La ofensiva de Arias después del triunfo en la Suprema: defensa solicita a Abbott que se alce la suspensión

emiliano-arias

Con esto se espera que se termine con esta medida preventiva, impuesta en el marco de un sumario que instruye el fiscal regional del Maule, Julio Contardo, para que el persecutor retome sus funciones en O'Higgins. La investigación administrativa apunta a indagar eventuales responsabilidades en irregularidades en el manejo de evidencias, las cuales son rechazadas por el suspendido fiscal.




Un día después del veredicto de la Corte Suprema, que rechazó por 11 votos contra 3 la solicitud que ingresó el fiscal nacional, Jorge Abbott, para remover del Ministerio Público al suspendido persecutor regional de O'Higgins, Emiliano Arias, su defensa ya alista lo que serán sus primeras acciones.

Esto, debido a que Arias aún sigue con dos procesos pendientes. Uno de ellos es un sumario, que instruye el fiscal regional del Maule, Julio Contardo, y por otro lado está la causa penal que investiga el fiscal regional de Magallanes, Eugenio Campos, por presuntos delitos informáticos y violación de secreto.

Respecto del sumario, la defensa de Arias ingresará hoy mismo una solicitud, la cual será enviada directamente a Abbott, para que se levante la sanción que tiene suspendido de sus funciones a Arias.

Según la resolución que lo suspendió, el argumento para llevar adelante esta sanción por parte de la Fiscalía Nacional, a requerimiento de Contardo, fue que "resulta del todo aconsejable, atendida la gravedad de los hechos, suspender de funciones al fiscal regional de O'Higgins don Emiliano Arias Madariaga, como medida preventiva, hasta que se encuentre completamente finalizada, esto es, firme o ejecutoriada, la investigación administrativa". Otro de los motivos fue debido a que Arias "se encuentra sometido, a solicitud de la máxima autoridad del Ministerio Público, al procedimiento de remoción contemplado en el artículo 53, de la Ley 19.640".

Con este proceso de remoción resuelto, y quedando rechazadas las causales de negligencia manifiesta y mal comportamiento, la defensa de Arias estima que ya no hay razones para mantener esta suspensión. De hecho, Arias se encuentra suspendido por parte de Abbott a solicitud del fiscal Alberto Ayala, desde el 6 de mayo de 2019, acumulando casi nueve meses fuera de sus labores. A eso, dicen, se suma el hecho de que la máxima sanción disciplinaria que contempla el Ministerio Público es la suspensión por un plazo de dos meses, con un goce de media remuneración.

El manejo de las evidencias

La causa que está investigando Contardo pretende indagar "la responsabilidad que pudiere caber al fiscal regional Arias Madariaga y a fiscales y/o funcionarios de su dependencia" en supuestas irregularidades en el manejo y en la cadena de custodia de evidencia de causas penales correspondientes a la jurisdicción de O'Higgins.

En ese sumario, el fiscal Arias declaró hace un mes. Según fuentes de la causa, el suspendido persecutor fue cuestionado por la manera en cómo se trataban las evidencias en las causas asignadas a la Fiscalía de Alta Complejidad (FAC) de esa región. Esa división, que primero partió como una Unidad de Alta Complejidad (UAC), fue creada por Arias. De acuerdo a lo que testificó ante Contardo, en la UAC no dispuso alguna prevención especial respecto al tratamiento de las evidencias. Arias agregó que no tuvo a su cargo evidencia, las cuales eran llevadas directamente por la Fiscalía de Rancagua con los parámetros de una fiscalía local.

Luego se le consultó por causas específicas. Respecto del caso Corpesca, Arias habría declarado que no recuerda haber tenido evidencia a su cargo. Sobre la causa GES tampoco tuvo relación con las evidencias.

Respecto del caso iglesia, Arias sí habría dispuesto instrucciones especiales. Como se realizaron varias incautaciones en distintos lugares del país, se dispuso que los fiscales a cargo de esas diligencias debían hacer la cadena de custodia y llevar las pruebas a la Fiscalía Local de Rancagua, donde era recibida por el custodio. En este caso, Arias solicitó llevar un registro paralelo en un archivo Excel, el cual solo tenía un objetivo investigativo y no de registro de evidencia. Sobre esta causa, el fiscal comentó que nunca hubo algún reparo por parte de la Fiscalía Nacional o de los defensores que dieran cuenta de algún problema en las custodias.

En relación a la dinámica que tenía la FAC, creada oficialmente en 2018, se relató que esta división no tenía un administrador ni un custodio y que estas funciones eran apoyadas por la Fiscalía de Rancagua. Las carpetas investigativas estaban en poder de la FAC, entidad que estaba a cargo de la custodia y el manejo de la evidencia. El acceso al quinto piso estaba restringido.

Finalmente, también se abordó la causa que investigó a los ministros de la Corte de Apelaciones de Rancagua. Al respecto, Arias señaló que nunca tuvo acceso a la carpeta de investigación. Esa indagatoria tenía dos aristas, una a cargo del fiscal Jorge Escobar y otra que era llevada por el fiscal Sergio Moya. Sobre este último, dijo que confió en la experiencia y buena fe de Moya respecto del tratamiento que recibían las carpetas y la evidencia. Al final de su testimonio, Arias señaló que nunca se llevó evidencia a su casa que tuviera relación con causas que tuvo a su cargo.

Comenta