De Güell a Ottone: La discreta cumbre intelectual en que los senadores PS analizaron la crisis

solari

Aunque declinó referirse al encuentro, Ottone accedió a comentar el ánimo que circula en la centroizquierda. "Hay sectores para los cuales nada de lo que suceda, ninguno de los cambios de que se haga, es suficiente. Hay, a mi modo de ver, una confusa idea refundacional", sostiene el sociólogo y hombre de confianza del expresidente Ricardo Lagos.




Fue una cumbre extensa y -se suponía- muy reservada. Pero no hay secreto que aguante con más de una decena de asistentes. El lunes en la noche, terminada la Comisión Política del Partido Socialista, cuatro de sus seis senadores se encerraron en el comedor de la presidencia del Senado, en el ex Congreso, para escuchar un nutrido "análisis intelectual", dicen ahí, de una decena de invitados acerca del momento de esta crisis que ya va en su día 62, y especialmente los recados al papel que debe jugar el colectivo y su sector. Lectura que cayó justo cuando el ala izquierda de la oposición se ha dividido ante las últimas escaramuzas en el Legislativo.

Al encuentro, cuya producción se le atribuye al senador Carlos Montes Cisternas, llegaron sus pares Álvaro Elizalde -presidente del colectivo-, Isabel Allende, Rabindranath Quinteros y Alfonso de Urresti (vicepresidente del Senado). Y también el secretario general, Andrés Santander. Solo faltaron, previamente excusados, José Miguel Insulza y Juan Pablo Letelier. Los invitados sumaban una decena, entre militantes históricos y "externos" que no integran las filas del partido: el ex ministro Ricardo Solari; Juan Moreno (presidente del sindicato de Walmart), el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi; la ex ministra y hoy presidenta del Instituto Igualdad, Clarisa Hardy; el ex jefe de asesores del Segundo Piso del expresidente Ricardo Lagos, Ernesto Ottone, y el ex director de Políticas Públicas del Segundo Piso de la expresidenta Michelle Bachelet (Parte II), Pedro Güell.

Sociólogo también al igual que Ottone, Güell ha sido considerado el inspirador de las reformas impulsadas por la exmandataria en su segundo cuatrienio, que se basaban en el diagnóstico de un agudo descontento social.

Los invitados, definidos por los anfitriones como "intelectuales" intervinieron aproximadamente unos diez minutos cada uno, y las versiones que se han recogido hasta ahora subrayan que no hubo debate con los senadores, pero que fue una experiencia "potente" y franca. Por un lado se pintó un fresco de la frágil situación de Palacio y del Presidente, y por otro el papel que debe jugar el sector. Es menester recordar que el PS es en teoría el partido líder de la oposición, fragmentada antes y a lo largo de esta crisis.

En ese cuadro, hubo invitados que insistieron en que la izquierda debe actuar unida, cuestión que en el PS advierten es muy compleja. Quedó eso claro ayer en el Congreso y así ha sido durante el proceso constituyente, en que el Partido Comunista y el Partido Humanista (que por esto mismo abandonó el Frente Amplio) se han atrincherado en su rechazo al mismo.

Por eso mismo, hubo intervenciones -recapitulan algunos de los asistentes- en que se les subrayó a los senadores que el sector debe provocar reformas dentro del cauce institucional y de las reglas democráticas. Que el gobierno y la posición de Sebastián Piñera es débil, con poco apoyo, que comete muchos errores, pero que ha sido elegido democráticamente y eso es un límite. Y que, si hay que presionar en ocasiones, también hay que negociar.

Ottone: "Hay sectores en la centroizquierda con una confusa idea refundacional"

Hubo asistentes, como Ottone y Moreno, que declinaron referirse al encuentro. Pero el sociólogo y hombre de confianza de Lagos -que no es militante PS- sí accedió a comentar el ánimo que circula en la centroizquierda. Advierte que "de pronto, el ruido que plantean los sectores más antisistema... hay sectores para los cuales nada de lo que suceda, ninguno de los cambios de que se haga, es suficiente. Seguramente, en la cabeza de ellos lo que hay es, a mi modo de ver, una confusa idea refundacional".

-¿Se refiere a sectores fuera de la "institucionalidad" de la centroizquierda?

-Fuera de la institucionalidad" de la centroizquierda. Pero también sectores que están en el Parlamento a los que todo le parece poco. Es el caso del Partido Comunista y de varios sectores.

-Pablo Ortúzar posteó en sus redes sociales "ser de izquierda en parte es siempre encontrar una excusa para quedar insatisfecho cuando logras lo que buscabas. Increíble la cultura de la derrota...

-¡Claro! El problema es más profundo. Si tú no crees en un proceso reformador, sino que quieres un proceso revolucionario, todo lo que sea reforma te va a parecer insuficiente. Es una cultura que desprecia las reformas.

-¿Esta "cultura de la derrota"?

-No le llamaría "cultura de la derrota" sino que una cultura que menosprecia el avance de la sociedad a través de reformas. Eso se dio en el Congreso, pero no lo extendería a toda la centroizquierda. Ese espíritu existe. Como existe un espíritu ahora fuera del Congreso, en la llamada "calle", porque la calle es como un ser humano, que tiene sentimientos, como cuando se habla de "el mercado"... como cuando decían "el mercado está nervioso", ahora dicen "la calle está nerviosa"... esta humanización es muy grave, porque le das vida a algo que es un concepto muy variable, que se mueve por muchas razones.

-Queda un trecho hasta abril, para el plebiscito, ¿qué rol puede jugar esa fuerza inconformista de la izquierda"?

-Pero ojo: también hay sectores en la derecha que no creen en las reformas, pero por razones conservadoras.

-Es lo que hace la UDI cuando sus dirigentes dicen que este proceso ha sido una "humillación" para ellos.

-Exacto. Es conservación.

-¿Puede gravitar en el resto del proceso esa alma inconformista de la izquierda?

-Espero que no. Espero que predomine sea una avance sereno, reformador, que vaya logrando las cosas, incluida estas indicaciones de manera que alcancen un apoyo cada vez mayor. Que sean aceptables para una mayoría amplia. Las constituciones no pueden lograrse si no hay una mayoría amplia.

Comenta