanciones de esta ley aprobada ayer no incluyen nada penal. O sea, los incentivos para cumplir esta ley son bajos.

¿Y qué otro punto ve que pudo haber quedado mejor?

Un segundo problema que también es importante -y refleja de que se hizo esto tarde-, es que cuando hay una candidatura es importante que haya una cuenta única, de modo que el Servel tiene la potestad legal para acceder a esta cuenta. Eso hace mucho más fácil la fiscalización del cumplimiento de la ley, porque el Servel sabe los ingresos y egresos de cada candidatura. Pero ahora, para el plebiscito, dada la premura, no existe la cuenta única y, por lo tanto, el escenario probable es que no se alcance a tener en los próximos días. Ojalá el Servel nos sorprenda y tengamos la cuenta única funcionando la próxima semana, pero es probable que no se alcance a tener. En todo caso, dadas las infracciones, si hay una denuncia se podrá investigar igual, pero la posibilidad de detectar esto es mucho más baja que en elecciones habituales.

¿Y cómo ve esto de que como la norma aún no está promulgada ni publicada, podría haber habido donaciones desde las 00.00 horas de ayer hasta ahora y estemos en un vacío?

El tercer tema es que mientras la ley no esté publicada en el Diario Oficial, en este momento podríamos tener a algunas de las opciones obteniendo dinero que no tendrán que declarar. Ahora, dicho eso, si alguna de las organizaciones civiles dedicadas a una de las dos opciones para el plebiscito tienen un nivel de gasto enorme, la sociedad civil, los medios, los periodistas de investigación, podrán detectar que hay grandes cantidades de plata y ellos tendrán que explicar qué parte de esos dineros donaron antes de que entrara en vigor la ley. No recomendaría a ninguna opción hacer donaciones estos días porque igual se pueden conocer. No serán ilegales, pero (se pueden conocer) con la presión de la ciudadanía por saber de dónde vienen ciertos gastos.

¿Se han aprendido las lecciones sobre el financiamiento irregular de la política o ve un desafío ahí, dada la poca voluntad que hubo de legislar esto a tiempo?

El Servel pudo haber sido mucho más proactivo en poner el tema, el gobierno también pudo haber sido más proactivo. Desde la sociedad civil varias veces planteamos este tema. Recuerdo que en diciembre del año pasado el ministro de la Segpres aseguró que el gobierno iba a redactar una iniciativa, lo que nunca llegó a puerto. Pero también la oposición pudo haber hecho más presión. Todo eso es válido y por cierto que genera frustración. Sin embargo, se legisló al final. Y, por lo tanto, si bien la ley pudo quedar mejor, lo que tenemos es muchísimo mejor a no haber tenido nada. Y eso tampoco hay que perderlo de vista.

“Si el Servel quiere fiscalizar, al final del día puede”

Se planteó en el debate que la norma estaba hecha a la medida de los partidos. Sin embargo, otros defendieron la necesidad de diferenciarlos de la sociedad civil. Esto porque algunos plantean que, al no estar sometidas a las mismas normas, podría abrirse un vacío en la fiscalización. ¿Lo comparte?

Ese es otro ejemplo en el cual, como se legisló a última hora, no se pudo tener una discusión técnica y más cuidadosa respecto de las condiciones que debían cumplir las organizaciones que iban a participar en esto. Pero no habían soluciones perfectas. Cada definición tenía problemas no triviales, que si se hubiese contado con más tiempo uno podría haber puesto más condiciones para las organizaciones de la sociedad civil que iban a tener la posibilidad de beneficiarse de esta legislación.

¿Pero no ve que ahí pueda haber un margen de desregulación importante, por ejemplo, en caso de grupos económicos que puedan meter plata mediante organizaciones, sin ser fiscalizados por el Servel?

Mi impresión es que si el Servel quiere fiscalizar, al final del día puede. El Servel no ha sido todo lo proactivo que uno quisiera en fiscalizar. Entonces, mi primera impresión no es lo que usted plantea sino que, en general, el Servel en todos los procesos electorales -y sobre todo en este plebiscito, que es la elección más importante en décadas-, esté fiscalizando activamente los gastos de cada una de las opciones y de ahí siguiendo el dinero. Y es sabido que el Servel hace muy poco de esto aún en elecciones normales. El Servel recibe la rendición de los candidatos, revisa que más o menos los papeles sean correctos, pero lo que uno quisiera es que el Servel tuviera una estimación independiente del gasto de cada una de las opciones y después saber de dónde vienen los recursos para financiar estas.

¿Es falta de voluntad, atribuciones o recursos?

Hay un tema clave que es de voluntad. Es cierto que el Servel en muchos casos no tiene atribuciones legales, pero en otros el Servel sí puede ser proactivo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.