Inédito catastro de policías y ANI de atentados en el sur: 772 ataques en 5 años, 36% afectó a inmuebles y 23% a camiones

28 DE AGOSTO DE 2020 / ARAUCO Queman cuatro cabañas en la localidad de Contulmo, ubicadas a orillas del Lago Lanalhue, frente al puerto el Manzano. Desconocidos prendieron fuego en un nuevo ataque incendiario de la región del Biobío. FOTO: AGENCIAUNO

Análisis de las direcciones de Inteligencia de Carabineros, la PDI y la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) elaboraron un catastro sobre los hechos de violencia que ocurren en las regiones de La Araucanía, Biobío, Los Lagos y Los Ríos. Policía reconoce fallas en el hallazgo de evidencia en los sitios del suceso.




La escalada de violencia en la Macrozona Sur -compuesta por las regiones de La Araucanía, Biobío, Los Lagos y Los Ríos- ha tenido dos focos de violencia que han predominado este año: la quema de camiones y los atentados incendiarios a viviendas, especialmente en la Provincia de Arauco. Sin embargo, ambos fenómenos no son propios de este 2020, ya que los modus operandi debutaron años atrás.

Así lo reveló el jefe Nacional de Inteligencia de la PDI, Renato Díaz, en su reservada exposición en la Comisión de Seguridad Pública del Senado, en medio de la discusión del despachado proyecto de ley “Juan Barrios”. En esta iniciativa, se entregan más elementos investigativos a las policías para indagar la quema de vehículos.

Según la exposición del jefe policial, a la cual pudo acceder La Tercera PM y que quedó plasmada en el Informe de los boletines 13.716-07 y 13.719-07 de la Cámara Alta, la institución posee una estructura orgánica que funciona en la Macrozona Sur para la investigación de los delitos que se producen. Además, advirtió que “es probable” que al legislar en materia de atentados a vehículos de carga, se produzca un “desplazamiento del blanco”, en circunstancias que en los últimos dos años “se ha evidenciado una tendencia de aumento a atentados incendiarios a vehículos y una disminución de los dirigidos a inmuebles”.

El alto oficial explicó a los senadores presentes que desde hace cinco años la PDI trabaja en un proyecto en conjunto con la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) y con la Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros (Dipolcar) para contabilizar los atentados y de elaborar una estadística común, independiente del registro que lleva el Ministerio Público, el cual se sustenta en base a investigaciones penales.

Así, el detective, expuso que entre 2015 y 2020, en la Macrozona Sur se han registrado 772 atentados, donde el 36,4% corresponde a aquellos perpetrados contra inmuebles (casa habitación, bodega, cabaña, iglesia, colegio, sede u otro tipo de construcciones permanentes); el 22,93% afecta a vehículos de transporte de carga del rubro forestal (camiones); el 15,16% a maquinarias en faenas agrícolas, forestales y de construcción; el 10,75%, a incendios a bosques, deshechos, etc; y el 6,74% se relaciona con vehículos de pasajeros.

Respecto a los atentados contra vehículos de carga, en la Región del Biobío, entre los años 2015 y 2020, se atacaron 70 vehículos; en La Araucanía, 96; en Los Ríos, 3, y en Los Lagos, 4. La PDI, además, cuenta con una plataforma de análisis donde se consigna toda la información que se produce por vía de investigaciones judiciales sobre las personas responsables de estos hechos, y en ese sentido, advirtió, “si bien aparecen 243 personas vinculadas a estas investigaciones en calidad de imputados, hay solo un condenado”.

Otro de los problemas que se advierten por parte de la policía, es la mayor dificultad para avanzar en la judialización de estos delitos. Esto, asegura Díaz, tiene que ver con que “aparece la figura del imputado no conocido por la escasa evidencia hallada en los sitios del suceso, lo cual se explicaría por lo básico de los medios que se utilizan en la ejecución del delito y la ruralidad de la zona”.

Actualmente, la dimensión de la Inteligencia policial en la zona ha sido duramente cuestionada por las autoridades, especialmente después de la fallida Operación Huracán de Carabineros. Sobre esto, el prefecto señaló que en estas regiones hay 17 unidades de la PDI que funcionan mediante una prefectura específica que controla todo el quehacer investigativo y de Inteligencia, instalado desde Temuco.

Para el senador PPD Felipe Harboe, “el sistema de seguridad está al debe. No es una buena noticia la baja capacidad de adelantarse a los ataques, detención flagrante o de identificación posterior de sus autores, eso disminuye el riesgo a sus autores y fomenta nuevos actos violentos”.

Durante la discusión del proyecto de ley, también se reveló otro antecedentes relevante. Según expuso el Ministerio del Interior, existen antecedentes que demuestran que el 80% de la quema de camiones se produce entre el kilómetro 560 y 682 de la Ruta 5 Sur. Es decir, en poco más de 100 kilómetros se han quemado gran parte de los transportes de carga siniestrados.

El senador Evópoli Felipe Kast atribuye el problema a cómo se está legislando. “La política, y particulamente el Congreso, está poniendo en riesgo nuestra democracia al no tomarse en serio el crimen organizado y la violencia en el sur de chile. Hace pocos meses la Nueva Mayoría y el Frente Amplio rechazaron el proyecto contra el robo de la madera en el Senado, ayer votaron en contra del proyecto que buscaba proteger la insfraestructura crítica, y quieren hacer lo mismo con la Ley de Inteligencia”, sostuvo.

Comenta