El gabinete en tres miradas: Colodro, Titelman y Mundaca

Tres analistas destacan los "hitos" que dejó la designación de Gabriel Boric en los 24 ministerios: el "golpe a la cátedra" con Mario Marcel, el nombramiento de una primera mujer en Interior, el fin de las disputas generacionales y la eventual conformación de una nueva coalición con el ingreso de representantes del arco socialista.


Max Colodro: “La interrogante es si se rearticula la coalición, o si será un diseño de gobierno con diferencias marcadas entre Apruebo Dignidad y la ex Concertación”

El “golpe a la cátedra” que se da con el nombramiento de Mario Marcel en Hacienda, el simbolismo tras la designación de la primera mujer -la doctora Izkia Siches- en el Ministerio de Interior y una Democracia Cristiana (DC) aislada de sus antiguos socios son los tres hitos que el sociólogo define como las claves tras conocerse la nómina final de ministros que ingresarán junto al Presidente Gabriel Boric el 11 de marzo.

¿Qué es lo central de los nombres y la composición escogida por el Presidente Gabriel Boric?

Pienso que aquí hay una reconfiguración del eje de poder del gobierno. Lo que se suponía debía ser un gabinete de hegemonía de la coalición gobernante, Apruebo Dignidad (AD), termina siendo una composición donde están muy presentes equilibrios más amplios, que trascienden a AD y ponen al Partido Socialista (PS) en una posición de responsabilidad política medular en la conducción del gobierno, desde el punto de vista de la búsqueda de los equilibrios y de asegurar la gobernabilidad. Esa es la señal política más gruesa, pues reconfigura las relaciones de poder vistas entre la primera y la segunda vuelta.

La suma de militantes socialistas, del PPD y liberales, ¿reconfigura la coalición de Apruebo Dignidad para dar paso a un nuevo referente de gobierno?

Esa es la interrogante: si es que a partir de la configuración de este gabinete se rearticula la coalición, o si será un diseño de gobierno que va a mantener diferencias entre AD y ex Concertación. Sin embargo, hay una arista que puede dificultar en que esto derive en una nueva coalición: la DC quedó completamente fuera. Se incorporaron los sectores del socialismo democrático de la Concertación y la Nueva Mayoría, marcando una línea divisoria con la DC. La decisión está en si sus aliados o exaliados de Nuevo Pacto Social quieren dar origen a una nueva coalición con AD y desprenderse por completo de los democratacristianos, o si van a hacer un esfuerzo por mantener un pie adentro y un pie afuera para que la DC no quede completamente aislada y desvinculada de este proceso.

¿En qué escenario queda la DC?

En una posición muy debilitada, al margen del proceso y con una representación bajísima en el Congreso. Si la situación de la DC era crítica, ahora lo es más, reforzada por la decisión del presidente de no incluirlos.

A la interna de Apruebo Dignidad, y principalmente para el Partido Comunista (PC), ¿cuál la señal que se entrega con la designación de Mario Marcel?

Más allá de los tres ministerios obtenidos, y uno tan importante como lo es Trabajo, la gran señal política hacia el PC por parte del Presidente es el nombramiento del Ministerio de Hacienda. Lo que definirá la línea política de este gobierno son las decisiones económicas y el gran factor de poder ahí es Mario Marcel. Este gabinete sería completamente distinto sin Mario Marcel. Y para mí, es el factor decisivo: le entrega proyección política a este gobierno. Es volver a la lógica de lo posible, se van a hacer las cosas que se puedan hacer.

¿Significa una renuncia parcial a ciertas ideas del programa de gobierno?

La presencia de Marcel, los equilibrios políticos en el Congreso y el deterioro económico son tres factores que hacen muy difícil que el programa de gobierno pueda cumplirse de forma irrestricta. Tenemos un presupuesto 2022 ya aprobado, que supone reducir el gasto efectivo en un 22%. A Marcel no le ha temblado la mano para subir tasas de interés para evitar sobrecalentar la economía. Tiene una visión histórica de lo que hay que hacer. Y por otro lado, sin las mayorías en el Congreso, se obliga a la lógica de construir acuerdos. Marcel en Hacienda es una señal muy clara, y ha golpeado muy fuerte a los sectores más radicales y de izquierda de la coalición, porque tienen claro lo que significa. La reacción del mercado y de grandes empresarios ha sido muy elocuente y no es fácil que su primer gabinete haya generado euforia en el mundo empresarial.

