Estadio, segundo, vertedero: el diccionario maldito del fútbol chileno

Hinchas U de Chile con mascarilla en el Monumental

Foto: Photosport.

Un repaso a las palabras de aspecto biensonante que hieren las sensibilidades de los aficionados, en función de la camiseta que veneran. Un vocabulario catalogado alrededor de la pelota, que sigue recibiéndose como ofensivo por lejano que sea su particular origen.




Aparece la palabra 'cotillón' en un titular de prensa vinculado a la UC y los hinchas de cruzados creen ver en el mismo una agresión. Forma parte de un vocabulario paralelo que gira alrededor de la pelota y que sigue generando sarpullidos entre los aficionados en función de su camiseta . No son solo los célebres términos femeninos con los que los hinchas de un equipo bautizan a los de los rivales ('madres' los de la U, 'zorras' los de Colo Colo o 'monjas' los de la UC) y que por su carga sexista sí cabe interpretarlas como de mal gusto. Son otros vocablos, aparentemente biensonantes o correctos, que son recibidos por los aludidos como una daga hiriente por lejano que sea el particular motivo que las originó. Acá una relación de esa palabras que aún forman parte del vocabulario maldito del fútbol chileno.

Cotillón: En 2011, después de haberse impuesto en la final de ida, los cruzados llegaron celebrando anticipadamente al partido de vuelta. En el bus que los llevó al Estadio Nacional, los jugadores lucían gorros y confeti. Llegaron saltando y cantando a cuenta de la vuelta olímpica que darían en la casa (y en la cara, como suele decirse ahora, también) del archirrival. El 4-1 que le endosó la Universidad de Chile de Jorge Sampaoli a la UC de Juan Antonio Pizzi terminó añadiéndole una nueva acepción al concepto cotillón. Ahora remite, inexorablemente, al momento más triste de los cruzados.

Cartón: Dos acepciones. Por hincha de cartón  se entiende por aquel que desaparece en los momentos difíciles, pero no se pierde los alegres, y la recibe como peyorativa el aficionado de Colo Colo. La otra es 'la copa de cartón', en alusión a la Copa Sudamericana que la U levantó en 2011.

Estadio: Un estadio es una construcción cerrada con graderías para los espectadores, destinado a competiciones deportivas. En Chile, el concepto, asociado a la propiedad del recinto deportivo, es recibido como un ataque por los hinchas de Universidad de Chile, el único de los grandes que no cuenta con un recinto propio y cuyos seguidores han sufrido, además,  la decepción de las promesas directivas que no cristalizaron para dotarlos de uno.

Segundo: Ordinal en un caso, sustantivo en otros, lo concreto es que la expresión 'segundo' también resulta ofensiva para los hinchas de la UC. Antes de coronarse en 2016, un trámite que podrían repetir este fin de semana, los estudiantiles terminaron tres veces en el segundo puesto. El estigma les resulta tan doloroso que suelen irritarse si el concepto aparece escrito en reiteradas oportunidades, más allá del contexto.  Un término que también se ha traducido en gestos, como el de algunos futbolistas les han hecho con los dedos la señal que evoca el "2" a los fanáticos cruzados.

Panadero: Hincha de Unión Española. La designación forma parte del vocabulario histórico del fútbol chileno y alude a una de las tareas más realizadas por los integrantes de la colonia en su llegada al país. Para algunos, que no integran el rubro de la panificación, también se transformó en un concepto ofensivo.

Hinchas de su hinchada: Se les atribuye a los fanáticos de Universidad de Chile. Los mismos que llenaron el Estadio Nacional para el decisivo partido ante Iquique. El reproche, proveniente de los seguidores de Colo Colo y la UC, alude a que en la escala de prioridades de los fanáticos laicos la barra se superpondría a la que le asignan al equipo.

Frío: La baja temperatura en el fútbol está vinculada a la carencia de alma. En el fútbol chileno, quien se siente más ofendido en ese sentido es la UC. Un poco por la ubicación de San Carlos de Apoquindo (San Cooler de Apoquindo para los contrarios) y otro tanto por la presunta falta de espíritu en circunstancias clave, una creencia que en Las Condes, naturalmente y con estadísticas y copas en la mano, descartan de plano.

Moda: Otra expresión asociada a la fidelidad de los fanáticos que se aplican mutuamente los seguidores de la U y Colo Colo. El hincha 'moda' es como el 'de cartón': aparece en las buenas. También se aplica a los equipos que adquieren notoriedad en períodos específicos y que, por esa razón, ganan adeptos o revitalizan a los suyos. "Te dije 'huevón', que la moda se acabó", gritó eufórico Omar Labruna después de una victoria sobre Universidad de Chile, que llegaba al Superclásico de 2012, en el Monumental, en estado de gracia. Ese día, la expresión se institucionalizó.

Pinochet: Que al estadio Monumental se le apode el 'estadio de Pinochet', en alusión a los aportes que el gobierno militar ofreció para terminar el recinto, pero que según la dirigencia alba jamás entregó, es un estigma que en Colo Colo aún no logran sacarse. El Cacique, además, tuvo al uniformado en la lista de presidentes honorarios, un privilegio que, justifican, recibían todos los mandatarios y del que fue despojado hace poco tiempo. A los albos les molesta que se asocie a Pinochet con sus colores.

[caption id="attachment_867236" align="alignnone" width="491"]

Foto: Agencia Uno.[/caption]

Sin sangre: Otro término que el hincha de la UC recibe como agresión. En el fútbol, la sangre es sinónimo de entrega, pasión y, en muchos casos de identificación con los colores. Sin sangre es el futbolista que no se entrega al máximo. Y, también, en la acepción más dolorosa, es la que se le asigna al club que se caracteriza por la frialdad para asumir errores y aciertos.

Vertedero: El concepto vertedero es el que le asignan los fanáticos de la U y de la UC al estadio Monumental, la casa de Colo Colo. Se basan en que el terreno que hoy ocupa el recinto sirvió en algún momento como depósito de basura, principalmente por el estado de desocupación en el que quedó mientras se realizaban las obras. Fanáticos de ambos clubes suelen llegar a los partidos que se juegan en Macul con mascarillas o tapándose las fosas nasales con los dedos para combatir 'el mal olor'. Incluso futbolistas han caído en la tentación. Nicolás Castillo, entonces delantero de la UC, trató de esa forma al reducto del Cacique. Recibió de vuelta duras respuestas de los hinchas albos y de algunos referentes del plantel, como Gonzalo Fierro.

50: Los hinchas de la Universidad Católica creen que el término vinculado al nombre de su equipo se refiere a una supuesta carencia de popularidad de los cruzados con respecto a la masividad entre la gente de la U y Colo Colo.

Comenta