Efecto Fiskales Ad Hok: La cruzada contra Lollapalooza del entorno de Kast

cart3WEB

16.03.18 LOGO Y ASISTENTES EN KIDZAPALOOZA, DURANTE LA JORNADA DE VIERNES DEL LOLLAPALOOZA CHILE 2018, PARQUE O'HIGGINS, SANTIAGO FOTO: SEBASTIAN BROGCA / LA TERCERA

Parlamentarios cercanos al líder de Acción Republicana enviaron oficios a la Contraloría, la Municipalidad de Santiago y el SII para que expliquen el financiamiento del festival y sus eventuales beneficios tributarios.




La molestia que generó en distintos sectores el show que los Fiskales Ad Hok realizaron en la última versión de Lollapalooza en Santiago se tradujo en una arremetida fiscalizadora por parte de un grupo de diputados cercanos a José Antonio Kast.

En el evento que se realizó a fines de marzo en el Parque O'Higgins, el grupo de punk mostró una serie imágenes en que la cabeza de reconocidas figuras políticas de derecha era atravesada por una lanza mapuche, la que sale por la cuenca del ojo derecho. Kast, el Presidente Sebastián Piñera, el ministro Andrés Chadwick y la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, fueron algunas de las ilustraciones que desataron el enojo en la derecha.

Es por ello que, liderados por Ignacio Urrutia –quien renunció a la UDI para formar parte de Acción Republicana, el movimiento que encabeza Kast-, Aracely Leuquén, Camila Flores, Miguel Mellado, Harry Jürgensen, Cristóbal Urruticoechea (todos RN) y el independiente Pablo Prieto, ingresaron ayer los documentos para que la Contraloría, la Municipalidad de Santiago y el Servicio de Impuestos Internos entreguen explicaciones respecto del financiamiento del festival y de eventuales beneficios tributarios.

El diputado Urrutia explicó a La Tercera PM que de esta fiscalización responde a que "no vamos a tolerar ningún acto donde se violente de la manera en que fuimos testigos a alguna persona de nuestro sector, y en especial a José Antonio Kast, que no es primera vez que sufre una agresión por parte de la extrema izquierda".

"Este fue un evento cultural que recibe aportes del mundo público y es totalmente impresentable que se haga apología de la violencia con personas que representan a un determinado sector político. Cuando se les dice algo a ellos, saltan de inmediato y arman un tremendo escándalo, pero guardan silencio cómplice cuando la agresión es de ellos", critica.

Coincidiendo con estas palabras, Mellado asegura que "si hubiera estado de la misma forma la imagen de la expresidenta Bachelet o los grandes próceres de izquierda, estoy seguro que habría sido comentado por todos los medios de comunicación y repudiado hasta por la Cámara de Diputados haciendo un voto de censura".

Sin embargo, aunque todos los parlamentarios han mantenido un vínculo estrecho con el excandidato presidencial, aclaran que estos oficios también responden a un asunto más general: "no se pueden aceptar este tipo de agresiones en el debate político". Y menos, añaden, se puede "legitimar que una actividad cultural se transforme en activismo político y, además, con este nivel de odio".

En palabras de Aracely Leuquén, "nos negamos a aceptar cualquier tipo de violencia ante la diferencia y la falta de tolerancia". "Simbolismos como lo que vimos en Lollapalloza no pueden seguir pasando ni con José Antonio Kast ni con el Presidente Sebastián Piñera ni con nadie, con ningún actor político ni actor social. Eso habla de la construcción de un país absolutamente polarizado, que no entiende que puede existir la diferencia", sostiene.

Para Mellado, lo ocurrido "es muestra de un germen que, si prende, nos va a llevar otra vez a la polarización que tuvimos del 70 al 73. Chile ya lo vivió, partió con este germen y nosotros no podemos permitir que se repita". "Aquí lo que vemos son actividades culturales que pasan a ser políticas y, al final, hacen una apología de la violencia. Eso no debe ser financiado con plata de todos los chilenos", concluye.

La diputada Flores explicó que "queremos que se aclare una situación que, de nuestra perspectiva, es de suma gravedad, que tiene que ver con cómo chilenos incitan a la violencia, al odio de una manera tan brutal como lo vimos en este show". En este sentido, precisó que "más allá de las personas en particular (que fueron parte de las ilustraciones), uno no puede aceptar que en un estado de derecho, con el respeto que debe existir a las garantías fundamentales de las personas, se pasen a llevar de esta manera".

Comenta