¿Qué le parece la figura de la doctora Izkia Siches en Interior, instalándose como la primera mujer en el cargo?

Junto a Marcel, es otro gran acierto por la señal que entrega. Será la primera mujer a cargo de Interior y Seguridad Pública, con un carisma que ha generado que ella sea en sí misma un liderazgo potente. No hay que olvidar que ella fue un factor relevante como jefa de campaña para conseguir votos. Como jefa política, es de los nombramientos más originales de este gabinete, con un estilo diferente. Tiene, eso sí, desafíos relevantes en seguridad: la Macrozona Sur y el orden público a todo nivel.

Noam Titelman: “Con este gabinete se ha puesto fin a la disputa generacional”

De paso en Chile, para disfrutar de unas semanas de vacaciones junto a su familia antes de regresar a Londres, donde cursa un doctorado en la London School of Economic and Political Science (LSE), el economista y miembro fundador de RD, Noam Titelman, vio con satisfacción los nombres que conformarán el gabinete del presidente electo Gabriel Boric y que, a su juicio, da un paso más en la conformación de una nueva coalición de gobierno.

¿Cuál es su mirada sobre el gabinete que anunció el presidente electo?

Llama la atención la diversidad del gabinete, no sólo en términos de afiliación política, sino también en cuanto a la fuerte presencia de mujeres, la diversidad de edades, que va de los 32 a los 75 años-, un gabinete en el que abundan personas de regiones, con historias de vida muy diferentes. Sin duda es un gabinete muy diferente a los que habíamos visto hasta ahora y que va en concordancia con la propuesta de país que había hecho el Presidente Boric, en la idea de que lo que nos está faltando en estos momentos es unidad en la diversidad después de un par de años de mucha tensión, donde quedaron muchas heridas y los conflictos que ha habido en el país, además de la pandemia, lo que ha propuesto el Presidente es la posibilidad de encontrar un nuevo acuerdo social. Y algo muy notorio es el encuentro generacional, algo que está bien representado en las dos figuras centrales de este gabinete, que son Iskia Siches y Mario Marcel. Ellos encarnan muy bien ese encuentro de dos generaciones y dos estilos de vida muy diferentes que están dentro del paraguas del socialismo en Chile, que va mucho más allá del Partido Socialista.

¿Con la designación de Mario Marcel y de varias figuras de la ex Concertación en el gabinete, el Frente Amplio sepulta el slogan de que “no fueron 30 pesos, fueron 30 años”, que se levantó con fuerza tras el estallido social?

Hay que tener cuidado con exigirle un análisis sociológico y político a los eslóganes. Pero hay un reconocimiento a lo importante que es dejar atrás esa mirada. Hay que ver los errores y críticas de lo que fueron esos 30 años, pero también reconociendo los avances y los aportes que se realizaron en ese período. Creo que ese es el proceso que se está viendo en el gabinete, reconocer que hay cosas de esos 30 años que no deben permanecer como están hasta ahora, pero también reconociendo los avances en su justa medida. Como ha dicho muchas veces el presidente electo, lo que hay que hacer es ponderar estos 30 años con justicia.

Con la llegada de Marcel a Hacienda, la pregunta que surge es ¿cuánta gradualidad se impondrá al programa de cambios y reformas que proponía Apruebo Dignidad?

