Jean Jacques Duhart, vicepresidente de productores locales de medicamentos: “No hay 100 % de garantía de acceso a la vacuna contra el covid”

vicepresidente de Prolmed

El ingeniero representante de la industria local de medicamentos asegura que el convenio con China para los ensayos clínica de la vacuna "nos va a posicionar bien porque vamos a estar dentro de los socios que contribuyeron al desarrollo".




Jean Jacques Duhart, vicepresidente ejecutivo de Productores Locales de Medicamentos -que agrupan a los laboratorios: Saval- Laboratorio Chile/teva- Grunenthal/Andrómaco- cree que la apuesta de Chile de aliarse con China para cooperar en los ensayos clínicos para una vacuna contra el coronavirus es una estrategia efectiva. Pero no debe ser la única.

El ingeniero ha sido unas de las voces de la industria local que ha advertido lo riesgoso que es el camino de la extrema dependencia extranjera para el suministro de insumos médicos y medicamentos.

Chile participará a partir de julio próximo en un ensayo de vacuna contra la Covid-19 desarrollado en China, ¿por qué China miraría a Chile como un espacio para ensayos médicos para la vacuna?

Chile tiene un rol emergente muy interesante y se ha posicionado a nivel internacional como un buen lugar para realizar estos ensayos así como otros países, particularmente el mundo desarrollado. Más del 80% de los ensayos clínicos en el mundo se hace en los países desarrollados, no se hacen en países con menor desarrollo o en la periferia. Por ejemplo, el país que hace más ensayos clínicos es Dinamarca.

¿Qué hace que Chile sea un buen lugar para hacer estos ensayos?

Chile tiene un buen nivel de profesionales de la salud, reconocido a nivel internacional. Y tiene una alta productividad. Es una mezcla de calidad profesional, científico, técnica en las áreas de salud, junto con una tradición de investigación de la salud pública. Esto no es una cosa improvisada.

¿Daría ventaja para el acceso posterior a la vacuna?

El hecho de que Chile haya logrado este acuerdo muestra que hay un reconocimiento a esa capacidad. Y eso nos va a permitir ubicarnos bien al momento de que se produzca la vacuna... Nos va a posicionar bien porque vamos a estar dentro de los socios que contribuyeron al desarrollo. Desde ese punto de vista, nos parece que es una buena estrategia. Nosotros creemos que Chile pudiera desarrollar más esta capacidad justamente en alianza con otros actores internacionales. Yo creo que esa es la estrategia que se tiene que reforzar.

¿No solo quedarse con el convenio de China?

Sí, claro. Obviamente no se puede hacer simultáneamente con 50 socios. Pero sabemos que hay intereses de otros países por hacer una investigación en Chile...

¿Qué países?

Por ejemplo, países como Corea podrían estar interesados en algo parecido.

¿Puede participar la industria local para asegurar el abastecimiento en Chile?

Claro. Pero esto no es de un día a otro, no se crean las capacidades instantáneas... Si participamos en esta etapa podemos explorar participar en la producción.

¿Qué riesgos hay en las pruebas clínicas?

Siempre hay riesgo, hasta tomar agua tiene riesgo. Hay riesgos laterales, puede ser toxicidad, molestias laterales. Todo eso lo tienen que presentar los protocolos.

¿Y si la vacuna la hace un país que no tiene convenio con Chile?. ¿En qué quedamos?

Bueno, ahí nos tocará ponernos a la fila. Se han visto a nivel internacional las peleas. Va a haber algo de eso, no hay que ser inocente porque lo más probable es que no tengamos en el mundo una capacidad infinita de producción instantánea. Por eso algo que mejora nuestra posibilidad es tener algún acuerdo, una alianza con los desarrolladores, aun así no hay 100% de garantía de acceso. Por eso ahora esta es una buena estrategia.

Crisis de medicamentos

Duhart sostiene que “Chile tiene que contar con una mayor capacidad de producción de ciertos elementos básicos para la salud, no solamente vacunas, sino medicamentos, test de diagnósticos, elementos de protección personal hipnóticos”. Esto, debido a los problemas de suministro evidenciados en la pandemia.

India anunció en marzo que limitaría las exportaciones de medicamentos a Chile. ¿Qué evidencia ese hecho?

El país no puede tener una dependencia tan alta y darse cuenta cuando llega la crisis de que no tiene los elementos básicos y que tiene pies de barro. Se necesita una visión un poco más estratégica... Un país que no puede tener soberanía sanitaria mínima, puede quedar expuesto a cualquier tipo de riesgo.

¿La pandemia evidenció vulnerabilidad?

Sí, si tú le preguntas a los responsables del gobierno si estuvieron conformes con la situación que se encontró en la pandemia en disponibilidad de elementos necesarios, dirán que se dieron cuenta de que estamos muy dependientes. Si bien la industria local abastece la mitad, la otra mitad que no se produce en el país tuvo serios problemas con esta pandemia.

Han faltado insumos para pacientes críticos...

Exactamente. Y ahí vemos dos problemas: los productos sofisticados, de alta especialidad que son importados, y hay otro caso con productos que son menos sofisticados, tal vez son más económicos, pero ya progresivamente están siendo comprados cada vez más a proveedores afuera, como el caso de India. Esto no lo puede volver a pasar como país y no podemos andar corriendo para arreglar algo que se puede anticipar. Se necesitan reglas claras de competencia.

¿No hay igualdad entre la industria local y la extranjera?

Ayer el ISP en su cuenta pública reconoce y sigue teniendo una doble vara en materia de certificación de calidad. Hay un estándar para las plantas en el país y otra para las plantas en el exterior donde las inspecciones son tarde, mal y nunca. El año 2019 se realizaron 23 fiscalizaciones a plantas en el país y dos a las plantas extranjeras.

Volviendo al tema de la vacuna, esta dependencia extranjera no se puede replicar para el tema de la vacuna. ¿Chile puede quedar vulnerables para el acceso a la vacuna?

Claro. Por eso tiene que ser parte de una política donde se valore una mayor autonomía, no completa pero sí un mayor margen de maniobra sobre la base de tener capacidades locales. Hay que recordar que en el pasado Chile producía vacunas, el ISP lo hacía. No digo que hay que volver a un mercado cerrado, pero se puede combinar mejor cierto tipo de producción complementaria en alianza con inversión extranjera.

Comenta