Tercera PM

Presenta:

Experta gringa antiacoso y antiabuso sexual viene a “instruir” a rectores y empresarios chilenos

Suzanne Goldberg, abogada experta en género de la Universidad de Columbia.

Se reunirá con gnacio Sánchez, Ennio Vivaldi, Harald Beyer, y con el ministro Gerardo Varela.


Más de una decena de reuniones y actividades, a lo largo de cuatro días, tiene anotada en su agenda Suzanne Goldberg en Santiago a contar del próximo martes 17. A usted seguro no le suena su nombre, así que entérese: es una abogada experta en temas de género, discriminación, abuso y acoso sexual que lleva años dedicada a eso desde la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Su visita no sólo cae justo cuando el tema está más que encendido en Chile, con las denuncias contra Herval Abreu y Nicolás López, y las tomas feministas en reacción a otros casos. Vendrá a contar cómo se previene y combaten estas situaciones en su universidad, lo que servirá para que las autoridades de las nuestras perciban la distancia -en años luz- entre las detallas políticas gringas y las normativas que tenemos acá.

Goldberg -quien allá es vicepresidente de la Oficina de Asuntos Estudiantiles- fundó y dirige la Clínica Jurídica para Asuntos de Sexualidad y Género (2006), que se presenta como “la primera en todo EE.UU. dirigida por una académico a tiempo completo y dedicado a políticas legales y públicas relativas a asuntos de género y sexualidad”.

En Columbia, así como en otras universidades nortamericanas, las reglas son bastante severas, y algo de eso les contamos la semana pasada en esta nota. Columbia tiene en su website extensos documentos que detallan sus políticas internas, y le da una gran importancia al consentimiento que da o no una persona como punto de partida para definir, categorizar, normar y castigar todo tipo de abuso, acoso o conducta impropia. Se norman no sólo las relaciones entre académicos y alumnos, sino además entre ellos mismos.

Será al menos interesante el intercambio entre Goldberg y rectores de universidades santiaguinas, considerando que la toma de 74 días que terminó anteayer en la Facultad de Derecho de la Universidad detonó en protesta por la situación del profesor Carlos Carmona. Pasaron ocho meses después de que una estudiante lo denunciara por acoso sexual y abuso laboral para que un sumario interno determinar suspenderlo por tres meses -no la expulsión, que pedían las alumnas-, precipitando la renuncia del decano y diversas críticas por la gestión del problema.

Rectores, ministros y empresarios

Goldberg llegará el lunes 16 y arrancará su maratón al día siguiente -según cuentan en el Centro Global de Columbia en Chile- con el rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez. Seguirá con una mesa de empresarios y ejecutivos, liderados por el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, Alfonso Swett, y luego con el decano de Ingeniería de la UC, Juan Carlos De la Llera.

El miércoles tendrá su evento principal, una conferencia abierta al público en el GAM en la que precisamene hablará acerca de las políticas de la Universidad de Columbia en materia de violencia de Género, acoso sexual y discriminación. Luego seguirá con Harald Beyer, rector de la Adolfo Ibáñez; con el ministro de Educación, Gerardo Varela. El jueves estará en un panel dedicado a “No means no” (“No es no”) para promover la cultura del consentimiento; en la tarde estará con el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, y después con académicos, estudiantes, y tras ello con la directora de la Oficina de Igualdad de Oportunidades de Género de la “U”, Carmen Andrade.

Goldberg cerrará su ronda el viernes reuniéndose con especialistas de la Fiscalía Nacional, y después con la ministra de la Mujer, Isabel Plá.

“Columbia tiene políticas y protocolos muy potentes en el ámbito del consentimiento, por ejemplo, o en el acompañamiento a las víctimas, que pueden servir de base para que planteles, empresas e instituciones públicas adopten iniciativas en esta línea”, anticipa Karen Poniachik, directora del Centro Global de Columbia en Chile. Habrá que ver si la maratón de Goldberg contribuye a actualizar las normas locales en la materia.

Seguir leyendo