En medio del caos y los insultos del primer debate presidencial en EE.UU.: ¿Ganó Trump o Biden?

A juicio de Larry Sabato, director del Centro de Política de la Universidad de Virginia, se trató de “el peor (debate) de todos”. “Y los he visto todos desde el primero en 1960, entre Kennedy y Nixon”, comentó a La Tercera.




Caos, insultos, descarrilamiento. Esos fueron algunos de los calificativos que la prensa estadounidense utilizó para definir el accidentado primer debate presidencial protagonizado anoche por el Presidente republicano Donald Trump y su rival demócrata Joe Biden, en la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland, Ohio.

“Agudos ataques personales e insultos en el primer caótico debate”, destacó The New York Times. Un tono similar al empleado por The Washington Post: “Ataques personales e intercambios afilados marcan el turbulento primer debate presidencial”. La cadena de televisión conservadora Fox News, la favorita de Trump, también coincidió en la evaluación: “El primer debate lleno de intercambios e insultos”. Lo mismo que CNN, que aludió a “un horrendo debate entre Trump y Biden”. Mientras el sitio Politico habló de “un descarrilamiento”, el polémico portal conservador Breitbart News fue más allá, y lo calificó de “debate demente”.

Sin embargo, al momento de evaluar la performance de los candidatos, los medios mostraron sus preferencias. Fox News, ni bien terminó el encuentro, citó como fuente una encuesta de News Nation Now y afirmó que el ganador del debate fue Trump, con un 60% del apoyo, según destacó en su cuenta de Twitter Sean Hannity, columnista de la cadena. Hoy en su web el analista de Fox News, Doug Schoen, reconfirma la tendencia con una nota en la que asegura que “en términos de estilo el presidente Trump fue el claro ganador: tuvo el control de la conversación y de la discusión, ciertamente estuvo más al mando”.

Más irónica, la revista conservadora National Review estableció lo siguiente: “Es una pena que Joe Biden no pudiera asistir al debate del martes por la noche. Bueno, Biden estaba presente, pero durante los 90 minutos apenas si pareció que terminaba una frase”.

Sin embargo, también hubo medios que fueron críticos del desempeño de Trump. Uno de los presentadores más conocidos de CNN, Jake Tapper, abundó: “Eso fue un desastre dentro de un incendio en un contenedor de basura que viajara en un tren que descarrilara. No fue un debate, fue una desgracia”. También Rachel Maddow, de NBC, fue lapidaria: “Esta clase de debate no debería suceder en una democracia”, dijo la presentadora, para quien Trump pronunció “una sucesión de mentiras cada vez más locas y obscenas”, para concluir que Trump no luchaba contra Biden, “sino contra la elección”.

Desde luego, los analistas de The New York Times, criticaron fuertemente al presidente: “Trump hizo durante el debate del martes lo que ha hecho en la vida política del país en sus cuatro años”, escribieron Matt Flegenheimer y Maggie Haberman. “Se negó a condenar a los supremacistas blancos y echó a volar oscuras conspiraciones sobre el proceso de votación”, además de perturbar el desarrollo de los argumentos de su opositor “con sus inveteradas interrupciones y sus quejas bien ensayadas”.

Las encuestas

De acuerdo con lo publicado por el portal Vox, las encuestas dicen que ganó Biden. Si bien el sitio aclara que para tener una visión “metodológicamente rigurosa” del triunfador aún se deberá esperar un poco más de tiempo porque los indicadores hasta el momento son incompletos y limitados, con “grupos seleccionados de votantes indecisos, o encuestas de personas que vieron el debate en lugar del electorado en general”, los resultados preliminares entienden que el candidato demócrata terminó mejor su participación.