La primera señal de que los cambios se van a hacer de manera gradual y con responsabilidad fiscal la dio el propio presidente electo durante la campaña, cuando hablaba de que los cambios serían escalón a escalón, de tener cuidado de no desbarrancarse, o en su discurso ante la Enade, cuando señala que su gobierno tendrá cuidado de respetar la regla estructural. Es coherente también con lo que se ofreció en la campaña, cuando se decía que Chile requiere cambios sustantivos -pensiones y salud, entre los más relevantes-, pero que esos cambios hay que hacerlos de manera responsable. El hecho de que esté Marcel es, sin duda, una señal, diría casi un golpe a la cátedra, respecto de que se va a hacer caso a esa aseveración y de que se va a respetar. Pero eso no significa olvidarse de lo que ocurrió en octubre de 2019, del malestar que hay en la ciudadanía respecto de una gran cantidad de injusticias y desigualdades que tiene nuestro modelo económico y social, sino de que en el mundo real, los cambios no se hacen solo deseándolos, sino también siendo responsables. El Presidente ha sido majadero en esto y creo que con el nombramiento de Marcel se disipa cualquier atisbo de duda de que cuando lo decía, lo decía en serio. Además, es importante recordar que la coalición de Apruebo Dignidad tiene minoría en el Congreso y que cualquier reforma que está en el programa de gobierno va a pasar por generar mayorías en el Congreso. Agregaría mayorías en la sociedad también para apoyar esos cambios, lo que va a requerir mucho diálogo y no caer en borracheras electorales o de euforia política. Hay que reconocer la necesidad de sentarse a dialogar con actores que hasta ahora no se habían sentado juntos, y que eso implica priorizar para poder avanzar.

¿Con el ingreso al gabinete de personeros de la ex Concertación, se constituye una nueva coalición de gobierno?

Lo que estamos viendo es la emergencia de una nueva coalición, la que había comenzado a dar sus primeros pasos camino a la segunda vuelta, cuando las fuerzas del socialismo democrático dieron su apoyo a Boric y eso implicó hacer adaptaciones programáticas en función de ese apoyo. Ahí hay una hoja de ruta bastante clara. Obviamente va a haber tensiones, posiciones muy distintas, algo normal cuando uno trata de gobernar en diversidad. Pero hay una buena cantidad de consenso en las reformas que se han planteado y la gran duda es respecto de la temporalidad, gradualidad, cuánto se abarca en cuatro años y cuánto será materia para un segundo gobierno. Creo que la primera prueba de fuego de esta coalición que se está construyendo va a ser la discusión sobre la conformación de la mesa de la Cámara de Diputados, que se está dando en estos momentos. Porque más allá de la presencia en el gabinete, para ver cuánto ha cuajado esta idea de coalición, será ver cuántos parlamentarios, cuando hablen del gobierno de Boric, van a hablar de mi gobierno y estén dispuestos a apoyar las reformas que se presenten.

¿El PS tendrá un importante presencia en el gabinete, es una señal de que se está superando la tensa relación de amor y odio, de competencia y superación electoral, que existe entre sectores del Frente Amplio y el Partido Socialista?

Tengo la impresión de que entre el 2009 y el 2011, cuando termina la transición y la coalición de gobierno que encabezó esa transición, lo que emerge es una disputa generacional muy fuerte entre la generación que protagonizó las movilizaciones estudiantiles y de la cual surge el actual presidente. Creo que esa disputa generacional, que como bien dice tuvo mucho de amor y de odio, lo que está pasando precisamente es que se ha logrado dejar atrás. El momento clave, a mi juicio, fue en octubre de 2019 y especialmente la firma del acuerdo de noviembre que permitió una nueva Constitución, que marcó el fin de la adolescencia política de mi generación. Lo que ha permitido eso es conversar, dialogar. Creo que aún faltan pasos para que cuaje esta nueva coalición, pero con el gabinete se ha dado un paso importante en se sentido. Creo que al fin se está dejando atrás esa disputa generacional como eje de la discusión política. Creo que este gabinete lo refleja muy bien.

Pía Mundaca: “Antonia Urrejola despeja las dudas de cómo se iban a compatibilizar ciertas visiones de la coalición sobre política exterior”

La cientista política y directora ejecutiva de Espacio Público destaca la designación de un gabinete que, en general, plantea que está conformado por nombres “con experiencia sólida” y del amplio espectro de la izquierda y centroizquierda.

