“Es sentido común”: Qué dicen los alcaldes que han vacunado contra el Covid-19 a población no priorizada

Tras revelarse que 37 mil personas sanas, de entre 18 y 59, años han sido inmunizadas contra el coronavirus en el país, los ediles que engrosan la lista explican sus motivos: dificultades en el registro y la aplicación de criterios de vulnerabilidad para repartir las dosis, pero "no de saltarnos las instrucciones del Gobierno", sostienen. Eso, mientras desde el Ministerio de Salud enfatizan los llamados a cumplir el cronograma, para evitar que las personas de riesgo se queden sin la protección.




“Los primeros días que se vacunó habían Bomberos y Carabineros que no apaercían en el Registro Nacional de Inmunizaciones (...) Nosotros, al Ministerio de Salud le planteamos las excepciones que hemos hecho: vacunar a vendedores de las ferias libres, colectiveros, recolectores de basura, personal de cementerios, profesores. (En un inicio) no había forma de registrarlos, porque no tenían el casillero”. Esa fue la explicación que entregó el alcalde de La Florida, Rodolfo Carter, luego de que La Tercera diera a conocer que, hasta ayer, el Departamento de Información y Estadísticas en Salud (DEIS) reportara que 37.306 personas de grupos no priorizados -población sana entre 18 y 59 años- ya había recibido una primera dosis de la vacuna, en una estadística que liderada la comuna del suroriente de la capital.

En la Región Metropolitana, la cifra suma 11.669 vacunados fuera de priorización. Y en ese listado, la Florida figura con 2.886 personas inoculadas, es decir, el 7,7% de la “población sana” inmunizada en el país. A nivel comunal, esto se traduce en que han utilizado el 4,49% de sus primeras dosis en este grupo objetivo.

Sin embargo, el escenario genera dudas y ya se han levantado voces entre los municipios que apuntan a posibles motivaciones políticas detrás, dado que varios de los alcaldes van este año a la reelección.

La concejal del Partido Comunista por la comuna, Marcela Abedrapo, confirma que “yo he conversado con personas menores de 60 años que han sido vacunadas porque iban acompañando a una persona mayor y les preguntaban sobre la marcha si querían ser vacunadas. Si les ofrecen, por supuesto que van a decir que sí. Esto obedece la falta de prevención del Gobierno cuando le da muchas atribuciones a los municipios. Hay algunas comunas que lo hacen bien, y otros que ven la oportunidad para aprovecharse de esto en las elecciones”.

Sobre los grupos que, según Carter, han sido beneficiados -vendedores de ferias libres, colectiveros, funcionarios de cementerios y profesores menores de 60 años-, Abedrapo sostiene que se debe únicamente a “un aprovechamiento publicitario. Lo que nosotros aspiramos, y que muchos expertos han señalado, es que toda la población pueda vacunarse, pero la focalización en momentos de pandemia es importante, y las personas que están a cargo de focalizar debieran ser estrictas”.

Aunque el Ministerio de Salud el miércoles emitió una resolución que buscaba “detener” los saltos en la fila de vacunación, estableciendo sumarios sanitarios para los municipios que no se apegaran a dicho orden, desde la Seremi de Salud de la Región Metropolitana explican que la competencia para fiscalizar “es desde que se publicó la resolución”. Es decir, no se puede indagar en las inoculaciones realizadas fuera del calendario hasta antes del pasado martes.

Desde La Moneda ven esto con preocupación. Dicen que la resolución que da facultades para sancionar se empezó a fraguar cuando ya se tenían los primeros antecedentes de esta irregularidad: el primer indicio fue que no estaban cargados todos los vacunados a la plataforma del RNI.

Si bien desde Palacio había noción de que se estaba inoculando a personas “fuera de la lista”, cuando La Moneda planteó ese punto al Minsal -explican- se les señaló que el calendario era una “recomendación”, y que existía cierta flexibilidad para los municipios. Por ejemplo, en vacunar a parejas de adultos mayores, aunque alguno de ellos no cumpliera con la edad estipulada ese día en el calendario. Sin embargo, la situación de La Florida y en otras comunas, como Osorno, que acusó quiebre de stock tempranamente, derivaron en la redacción del documento.

Los alcaldes explican

Sin embargo, no solo en La Florida se han registrado vacunaciones fuera de la planificación. En la región de Valparaíso, Viña del Mar es la quinta comuna a nivel nacional y primera a nivel regional que registra más vacunados sanos entre 18 y 59 años de edad: un total de 1.754.

La jefa comunal, Virginia Reginato, explica a La Tercera PM que “hemos convocado a la población que corresponde según el calendario. Nunca hemos llamado a vacunarse a grupos que no corresponde. Han habido casos excepcionales, es cierto, que han sido evaluados por el personal a cargo de la vacunación. Hay muchos adultos mayores que van con sus cuidadores. Indudablemente a ellos hay que vacunarlos”.