Según la encuesta instantánea de CNN, Biden ganó el debate con el 60% del favor de los consultados, más del doble de quienes pensaron lo mismo de Trump: que obtuvo un 28%. CBS News publicó un sondeo, realizado con YouGov, que dio por ganador a Biden, con el 48%, sobre Trump, a quien los encuestados otorgaron el 41%, cifras que -señaló el director de encuestas de CBS, Anthony Salvanto- “se acercan bastante al apoyo que obtiene cada candidato” hasta el momento. El think tank Data for Progress, por su parte, le dio un 51% a Biden y un 39% a Trump.

Otras de las cifras que dejó la noche fueron que un 42% de los encuestados afirmó que tras el encuentro pensaba cosas peores sobre el presidente y que un 24% vivió justamente lo contrario, comenzó a pensar mejor de él. En contraste, un 32% declaró tener en peor estima a Biden y un 38% indicó ahora pensar mejor de él.

“Oportunidades perdidas”

Para Matt Mackowiak, consultor republicano y veterano de la campaña de reelección Bush-Cheney, “nadie” fue el ganador de este debate. “Ambos acertaron algunos golpes. Ambos interrumpieron demasiado y actuaron como niños” dijo a La Tercera el presidente de Potomac Strategy Group, LLC.

“En mi opinión, el primer debate fue una tragedia compuesta por oportunidades perdidas para abordar seriamente los problemas que enfrenta este país. El presidente de Estados Unidos se comportó como un bufón, tratando repetidamente y sin éxito de alterar la compostura del vicepresidente Biden. Los dos candidatos se gritaban el uno al otro tan continuamente que la audiencia no podía saber nada sobre hacia dónde conducirían al país. Dado el estado de esta carrera de caballos, un empate -y fue un empate- beneficia a Joe Biden”, comentó a este medio Christopher Arterton, profesor emérito de Gestión Política de la Universidad George Washington.

John Zogby, fundador y presidente de Zogby International, una de las encuestadoras con más prestigio en Estados Unidos, también fue categórico. “Tanto a nivel personal como profesional, el debate fue decepcionante, desalentador y muy triste. El presidente salió a pelear e interrumpir tanto a Biden como al moderador. El estilo de Trump en la vida es dominar todo y eso es lo que intentó hacer, incluso hasta el punto de asegurarse de que se pudiera discutir poco sobre el fondo. Lo convirtió en un espectáculo y estropeó todo el ejercicio”, dijo el analista a La Tercera.

“El Presidente Trump no hizo nada para ayudarse a sí mismo y Biden no hizo nada para hacerse daño. Por lo tanto, Biden es el ganador porque entró en el debate con una ventaja sustancial y definitivamente emergerá con la misma ventaja. Las primeras encuestas muestran que aquellos que vieron el debate sintieron que Biden ganó”, sentenció Zogby.

A juicio de Larry Sabato, director del Centro de Política de la Universidad de Virginia, se trató de “el peor (debate) de todos”. “Y los he visto todos desde el primero en 1960 entre Kennedy y Nixon”, comenta a La Tercera. “Donald Trump, que ignoró las reglas e hizo lo que quiso, fue la razón principal. Trump perjudicó sus posibilidades de alcanzar a Biden. Trump fue el gran perdedor, lo que convierte a Biden en el ganador”, aseguró.

“Miran para apoyar a sus favoritos”

Sin embargo, en la víspera del debate NBC News destaca que era “poco probable” que el primer debate entre Trump y Biden cambie la opinión de la gran mayoría del electorado estadounidense, “que ya ha decidido a quién apoya y dice que no puede ser influenciado”.

Pero el debate, destaca la cadena de televisión, “aún podría agitar la carrera y acelerar al electorado”. Un impacto marginal en la persuasión de los votantes podría tener una profunda influencia en el resultado si la contienda se reduce a unos pocos estados de campo de batalla. Y algunos expertos dicen que los debates presidenciales han demostrado solidificar las impresiones de los candidatos de formas que afectan el comportamiento de los votantes.

“Los debates presidenciales importan menos de lo que la gente piensa. Los votantes no miran para tomar una decisión. Miran para apoyar a sus favoritos”, dijo a NBC News John Pitney, profesor de gobierno en el Claremont McKenna College.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.