La fuerte alianza de las ministras de la Mujer de Chile y Argentina: los consejos y agendas comunes que marcan la relación

22 Junio 2022 Entrevista a Elizabeth Gomez Alcorta, Ministra de las Mujeres, Generos y Diversidades de Argentina, junto a Antonia Orellana, Ministra de La Mujer. Foto: Andres Perez

En noviembre, la ministra de la Mujer, Antonia Orellana, deberá traspasar la presidencia de la Conferencia Regional de la Mujer de América Latina y el Caribe a su par argentina, Elizabeth Gómez, quien por estos días visita el país. Como representantes de gobiernos de izquierda, ambas reconocen que han afianzado su relación política, con una agenda binacional feminista como telón de fondo. ¿El tema clave? El Sistema Nacional de Cuidados, del cual Orellana adelanta que se presentará como proyecto del Ejecutivo a fines de 2023, y donde el país trasandino ya tiene una ventaja de al menos dos años.




En noviembre próximo, la ministra de la Mujer, Antonia Orellana (32) -quien además preside la mesa directiva de la Conferencia Regional de la Mujer de América Latina y el Caribe- traspasará el cargo a su par Argentina, Elizabeth Gómez (49). A 45 años de la primera sesión de esta instancia, durante esta semana se llevó a cabo en Santiago -en dependencias de la Cepal- una reunión preparatoria camino a la XV Conferencia Regional, que se llevará a cabo en el mes de noviembre, donde Gómez liderará la directiva.

No se conocían de antes, pero Gómez se puso en contacto con Orellana apenas conoció su nominación en el gabinete del Presidente Gabriel Boric. Con ella de visita en Chile a propósito de la cumbre, ambas aprovechan de compartir experiencias comunes en el cargo.

Eli me habló cuando me anunciaron y me hizo una especie de ‘reunión’ de qué es lo que ser ministra de la Mujer”, recuerda la ministra. Más tarde, la secretaria de Estado trasandina fue parte de la delegación que acompañó al presidente Alberto Fernández a la ceremonia de cambio de mando. Y luego fue el turno de Orellana de visitar Argentina, durante la primera gira presidencial al extranjero del Mandatario.

Como representantes de gobiernos de izquierda, reconocen que han ido afianzando su relación política, con una agenda común binacional feminista como telón de fondo. “Hay una agenda regional de género que tiene 45 años de existencia y no podría desconocer que ha habido importantes avances. Ahora podemos ‘contar’ la violencia porque la tenemos en números, pero tenemos que seguir trabajando en tener buenos números”, puntualiza Orellana.

Gómez complementa que “hoy pensamos en la violencia económica, política y antes mal podíamos medir las violencias de género porque simplemente no tenían nombre. Hay avances, como dice Antonia, pero es tanta la deuda con las mujeres que por más que avanzamos mucho, el horizonte de igualdad sigue estando muy lejos”.

La ministra Orellana recalca que ambos países comparten temas y preocupaciones en común, pero que muchas de ellas son problemáticas que se extienden también a todo Latinoamérica y el Caribe. Así, parte de la coordinación entre ambas es también estratégica. “La región ha sido vanguardista en cuanto a los temas de las mujeres, que después se exponen en instancias internacionales”, afirma.

Sistema Nacional de Cuidados “cruza” la cordillera

Parte central de las reformas que plantea el programa de Boric es la creación de un Sistema Nacional de Cuidados, aunque Orellana reconoce que la viabilidad de este cambio estructural depende de ajustes previos, como la reforma tributaria que presentará el gobierno el próximo jueves. En Argentina, por otro lado, hay al menos dos años de ventaja en el tema con una reforma presentada en mayo pasado al Congreso trasandino para establecer un sistema similar a lo que plantea el gobierno de Gabriel Boric. Este se trata de establecer una red de personas que realicen trabajos de cuidados, remunerados, y que puedan alivianar el rol que en ello ejercen sobre todo las mujeres.