¿Cuál es su evaluación general de las designaciones ministeriales?

A priori, es un gabinete de gran nivel. Hay que ver cómo se vinculan estos nombres y se relacionan con el nombramiento de subsecretarías y cómo será el proceso de instalación. Pero la señal de hoy es que son nombres con experiencia, sólidos y amplios. De (Mario) Marcel, ya se ha dicho todo, porque principalmente generaba preocupación y expectación quién lideraría Hacienda, y él tiene buen perfil dentro de Chile y hacia afuera. Para mí, si tuviera que escoger un nombre es el de Antonia Urrejola: es un perfil que sabe perfecto de Relaciones Exteriores, viene de liderar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). En los equipos menos evidentes, me parece que los nombramientos en “ciudad” de Carlos Montes (Vivienda), Maisa Rojas (Medioambiente) y Juan Carlos Muñoz (Transportes) son un acierto. No son académicos sin experiencia en lo público.

El transporte, en particular, fue el catalizador del estallido social.

Precisamente. Juan Carlos Muñoz es autor de la propuesta ‘tarifa cero’ durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet. Es un nombre muy valorado en el área de transportes. Ha sido una persona insistente en mostrar cómo no podemos olvidar la potencia de entender a la ciudad. Recuerdo muy claramente una carta al director escrita por él, donde mencionaba que hablar de desigualdad es hablar de las desigualdades cuando una persona se traslada en el transporte público. Ahí pueden pasar cosas muy interesantes.

¿Valora el nombramiento mayoritario de mujeres, 14 versus 10 hombres? ¿Es un signo de los tiempos?

Hay que recordar que la expresidenta Bachelet es la primera que pone un precedente. A propósito de la presentación del gabinete, ha circulado una foto de la conformación de los ministros del Presidente Aylwin. Para ser justa, antes eso era aceptado, pero nuestra sociedad ha cambiado y es positivo que el liderazgo político refleje esos cambios. Hay cosas que hoy ya no parecen plausibles, como no incluir mujeres. La foto del gabinete de Aylwin hoy no tendría cabida en la sociedad, sería criticado, con indignación. Quienes ejercen liderazgos tienen que reflejar el país y la sociedad que hoy somos.

Mencionaba a Antonia Urrejola, ¿aplaca las tensiones que podrían existir en cuanto a temas internacionales como Nicaragua, Cuba o Venezuela?

Urrejola tiene múltiples talentos, no es una inexperta en la materia, es la ‘cancha’ que ella maneja. Y las Relaciones Exteriores históricamente han sido tema de Estado, aspecto que ha sido más débil en el último gobierno. Así, este sí era un tema ‘gris’ al interior de la coalición, y ella pone total claridad. El Presidente Gabriel Boric ha sido súper claro en sus posturas respecto a estos temas y Antonia Urrejola despeja las dudas de cómo se iban a compatibilizar ciertas visiones de la coalición sobre política exterior. Me parece destacable como no ha titubeado en decir las cosas como corresponde, con distintas condenas categóricas a lo que ha estado pasando en Nicaragua.

Izkia Siches es otro de los nombramientos atractivos por ser la primera mujer en llegar al cargo en Interior.

Ella es una figura política que ha tenido mucho respaldo y apoyo ciudadano. Incluso, podría haber jugado un rol en un ministerio que le permitiera mantener aquello. Y más que instalar que sus bonos van a caer, tomar este ministerio, siendo mujer, con tanto apoyo ciudadano, refleja coraje y compromiso con el gobierno de Gabriel Boric y no con su propio rol. Es una característica que uno la ve más en los liderazgos femeninos. La seguridad pública genera unos niveles de frustración enormes en la ciudadanía, y hasta ahora ha habido una constante de adoptar medidas y decisiones populistas, pero ineficaces. El desafío de Interior es responder con celeridad, pero buscando que las decisiones tomadas tengan impacto real y no para la galería.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.