¿Europa antivacunas? En el Viejo Continente aumentan las dudas sobre inmunizaciones

La organización The Wellcome Trust analizó la opinión de más 140 mil personas en 142 países sobre las vacunas: el 79% las considera seguras. Sin embargo, la confianza disminuye en Europa del Este, con sólo un 50% y en Europa Occidental con 59%. En tanto, el 74% de los chilenos considera "seguro" inmunizarse.


En medio del aumento de brotes de sarampión en países donde la enfermedad estaba extinta o al menos eso se creía, como en Estados Unidos, que hasta la fecha tiene más de mil casos confirmados en 26 estados, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que hay un incremento de casos de la enfermedad en casi todas las regiones del mundo, con un 30% más de casos en 2017, lo que estaría relacionado con los movimientos antivacunas.

Ante esto, la organización The Wellcome Trust, que realiza investigaciones biomédicas, analizó las respuestas de más de 140.000 personas en 142 países y aunque la mayor parte de las personas sigue confiando en las vacunas, existe una creciente desconfianza que podría implicar un retroceso en el combate contra las enfermedades infecciosas que pueden generar la muerte.

Según la encuesta global, el 79%, es decir casi 8 de cada 10 personas, señalaron estar "muy de acuerdo" en que las vacunas son seguras; el 7% está "muy desacuerdo"; y el 14% "no lo sabe. Ante la pregunta si las vacunas funcionan o son efectivas, el 84% de la población mundial sostuvo que está "muy de acuerdo"; el 5% "muy en desacuerdo"; y el 12% "no lo sabe".

Según la OMS, la reticencia a las vacunas es una de las 10 principales amenazas a la salud global. La vacunación es una de las mejores barreras de defensa contra enfermedades infecciosas. De hecho, permitió erradicar la viruela y podría lograr lo mismo con la polio. Sin embargo, durante los últimos años el sarampión va en aumento. Según la BBC, el rechazo hacia las vacunas es "alimentado" por el miedo y la desinformación.

Las autoridades han alertado a la población de los movimientos antivacunas que ponen en riesgo a ellos mismos y a los demás. La "inmunidad de grupo", es lo que los expertos catalogan como un número suficiente de población inmunizada que evita la propagación de las enfermedades infecciosas. "Estamos muy preocupados en estos momentos porque en el caso del sarampión cualquier cobertura menor del 95% puede provocar brotes y es justamente lo que estamos viendo", sostiene Wellcome Trust.

De esta manera, las regiones que más confían en que las vacunas son "muy seguras" o están "algo de acuerdo" son: Asia del Sur con el 95%; África Oriental 92%; América Central 88%; África Occidental 85%; y África del Norte 85%. Las que más dudan son zonas con altos ingresos como Europa del Este, con el 50% y Europa Occidental con el 59%.

Según el estudio, Francia es el país con el porcentaje de desconfianza más alto de los países analizados: una de cada tres personas no cree que las vacunas son seguras. El 19% de los franceses duda sobre la efectividad de la inmunización y el 10% no considera que sean importantes para los niños. Según la OMS, entre abril de 2018 y marzo de 2019, Francia registró un brote de sarampión, con 2.028 afectados. En tanto, el gobierno del Presidente Emmanuel Macron agregó ocho vacunas obligatorias al sistema de salud que sólo consideraba tres para los niños.

Chile

En tanto, en Chile, el 74% señaló que las vacunas son seguras y el 11% dijo que no son seguras. Ante la pregunta de si son efectivas, el 78% de los chilenos está de acuerdo y sólo el 6% no está de acuerdo, mientras que en la consulta si "las vacunas son importantes para los niños", el 89% se mostró favorable y el 4% lo rechazó. Al mismo tiempo, el 97% de los padres chilenos encuestados dijeron que "habían vacunado a sus hijos contra una o más enfermedades". En el índice de "confianza en los científicos", el 15% de los chilenos lo catalogó "alta"; el 55% "mediana"; el 25% "baja" y 5% "sin opinión".

Según el informe, las razones para dudar de las vacunas es un "exceso de confianza". Esto significa que las personas creen que no se contagiarán, por lo que no necesitan inmunizarse ante los posibles riesgos de los efectos secundarios. Esta es una de las principales amenazas, sumada a la desinformación en internet y redes sociales. Por ejemplo: en Japón los medios de comunicación difundieron vínculos entre la vacuna contra el VPH (virus del papiloma humano) y posibles problemas neurológicos, lo que habría disminuido la confianza en la inmunización.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.