Que los cuidados recaigan principalmente entre las mujeres, la organización y el valor del tiempo destinado es parte del diagnóstico común que ambas comparten.

22 Junio 2022 Entrevista a Elizabeth Gomez Alcorta, Ministra de las Mujeres, Generos y Diversidades de Argentina, junto a Antonia Orellana, Ministra de La Mujer. Foto: Andres Perez

“Antes de que se creara el ministerio, no estaba en la agenda de políticas públicas. Junto con Cepal creamos un mapa federal de los cuidados que es abierto al público, para que las personas vean la oferta y la demanda de cuidados. También establecimos una mesa interministerial con 15 ministerios para trabajar en las políticas de cuidados que ya existen, ordenarlas, pero además darle una mirada de género. Pusimos en marcha una campaña ‘Cuidar en igualdad’, y pusimos en marcha una comisión de expertas para un proyecto de ley. El 2 de mayo enviamos al Congreso el proyecto de creación de un sistema de cuidados. Eso lo hicimos en dos años y medio”, detalla Gómez.

Las proyecciones de gasto, explica Orellana, se están haciendo en base a la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo aplicado por el INE, aunque a inicios de mayo se iniciaron gestiones para reactivar el sondeo para contar con datos actualizados de cara a la elaboración de esta política pública, para así poder cuantificar el valor del trabajo doméstico no remunerado y el trabajo de cuidados.

“Esperamos durante este segundo semestre dar inicio a la discusión pública sobre el Sistema Nacional de Cuidados (...). Uno de los objetivos programáticos en estos dos años es no solo tener la reforma tributaria, sino que también la de pensiones tramitadas. La tributaria es la base de nuestro programa y el envío del proyecto de ley es una de las grandes reformas, así lo hemos sostenido cuando hablamos de gobierno feminista. Esperamos poder enviarlo a fines del próximo año”, ratifica la ministra.

A raíz de esa iniciativa, Orellana profundiza en la descoordinación que ocurrió entre el adelantamiento de vacaciones de invierno y el impacto en las cuidadoras y el trabajo femenino.

“Nunca una medida que es de emergencia -como que ya no queden camas críticas pediátricas- se van a poder remediar fenómenos más estructurales como la informalidad del trabajo femenino y la desigualdad extrema en el trabajo de cuidados. La decisión era bastante binaria: tener o no tener camas UCI. Estamos apuntando a fortalecer los mecanismos de protección social bajo las reglas que tenemos hoy (...) Que no sean más las políticas del ‘Sálvese quien pueda’, por eso tuvimos un retroceso en la inserción laboral femenina, tenemos que pensar en formas de protección”.

Políticas feministas compartidas

Con cierto resentimiento respecto a lo que sucede en el gabinete de Alberto Fernández, la ministra Gómez ve con buenos ojos que en Chile el gobierno haya asegurado la paridad ministerial. “Nosotros de 20 somos solo dos. Fuimos más en algún momento, pero con los cambios de gabinete fue disminuyendo (...). Tenemos reparticiones muy importantes a cargo de mujeres, pero no está bien la poca representación en el gabinete”, afirma.

Por otro lado, Orellana mira con atención ciertos programas establecidos en el vecino país que, eventualmente, podrían replicarse bajo gestión. “Uno de los programas que más me motiva es ‘Registradas’, que es un impulso a la formalización de las trabajadoras de casa particular. Con la subsecretaria (Luz) Vidal nos conocimos trabajando en la estandarización legal del seguro de cesantía para ellas. Firmamos también un memorándum de entendimiento también para la aplicación del cupo laboral trans. Y hay dos compromisos programáticos del gobierno: la ley de Educación Sexual Integral”, sostiene.

Respecto del caso del “Gabinete Irina Karamanos”, que involucró a una figura femenina -como es la pareja del Presidente Boric-, la ministra Orellana se limitó a afirmar: “Me ciño a las declaraciones de la vocera (Camila Vallejo)”, sin entrar en detalles.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.