La verdad detrás de una foto: ¿Hay “nietitos” en RN?

10 DE NOVIEMBRE DEL 2020 VOTACION SEGUNDO RETIRO DEL 10% A LAS PENSIONES. FOTO: DEDVI MISSENE

Tres de las diputadas y diputados de ese partido que votaron a favor del segundo retiro de pensiones aseguran que Pamela Jiles no los estaba pauteando ni alineando, sino que solo contándoles algo y que apenas duró un instante. Pero tienen diálogo con ella, y todos rechazan que la tachen de populista. Una la reconoce su amiga, la llama “la Abuela”, y no dice que no votaría por ella; otros, no.




“Yo estaba a medio metro o menos y me di cuenta. Les dije a todas y todos los que salen ahí que les iban a sacar fotos con ella y que después iban a decir que está manejando los votos de RN. Ella hace su juego, es muy inteligente y hábil, sabe perfectamente dónde pararse, dónde va el tiro de cámara y con quiénes conversar”, recuerda el diputado RN Andrés Celis de esa secuencia captada el 10 de noviembre, cuando se votó el segundo retiro del 10% en la sala de la Cámara: la diputada Pamela Jiles rodeada de integrantes de esa díscola y revuelta bancada oficialista, que lucen escuchándola atentamente.

Dicho y hecho. La foto se viralizó y otros diputados -como Renato Garín- la postearon como la “Abuela Segpres”, con la consiguiente polémica. En ese círculo aparecen Eduardo Durán, Camila Flores, Francisco Eguiguren, Camilo Morán, Sofía Cid, Paulina Núñez, José Miguel Castro y Ximena Ossandón. Todas y todos votaron a favor del proyecto que el gobierno aún no logra atajar en el Parlamento, y gracias al cual la “Abuela” ha entrado, o al menos eso dicen en las encuestas, en la carrera por la presidencial.

Diez días después, entre ellos niegan que ella los haya estado pauteando ni alineando, y que solo fue un instante. ”Estábamos entre nosotros discutiendo una indicación acerca de un impuesto a los más ricos que retiraran el 10%, que se rechazó en la sala, y en eso se acerca Pamela a decirnos que otro diputado había retirado una indicación. Eso fue todo”, cuenta Ossandón. “Fue un acierto fotográfico y solo fue un instante. Nunca nos pidió que votáramos a favor”, dice Morán.

Con o sin foto, salgan o no en ella, el asunto es que en la facción de esa bancada que se cuadró con el segundo retiro -y con el primero, que Jiles celebró corriendo como Naruto de lado a lado- hay al menos un denominador común: no creen y rechazan que ahora se le acuse a ella de populista o de evocar el estilo de Donald Trump. Eso dicen cuatro diputadas y diputadas de RN que la conocen y que acá sinceran qué piensan de ella; qué sienten que tienen en común y qué no; qué le critican y no comparten, y si ven que llegará a alguna parte en la presidencial. Son todos casos distintos.

“No comparto su estilo y su performance, yo no lo haría, pero tampoco la demonizo. Para mi forma de ser no es apropiado, pero cada uno con su cuento”, explica Durán. Y que “no me parece nada de raro lo que ella hace, todos buscamos la aprobación popular; lo que pasa es que en política cuando alguien asoma la cabeza, otros tratan de buscarle los puntos negativos para que no siga en ascenso. Eso también lo he visto con nuestro ministro Mario Desbordes, cuando surgen voces críticas hasta en nuestro sector y nuestro partido”.

Dice que al comienzo de este período ambos estaban en la comisión de Familia “y no era nada de grato por su ironía y estilo”, y que después “hemos aprendido a conversar, con su pareja, Pablo (Maltés), también tenemos buena comunicación. Hemos entendido que ella también tiene un personaje: tiene un equipo, habla de los nietitos, todo esto está fríamente calculado”. Ella ha apoyado mociones suyas y cree que él también. Pero que “de ninguna manera” hay nietitos en RN, asevera.

Aunque Ximena Ossandón aclara que “jamás conversé con ella para el segundo retiro”, sí tiene otra historia con ella. “Claramente la considero una amiga con la que puedo conversar temas que van mucho más allá de la política; no es que salgamos a veranear juntos ni nada, pero es una amistad que se ha dado en la política y detrás de la Abuela hay alguien sensible e inteligente”.

¿Y cuando le manda a decir “izquierdista de pacotilla” a Gabriel Boric o manda a José Miguel Insulza a usar pañales? “Esas son las cosas en que su estilo es muy ajeno al mío. Me sorprende, y ahí es cuando sale la Abuela”, retruca. Ossandón reclama que “cuando a algunos no les gusta algo, le dicen a uno populista, a estas alturas no sé si es bueno o malo ser populista, y a nosotros también nos lo han dicho”.

Pero aclara que “de ninguna manera somos los nietos de la Abuela” en RN, aunque “cada uno de nosotros tiene un pequeño grupo de nietitos”.

Sobre la presidencial ataja que “es mérito de ella. No hay que menospreciar a nadie y la Pamela va a llegar a algún lado, no sé cuándo ni cómo”.

-¿Votaría por ella?

-Todavía tenemos mucho trecho por adelante. Todavía falta el resultado de un diagnóstico, a todos los candidatos.

Desbordes era diputado cuando se votó el primer retiro y quedó para la historia como quien abrió la puerta en la derecha; en la Cámara los amigos de Jiles recuerdan que entonces conversó con él sobre el proyecto. “Puede ser que haya conversado harto con Mario la Pamela”, dice Ossandón. Pero otros en RN dicen que no negociaron nada.

“Maltés es la persona con la que más hablo en el Congreso”

Camilo Morán reconoce que “ella me cae súper bien, es un personaje que tiene personalidad propia y que ha capitalizado lo que la izquierda ha perdido”. Rescata que cuando él llegó a la Cámara a reemplazar a Mario Desbordes “se acercó a darme la bienvenida, muy agradable y simpática. Después de eso no puedo quitarle el saludo; aunque no estemos de acuerdo, se conversan las cosas”.

Pero “no tengo más que una relación cordial con ella, por ningún motivo es mi candidata y está muy lejos de serlo. No votaría por ella; tengo mi propio candidato”.

Celis tampoco se lleva mal con ella pero dice que “soy más cercano al Abuelo, Pablo Maltés (pareja de Jiles), lo conozco hace 15 años. No es mi amigo pero es la persona con la que más hablo en el Congreso”. Ella lo ha invitado a firmar proyectos de ley y a puntos de prensa, pero no ha aceptado, dice, “porque separo las cosas. No celebré con ella y no celebraría el 10% aunque he votado los dos a favor, porque es una vergüenza que tengamos que llegar a esto”.

Toma más distancia de las andanadas de Jiles contra otros, y recalca que ya dijo una vez que la encuentra “odiosa y venenosa” cuando lo hace; Maltés “me manifestó su molestia por eso, pero en muy buenos términos” . Pero piensa que “no la pueden acusar de populista porque tendrían que acusarnos de eso a todos los que hemos votado el primer y segundo retiro”.

-¿Cuánto hay de mito y de verdad que ella alinea o interviene en cómo votan en la bancada de RN?

-No, no. Lo que pasa es que hay diputados que se aprovechan la imagen de ella para poder tener más presencia. Pasa más con la oposición. Hay algunos diputados de derecha, pero no muchos, más bien pocos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.