Grupo entre 40 y 49 años tiene casi 900 mil rezagados en la vacunación contra el Covid-19

De 2.658.453 personas entre 40 y 49 años, 1.759.238 se han inoculado con al menos la primera dosis. Esto se traduce en solo un 66,2%

Según los datos del Departamento de Estadísticas e Información en Salud (DEIS), existen 899.215 personas rezagadas en el rango de edad entre 40 y 49 años, a pesar de que durante un mes este grupo estuvo como prioridad en el calendario de inmunización contra el coronavirus. Entre los aspectos que pueden haber complicado el avance en este grupo etario es que precisamente son estas personas quienes corresponden a los grupos laborales activos y que cuentan con menor flexibilidad para asistir a los vacunatorios. Los expertos señalan que a medida que baja la edad de los vacunados, es menor la percepción de riesgo y la adherencia a vacunarse.




Con un calendario de vacunación por edades que avanza cada vez más rápido, durante esta semana se dio el vamos a la vacunación del grupo entre 35 y 39 años. Sin embargo, aún preocupa quienes no han asistido a vacunarse.

Según los datos del Departamento de Estadísticas e Información en Salud (DEIS), existen 899.215 personas rezagadas en el rango de edad entre 40 y 49 años. Es decir, de 2.658.453 personas, 1.759.238 se han inoculado con al menos la primera dosis: esto se traduce en solo un 66,2%. Mientras que con el esquema completo se ha alcanzado una cobertura del 36,8% del total.

Cabe recordar que este grupo de edad se mantuvo como prioridad en el calendario por más de un mes, desde el 12 de abril -partiendo con las personas de 49 años- hasta el pasado 8 de mayo, cuando concluyó con el turno para este rango etario. Si bien la calendarización actual aún contempla a los rezagados por sobre esta edad, la situación preocupa a las autoridades sanitarias, pues en el rango por sobre los 50 años, todos los grupos etarios han alcanzado -al menos con primera dosis- el porcentaje recomendado (por sobre 80%) en la cobertura.

Asimismo, cuando finalizó la vacunación en el rango entre 50 y 59 años, el rezago era cercano al 6%, pues ya se había alcanzado un 74% de cobertura con la primera inyección con algunas de las vacunas disponibles.

¿Cómo se caracteriza este grupo? Acorde a los últimos informes epidemiológicos, las personas de esta edad están representando un poco más del 15% del total de los nuevos casos Covid-19. Además, uno de los aspectos que ha identificado Salud es que corresponde a personas laboralmente activas, que muchas veces tienen problemas para asistir en las fechas dadas por el calendario de inmunización.

Frente a ese problema, la semana pasada el ministro de Economía, Lucas Palacios, anunció durante el balance Covid-19 que se había acordado con los principales gremios del país que las empresas faciliten y sean flexibles en los horarios laborales para que sus trabajadores puedan vacunarse. También, de manera anónima, se podrá reportar a los empleadores que pongan barreras para acudir a los vacunatorios.

Alcanzar un 80%

La infectóloga de la Universidad Católica Marcela Potin señala que es clave que la cobertura de este grupo se iguale o supere a la de otros rangos etarios mayores, pues en estos momentos es la población joven quien está enfermando más de Covid-19. Así, como regla general, explica, en cualquier plan de vacunación lo deseable es alcanzar a cubrir a la población objetivo por sobre el 80%.

“Para lograr cierta inmunidad de rebaño, para cualquier vacuna, el ideal es un 80% en toda la población objetivo que hoy corresponde a las personas por sobre 18 años. Y en el caso del Covid-19, sobre todo utilizando la vacuna de Sinovac, para que se reduzca la circulación -porque vamos a seguir teniendo casos- se requiere tener a un alto porcentaje de la población vacunada. Esta vacuna, CoronaVac, nos ha demostrado que es muy buena para reducir hospitalización y muertes, pero es menos eficiente en reducir la circulación. Y si se compara con Pfizer, que es una vacuna que en un menor tiempo y con proporción está reduciendo, con Sinovac los efectos se ven de forma más lenta, porque hay que contar con una población más amplia vacunada”, asevera Potin.

El presidente (S) del Colegio Médico, Patricio Meza, aborda que han propuesto que si se dispone de las vacunas suficientes, abrir la vacunación a todas las personas, considerando tanto a quienes les corresponde por calendario como rezagados, pues han detectado que “quienes están rezagados a veces lo están motivos ajenos a su voluntad”.

“Hemos propuesto distintas estrategias: por ejemplo, ir de forma dirigida a vacunar a barrios donde hay mayor incidencia del virus. También buscar horarios de vacunación que les permita a aquellos funcionarios que tienen limitaciones en sus trabajos para que puedan hacerlo en horarios distintos, que se pueda vacunar sábado y domingo”, añade Meza.

La exsubsecretaria de Salud y asesora OMS Jeannete Vega señala que se identifican tres factores que han ralentizado el proceso para este grupo etario.

“Lo primero es que en la medida en que va disminuyendo el grupo de edad, en todos los países se ha visto que hay menos adherencia y tiene que ver con tres factores: la noción de riesgo es más baja, son personas también en edad laboral activa, que tienen que buscar un espacio para concurrir a vacunarse. Y el tercer aspecto es que empieza a existir la percepción de que si está vacunado el resto, no es tan necesario que yo me vacune. Frente a esto, es importante generar espacios fuera de los días habituales de trabajo para poder vacunar a estas personas”, remata.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.