Sobre eventuales sumarios o investigaciones que puedan realizarse, Reginato afirma que “también hay personas (vacunadas) con enfermedades de riesgo, que no tienen la edad, pero que han llegado. Si se hace el sumario, nosotros hemos cumplido con lo que corresponde, puede haber alguna que otra persona, pero imposible de controlarla, pero la gran mayoría que se ha vacunado y no corresponde a la edad, es porque son cuidadores (de adultos mayores)”.

Una explicación similar da el alcalde de Punta Arenas, Claudio Radonich. La austral comuna cuenta con 2.567 personas inoculadas que aún no han sido llamadas en el calendario de priorización, y es la segunda a nivel nacional después de La Florida. Sin embargo, precisa que “los números tienden a una confusión. Con Salud hemos coordinado varios criterios que son epidemiológicos”. En dicha comuna, por ejemplo, se inoculó a los profesiones de la prensa a petición de los representantes del Colegio de Periodistas de dicha región.

Radonich añade que “los vecinos de 80 años y más -que por suerte son muchos y tienen buena calidad de vida en nuestra comuna- fueron en total 5.692 inoculados. La mayoría llegó acompañado y el criterio fue que el acompañante también se vacune. Esto es porque la misma dupla volverá a vacunarse en un mes más y porque la persona que está cuidando a estos adultos mayores también vive en su entorno, por eso se optó por ellos”.

En el Biobío, Concepción también está dentro de las comunas que registra un mayor número de población sana ya inoculada, sin embargo, la directora de Salud Municipal (s), Nicole Gay entrega una explicación en línea con los otros municipios requeridos. “Los criterios para vacunar han sido de acuerdo a los grupos priorizados por el Minsal: mayores de 60 años, personal de salud pública y privada, residentes y funcionarios de Eleam y residencias sanitarias, personal de servicios esenciales, estudiantes de carreras de salud en práctica clínica con acreditación de sus casas de estudio. Solo sumamos a cuidadores y cuidadoras de personas con dependencia severa”, confirma.

Una explicación distinta entrega el edil de Cerro Navia, Mauro Tamayo, quien figura con 665 inoculados no priorizados. En una línea similar a la de Carter, Tamayo explica que puede deberse a problemas en el registro.

“Estamos trabajando en identificar el origen del problema, que es de registro, porque en la comuna no se ha vacunado a personas que no están incluidas en los grupos de riesgo ni fuera de la calendarización promovida por el Gobierno. Creemos que al momento de ser ingresadas al RNI, estas personas fueron clasificadas por su edad y no por el grupo objetivo al que pertenecen. Esto habría ocurrido en el caso del personal de salud privado, de farmacias y cuidadores de personas en situación de dependencia severa. Es un problema de registro, no de saltarnos las instrucciones del Gobierno”, dice el alcalde.

Sin embargo, y ante las explicaciones, el salubrista y médico internista del Hospital Sótero del Río, Juan Carlos Said, difiere en el criterio de inocular a cuidadores de adultos mayores. “Si es una persona cuidador de mayores, se considera personal de salud. Pero una cosa es cuidar ancianos y la otra es ser familiar. A familiares creo que no corresponde, porque si no entonces deberíamos vacunar a todos”, explica.

Con todo, también apunta sus críticas a la priorización, que fue modificada para incluir a nuevos grupos por sobre -por ejemplo- los enfermos crónicos. “Se comenzaron a hacer algunas excepciones, pero algunas no corresponden. ¿Por qué se vacunó al personal de puertos y no a otros? ¿O el de Ejército, que se sabe es una población joven y sana, con una buena cobertura de salud? No hay motivo sanitario para esto”, critica.

Salud llama a respetar el orden

Desde Salud, la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza insiste en que “el orden de los grupos objetivos en los que se basa la calendarización se publicó en enero. Es un documento hecho por el Programa Nacional de Inmunizaciones con las recomendaciones de CAVEI, donde priman las personas que por su edad, enfermedades y funciones, deben ser inmunizadas en primer lugar. Son 5 millones de personas priorizadas en el primer trimestre”.

La autoridad explica que “llevamos dos semanas con más de dos millones setecientas mil personas vacunadas. Aún nos quedan seis semanas para terminar esta primera etapa. Ahora, para cumplir con este calendario de inmunizaciones, que está basado en la priorización de grupos objetivos, es clave que tanto las personas como los municipios, respeten el calendario”.

En ese sentido, Daza insiste que la priorización no está hecha al azar, y que con este primer grupo de riesgo protegido se busca evitar que quienes más se agravan lleguen a las UCI. “Alcaldes y ciudadanía debemos respetar la priorización de este grupo de riesgo para evitar que terminen hospitalizados y enfermen gravemente. Nosotros emitimos una resolución para que esto se cumpla y los seremis están fiscalizando que el calendario se respete”, precisa.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.